Old Blog - Flash del Jueves...

- Capitán capitán (le dijo la azafata al amable piloto en medio de la tormenta): ¿Usted cree que tomaremos tierra?
- Tranquila (respondió él impasible): ¡Te vas a hartar!
Buenas tardes desde un bello balcón en la soleada Alemania que nos ofrece el calentamiento global...
En medio de un día precioso, donde la vida llama a salir a la calle a vivir cada segundo que se nos ofrece, aprovecho en este breve instante para comunicarme a través de mi pequeño rincón digital :-)
Habemus hispanus! O algo así que dirían los antiguos... Entre ayer y hoy por estos lares han aparecido españoles como aparecen setas y caracoles en el campo después de unos cuantos días de lluvia...
Y uno que los recibe con una gran sonrisa y un gran sol bajo nosotros... Me encantan sus miradas, a veces firmes, interesadas, a veces curiosas, circulares, interrogándose sobre la vida en estas tierras y sobre los pensamientos germanos acerca de ese trocito de tierra en el que tantos buenos y malos momentos he vivido en 26 años de mi vida (1 y pico y sumando fuera :-))...
Así es que, ahora que estamos en petit-comité, que no nos oye nadie y que nos podemos permitir el lujo de decir lo que queramos (a fin de cuentas, ¿Quién va a leer esto?), os contaré un poco lo que piensan mis vecinos, éstos que ahora me reciben en el seno de un país interesante, complejo, bello y duro...
Así es que, parafraseando al título de la canción de Sabina: "Pongamos que hablo de Berlín" :-)))
Para los alemanes, los españoles somos gente curiosa... Nos asocian a una percepción viva de la vida que, aunque parezca redudante, no lo es en absoluto... Dicen que vivimos la vida, que lo que ellos se gastan en coches y cerveza, nosotros nos lo gastamos en buena comida y con los amigos... Nos tienen como personas amistosas, nacionalistas (no es coña: conocen un poco lo que sucede en ciertas regiones pero, por encima de todo, nos tienen como "patriotas") y divertidas...
Resulta que tengo puesto como fondo de escritorio, en lugar de los típicos backgrounds corporativos (los que me conocen de mi anterior época saben que he hecho presentaciones con el fondo de pantalla de los All Blacks y cosas así :-)) he puesto una escena del Quijote, en la que nuestro amigo, Alonso Quijano (el nombre real del personaje más famoso de la literatura universal), cegado en su locura por los libros de caballería, lucha contra los molinos mientras, eso sí, su noble escudero Sancho, le dice aquello de "Mi señor, que no son gigantes sino molinos"... Os lo pondré aquí como imagen...
Me gusta decirles que los españoles son un fiel reflejo del Quijote... Para bien, o para mal, el Quijote luchaba contra el mal y siempre intentaba acometer nobles causas, signo inequívoco de su bondad... El problema estaba en su locura y como su mente imaginaba cosas donde no las había... Los españoles, a veces cegados por su pasión, embisten como los toros, cegados por aquello que dicen de la temperatura de la sangre... Y no es malo, no se malinterpreten mis palabras, sino distinto... Al igual que éstos deberían a veces calentar un poco el líquido elemento que corre por sus venas, los españoles debieran enfriarla y pensar más...
Lo noto en las comidas... Siendo como soy, un parlanchín impenitente, en las comidas termino siempre el último... Y allí estoy yo, tenedor en mano, como Luis Cobos pero en calvorota, dirigiendo el cotarro en mi mesa, en la cantina, soltando mis chorradas al aire, ante la incrédula mirada de mis colegas que no procesan la cantidad de tacos, paridas, juegos de palabras, comentarios absurdos y trozo de pan con camembert untado, por aquello de ir moviendo el bigote y llenar el gaznate, que alimentar el espíritu es muy poético, sí, pero, siguiendo la máxima que mueve al 99% de la humanidad: el muerto al hoyo, el vivo al bollo (el 1% restante jura y perjura que el padre Apeles y Elvis tienen un affair secreto, de ahí que queden descalificados de oficio en mi encuesta).
Lo más divertido de esta historia es sentir la diferencia en tiempo real... Así por tanto, mientras uno suelta sus improperios (siempre tenedor en mano, por aquello de la teatralidad en el gesto... Ya se sabe: la vida es un teatro y todas esas cosas), observo al resto de parroquianos y sus colegas de otras mesas siguiendo de reojo mis avances, como di Caprio, pero en garrafón, en la película del Barco de Chanquete, de donde, efectivamente, unos cuantos pobres desgraciados no se movieron y, así lució el pelo... Encima, como iba diciendo (que me disperso) el niño aparecía en la proa diciendo aquello de "Soy el Rey del mundo"... ¡Era taaaan bonito!
Menos mal que nunca vi la película, por aquello de que es demasiado larga, demasiado ñoña y, por si no lo sabíais, el final de la historia se conoce desde 1912... Vamos, que el barquito se va a hacer puñetas... El final más reventado de la historia después del final de "El sexto Sentido" (Bruce Willis está muerto, idiota... Te has pasado toda la peli dando coherencia a la paranoia de un niño que no tiene el barco de Pirata de Playmobil y así le va el pelo... Por cierto: noto al escribir que la cosa hoy va de barcos)...
Se me está yendo el panchito rato largo y, por aquello de parecer persona, voy a parar de soltar paridas... En definitiva, les interesáis tanto como os interesan ellos a vosotros (y que de esta afirmación cada cual saque su conclusión)... Yo procuro darles mi perspectiva... Soy bastante crítico con ambos mundos (os cae estopa como les cae a éstos) pero procuro daros a cada uno las buenas nuevas (mejor que las malas) del otro lado que no véis... Así al menos nos echamos unas risas...
Así es que, antes de despedirme, me gustaría desearos un feliz día de la hispanidad... Este es el segundo en mi vida que lo paso viviendo fuera... Os deseo un festivo próspero día del Pilar... Hoy el sol nos saluda en la búcolica Germania, lugar de pensadores y locos expatriados, donde, tenedor en mano, sostenemos que los molinos son gigantes, que la vida es tan bella como queramos verla, que la dignidad es un bocadillo de chopped, que la inteligencia de una persona es inversamente proporcional a la altura y tamaño de un coche y tantas y tantas cosas que me hacen sonreir (un compañero me está mirando y me está preguntando porqué sonrío ;-)).
Mañana es el cumple de una gran amiga (ayer me columpié) pero hoy es el cumple de otra persona... Felicidades a ti, sí, a ti... Octubre es un mes movidito en mi agenda (el final de mes es bastante interesante también ;-)).
Salu2 desde la salchicha mecánica :-))))))))
Paquito.

Comentarios

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

Vacaciones

¿Qué sabe una página web sobre mi? Descubre Click Click Click