Old Blog - La Sopa de Marisco de Navidad....

Buenas tardes desde una soleada y tranquila tarde de domingo en el corazón de la Europa que nos prometieron en "Objetivo 92" :-)

Ligera paranoia de escrito al hilo de una conversación sostenida ayer por la noche...

"La Sopa de Marisco"

¡Cuánto daño! ¡Cuánto daño ha hecho al mundo la Sopa de Marisco! Llegadas estas fechas tan señaladas y familiares (que alguien ponga la canción de "El Almendro" porque este año me toca a mi otra vez :-)) de tradiciones absurdas y hordas de borregos consumistas haciendo cola ante las cajeras (y cajeros/dependientes/comerciales, no me olvido de ti Chiquitins) de El Corte Inglés, grandes engullidores todos de mapazanes y todo tipo de alimentos altos en calorías y azúcares refinados (8 kilos de media que se engorda en Navidades :-)) cuyo colofón o máximo exponente es (redoble de tambores) la cena de Nochebuena...

¿Qué puedo decir? ¡Odio la Navidad! No sé exactamente cuando empezó mi visceral odio hacia tan señalada celebración... Mi sentido de Unificación de criterios ("Criterio" es lo que hay que tener en la vida, o pretender en todo caso que se tiene :-)) me dicta que mi aversión navideña va de la mano con mi inconfundible e irrefrenable aborrecimiento del comportamiento humano (expresado en su máximo grado de lamentabilidad en los queridos congéneres que comparten el escudo de mi, por imperativo legal, pasaporte y ciudadanía... Buscar al Sánchez Dragó en el Llutuf porque, por una vez, estoy completamente de acuerdo con él)...

No sé... Eso de que, así sin venir a cuento, la gente juegue a ser mejor persona porque se lo dice El Corte Inglés (¡Cuánto daño han hecho los 8 días de Oro a la sociedad! ¡Cuánto señor! ¡Cuánto!) me huele raro... Y claro, todo aquello que me huele raro me hace sospechar (en estos momentos, aunque no podáis verlo, estoy poniendo ojos de sospecha, careto de espabilao, en plan "Sé cuanto es 2+2") y, por tanto, una vez que conoces la horrible naturaleza de los hombres (veáse "El Principe" de Machiavelo o leanse las "Meditaciones" de Marco Aurelio) decides desechar todo aquello que nos aborrega y nos hace imbéciles... El consumismo es la máxima expresión de la inteligencia aplicada en contra de la persona y su pensamiento crítico... Digo, sostengo, afirmo, asumo y subrayo esta última expresión...

Por tanto, el personal, ya entradas las "entrañables fechas", cuando de pronto se enternecen ciertos corazones y el anuncio del Cocolín o de El Almendro toca una parte de nuestra personalidad que durante el resto del año ha estado a buen recaudo (la capacidad para sentir), tenemos un rebrote de realidad hardcore en una de las ceremonias que, si no fuera porque me juran que la hacen los cristianos, diría que es lo más próximo que conozco a un rito satánico...

La Cena de Nochebuena...

¡Qué bonito! Las familias se reunen una vez al año alrededor de una mesa para celebrar, gozosos, lo que se supone que es la celebración del Nacimiento de Cristo... Snif, Snif... ¡Pero qué bonito! :-)

El caso es que ahí lo tienes: todos alrededor del mantel, gente que se detesta y que durante el resto del año actúan como si la persona, que en esos momentos tienen delante y por la que parecen mostrar cierto interés, sino vínculos afectivos, no existiera...

Se pregunta uno a veces qué tiene que ver el nacimiento de Cristo con el alcohol (por ejemplo) o con ciertas tradiciones Navideñas (lo de hacer ruido con la botella de Anís es otro de esos clásicos en los que votaría siempre por la mediación de un francotirador de precisión)... Pero supongo que es algo que el aborregamiento colectivo asume también como "tradición" (nunca subestimes el poder de la negación/imbecilidad)...

En dicha ceremonia, la sacerdotisa o sacerdotisas, encarnadas habitualmente en nuestras queridas y sacrificadas madres, se pasan todo el día cocinando para que, desde el punto de vista culinario, no se pueda reprochar absolutamente nada...

En el otro lado del espectro, tíos, primos y demás "ralea", al ritmo de irse cargando los cartuchos a base de alcohol, comienzan a preparar el campo de batalla de lo que será otra de esas noches "que no olvidarás jamás"...

Es la hora: aproximadamente las 22:00... Si te asomas a la ventana de tu casa, notarás un extraño silencio en la oscuridad de la calle donde se encuentre tu casa... Podrás oir, de pronto, hasta el sonido de ciertos animalillos que escuchaste en tus infantiles y penosos (recuerda guardar bien las fotos: que nadie las vea porque serán, siempre lo serán, objeto de mofa por parte de detestables personas como yo) jueguecitos de amante de la naturaleza (seguramente influenciado por sobreexposición a los programas de "Waku-Waku"... Aunque claro, es que la Nuria Roca estaba tremenda y comprendo porqué lo veías (cuéntale a otro lo de tu amorcito a los animales anda, que conmigo no cuela ;-))...

Cuando todos se hayan sentado, comenzará la partida... Prepárate amiguito, empieza lo bueno...

La Sopa de Marisco es la primera de las sustancias que activa la segregación de adrenalina por parte de los especímenes macho más jóvenes en el acto social ya definido... Los orígenes de este ungüento, digno de la peor bilis regurgitada por un ñu adulto, son al menos desconocidos para mi... Tampoco lo quiero saber... Lo único que sé es que toda cena de Nochebuena que se precie, tiene como entrante semejante venganza culinaria, la cual, sin que tu lo sepas, es el origen de todas las discusiones entre hermanos, primos, cuñados y demás fauna familiar que, en algunos casos (y no me lo estoy inventando) acaban en violentos enfrentamientos (Justo en ese momento es cuando yo diría aquello de "Ya es Navidad amiguitos") todas y cada una de las Navidades de los últimos años...

Bien es cierto que el mundo es un lugar muy grande y que en él se encuentran personas a quienes les gusta semejante venganza contra el mundo en forma de tropezones de pescado con agua verde, sí, los hay... En este caso, como bien me han enseñado, debo ser tolerante con estas personas (no es culpa mía que posean semejante atrofia en el gusto, no seré yo, insisto, quien insulte o desprecie a las personas que degustan como manjar aquello que no le dan ni a un sin techo en la misma fecha a la misma hora en un Albergue de Caridad... ¡No seré yo!) y mostrar mi convicción de que, sin duda ellos, saben encontrar algo que el resto de la humanidad desconocemos en las propiedades del preparado digno de Belbecú...

Pero piénsalo estas navidades... Escúchame con atención porque esto no es broma... Estas Navidades, cuando el 25 veas en Televisión que una familia en Dios sabe dónde acabó la cena de Nochebuena a tiros (como en los mejores tiempos de Puertohurraco), recuerda preguntarte cual fue la composición alimenticia del "momento familiar tan señalado"...

Te apuesto 3 almendras garrapiñadas (sí, lo sé: voy fuerte pero estoy completamente seguro) a que el primer plato servido aquella noche en la familia "Pelayo" fue una "exquisita" Sopa de Marisco...

Creo en los principios de la Matemática, en especial en uno proveniente de un famoso monje franciscano llamado "Guillermo de Occam" (el cual inspiró al personaje de mi novela favorita, "Guillermo de Baskerville", el cual tuvo a su servicio a un pequeño y espabilado aprendiz que contaría la historia de su maestro, el joven Adso de Melk... Todo tiene su porqué ;-)), el cual, en una de sus teorías, desarrolló el principio de "La Navaja de Occam" que, curiosamente, tiene como motto una afirmación que mueve mi vida: "Cuando un suceso sea explicable a través de varias soluciones, se aplicará siempre la más sencilla"... Mi explicación "más sencilla" para lo de la Navidad es por tanto "La Sopa de Marisco" y es una explicación basada en la observación y consulta de decenas de vosotros que, Navidad tras Navidad, le rezáis a vuestros dioses para que las "entrañables fiestas" pasen como si nunca hubieran existido...

Así es que, este es mi consejo: dejaos de Corte Inglés, dejaos de leches, no consumáis Sopa de Marisco, sed vosotros mismos y levantadle el dedo corazón a todo ese atajo de capullos que intentan arrastraros a una vorágine de consumismo absurdo que no tiene más sentido que convertirte en un infeliz sometido a la MTV o de los 40...

Porque, nunca lo olvides, cuanto más consumas, más infeliz serás... No puedes ocultar con papel de regalo lo que sientes... Tarde o temprano acaba saliendo...

Se nota que he dejado de fumar... Pero todavía tengo entre ceja y ceja a los gafa-pasta... No se me van a escapar... Tranquila la parroquia: Mi venganza será terrible ;-)

Un saludo desde la Europa baja en emisiones de CO2...

El Fantasta de las Navidades Pasadas ;-)))))

Comentarios

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

Vacaciones

¿Qué sabe una página web sobre mi? Descubre Click Click Click