Old Blog - Discusiones Palaciegas Absurdas

"Be water" le digo el fiel lacayo del noble de Canterbury al sirviente del acaudalado conde de Kensinton.

"Me viene mal" respondió cansado, con esa tierna mirada que dan decenas de años recogiendo las boñigas de los nobles caballos de sus nobles señores.

"Que lo dice Bruce Lee en el Anuncio" volvió a responder el lacayo, impaciente ante la respuesta de aquel hombrecillo de mirada tierna.

El hombrecillo se encogió de hombros y, con su lento ademán, apoyó sus cansados huesos en la pared... Con su tierna mirada recogió despacio las facciones de su joven interlocutor aquella tarde.

"Verás" respondió al fin tras varios segundos de tenso silencio, "Ocurre que soy un hombre viejo en el fin de su vida" dijo con su lento ademán "Antes que tu, el noble señor de Canterbury tuvo otros lacayos, tan fuertes y jóvenes como tu... Antes de que tu me dijeras "Be water", otros me dijeron "Don't worry, be happy" y también me dijeron "Carpe Diem"... Otros rieron orgullosos ante mi al proclamar "Just Do It", sin contar aquellos que, quizás en su delirio de complacencia, me dijeron "Don't walk on the grass, smoke it"... Los hubo más profundos que se apostaron conmigo que lo mejor era "Be cool", sin contar a aquellos que, burlones los que más, me saludaban siempre con un amable "Waz up?"...

Y ante esta última afirmación, el hombrecillo de mirada tierna volvió a tu terrible silencio, pensando en que quizás nunca debió haber mostrado lo que otros le contaron.

El joven se quedó pensativo, recordando aquellas expresiones que, quizás un tiempo atrás, formaron parte también de su lei motif...

"¿Y qué es lo que dirías tu entonces?" preguntó finalmente.

Y desde el cansancio de una vida recogiendo boñigas de caballo, desde la tierna mirada que ofrece la experiencia de ser un humilde lacayo de un gran noble durante tantos años, el viejo sonrió y sólo supo responder:

"Espero que tu señor te manumeta y que tengas la vida que puedas querer".

Y el hombrecillo de tierna mirada siguió su camino hacia las caballerizas, pues su labor era seguir recogiendo boñigas, como hizo durante tantos años, mientras el joven y fiel lacayo del noble de Canterbury siguió su camino, orgulloso de que su señor le dejara comer a sus pies en los banquetes y sin comprender esas absurdas ansias de los viejos por la libertad.

Moraleja: No hay nada más peligroso que un ignorante informado sobre las cualidades nutritivas del Chopped... Sobre todo si es tu "Cuñaaaaaaaaaaaaaaaaaaao!"...

Paquito, Noviembre de 2006

Comentarios

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

Vacaciones

¿Qué sabe una página web sobre mi? Descubre Click Click Click