Resistir / To Resist

English below (just look for the blue text),

¡Hola! :-))

Hoy, éste post está dedicado a Tío Blas, quien ha aguantado estoicamente las últimas dos semanas con una serie de temas (que no voy a contar aquí) y que hoy al fin ha podido hablar un ratito conmigo...

Al hilo de su experiencia, recordé una conversación que tuve hace unos 3 años con una persona que, como Tío Blas, estaba pasando unos malos momentos...

Sé lo que es vivir algo así: no soy ni mejor ni peor de nadie, pero, como en realidad todos nosotros, también he tenido momentos difíciles en mi vida. Son cosas que, con los años, miro con tristeza y curiosidad... Tristeza, por haber vivido lo que viví y curiosidad porque, todavía hoy me pregunto: "¿Cómo fui capaz de aguantar?".

Era Jueves, lo recuerdo como si fuera ayer... Era noviembre, un invierno suave en Madrid... Fui a aquel bar (el que ha sido durante años "mi bar" en Madrid) y, sin saberlo, sería en realidad la última vez que lo visitaría...

Aquella persona estaba triste: estaba pasando por un mal momento y recuerdo con claridad cuando, Coca-cola Light en la mano (no bebo alcohol y cuando lo bebo es tan poco que la gente se extraña) hice la pregunta mágica...

"Pero... ¿Cuáles son los problemas que tienes?"...

"Muchos" me dijo mirándome a los ojos... "Muchos" repetía... Pero, sabiendo lo que sé, pensé inmediatamente en la respuesta correcta: no eran muchos, pero la mente los ve como si fueran miles...

5 minutos más tarde de conversación, aquellos problemas (que eran "muchos" en principio) cupieron en los dedos de mi mano derecha...

Pero todavía la victoria estaba lejos... Había logrado ganar una batalla ("Muchos problemas" se habían convertido en literalmente "cuatro") pero quedaba el ataque final... Hablando con aquella persona, logré identificar los problemas que dependían directamente de su acción y aquellos que, aunque le preocupaban, en realidad no dependían en absoluto de nada de lo que pudiera hacer...

De aquellos "cuatro problemas" pasamos a tener "3 cosas que le preocupaban" y "un problema"...

La solución estaba clara: "El problema que tienes depende de ti... Haz lo que tengas que hacer para que se solucione... No me cuentes tu vida, no empieces con los "pero", no intentes conseguir mi compasión porque no la tendrás... Soluciónalo, y hazlo rápido"...

Fui duro, pero fui honesto: sé lo que es estar en esa situación y sé que en ese momento lo que queremos son palabras de cariño y comprensión... No queremos solucionar lo que nos pasa: queremos ser queridos, consolados...

Pero algo que he aprendido es que eso es una satisfacción a corto plazo. Hacer que la otra persona confronte directamente aquello que le aflige no suele ser tampoco muy constructivo. Yo fui directo y duro, pero, si leéis detenidamente el post, encontraréis que lo primero que hice fue escuchar a la persona y ayudarle a identificar aquello que generaba su estado. Le ayudé a aclarar las ideas: que aquel "enorme bosque" eran en realidad sólo "4 árboles" y que, de ellos, sólo 1 le pertenecía...

Sobre los otros tres problemas (que no dependían de su acción y sólo eran cosas que le preocupaban) hice lo que se debe hacer en estos casos: escuchar a la persona, ser amable, comprensivo pero, eso sí, intentando que comprendiera que, por mucho que se preocupara o sufriera, nada de lo que pudiera suceder dependería de sus propias acciones...

"Si tu pudieras hacer algo para arreglarlo, lo harías ¿Verdad? Pero no puedes... ¿Qué ganas entonces preocupándote? Lo que tienes que hacer es apoyar a las personas que pueden solucionar esas cosas... Tu trabajo es ese: apoyar a esas personas y tener clara una cosa, sólo una: una vez que hayas hecho todo lo posible, si las cosas no se solucionan no podrás recriminarte nada... Hiciste lo que estuvo en tu mano, porque nada más podías hacer"...

Recuerdo que aquella noche aquella persona abandonó el bar con una sonrisa... Tiempo más tarde me la encontraría (bien por e-mail, bien por Messenger) y le seguí preguntando cómo le iba... "Va todo bien: he aprendido a ser una persona positiva" me respondió, y supe en ese momento que mi trabajo, que no era otro sino el de apoyar a la persona que podía resolver el problema, había finalizado...

Ojalá en su día alguien hubiera hecho eso conmigo. No es ninguna recriminación, ojo: éstas cosas no se saben y las personas intentan ayudarte como buenamente pueden o saben (un error típico es hacer que la persona confronte el problema directamente o intentar que vea lo que es "lógico" o "normal", sin darse cuenta de que, cuando estás así, es precisamente porque no eres capaz de adoptar decisiones "normales" o "lógicas")...

Pero si algún día te encuentras con una persona que está triste, deprimida, "que tiene muchos problemas" o que está viviendo una situación difícil, recuerda lo que hoy has leído y piensa que, quizás, podrás hacerle un gran bien a muchas personas...

Me alegro un montón de que estés bien Tío Blas: has hecho "un trabajo excelente" ;-))

Amsterdam Prevalece...

----------------- English Version ------------------

Hello! :-))

Today, this post is dedicated to Tío Blas, who has stoically resisted the past two weeks with a series of issues (which I won't count here) and today has finally been able to talk with me for a minute...


Along with the experience Tío Blas has gone through, I remembered a conversation I had years ago with a person who, as Tío Blas was going through a series of bad situations and experiences...


I know what bad times mean: I am neither better or worse than anyone, but, as indeed all of us, I have also gone through particular bad times in my life. These are things that, over the years, I looked back with sadness and curiosity ... Sadness, for having lived what I lived and curiosity because, I still wonder: "How I was able to resist all of that?".

It was Thursday, I remember this as if it was yesterday ... It was November, a mild winter in Madrid... I went to one bar (which had been "my bar" for years in Madrid), and , curiosly, not knowing it would be really the last time I would visit it...

That person was sad: I was going through bad times and I remember clearly when, with my Coca-Cola Light in my hand (do not drink alcohol and when I do drink is so little that people are surprised), I asked the magic question...

"But ... Which are the problems that you have ?"...

"Many" told me while looking into my eyes ... "Many" repeated... But knowing what I know, I thought immediately about the correct answer: there are no "many" problems, but the mind sees the problems as if they were thousands...

5 minutes
of conversation later, those problems (which were "many" at the beginning) could be counted with the fingers of my hand...

Yet victory was far... We've won a battle ( "Many problems" had become "four") but I left the final attack for the end... Talking with that person, I managed to identify the problems that depended directly from her actions and the problems that, though she was really concerned about them, she has no possibility to change them as they did not depend at all on what she could make...


So, from those four problems, we come to have "3 things that worried to her" and "a problem "...


The solution was clear: "The problem you have depends on you... Do what you have to do to find a solution ... Don't talk to me about your life, do not begin with the "but " routine, do not try to get my sympathy because you won't get it... Solve the problem, and do it fast"...


I was hard, but I was honest: I know what it is being in that situation and I know that, in that moment, what we want are words of love and understanding... We do not want to solve the problem: we want to be loved, comforted...

But something that I have learned is that this is a "short-term satisfaction". Confronting the problem directly to the person who is in trouble is neither a good solution. I was direct and hard, but if you read back again what I'm telling you, you will find that the first thing I did was to listen to the person and to help her to identify the problems. I helped her to clarify her ideas: that "huge forest" became "4 trees" from which only 1 belonged to her...

On the other three issues (which did not depend at all on her and were only things what worried to her) I did what it should be done in these cases: to listen to the person, to be kind, sympathetic but, of course, trying to understand that, even though you may suffer or be worried about all the time, nothing that could happen would depend on her own actions...

"If you were able to do anything to fix it, you would do that, right? But, actually, you realize you can't do anything... What do you get then worrying you so much? What we have to do her is to support to the people who actually can solve these problems... Your job is exactly that: to support to that people and to have a clear and only one thing in your mind: once you have done everything that was possible from your side, if things are not finally solved, you won't be able to blame yourself... You did what you had to do, because nothing else could be made from your side"...


I remember that person left the bar with a smile... Some time later, contacting her back (either by e-mail or by messenger) I asked her how she was going... "Everything's ok: I have learned to be a positive person" replied me. I knew at that time that my work, which was none other but to support the person who could solve the problem, had ended...


I wish someone had done that to me when I needed it. It is no a recrimination, please, do not take it like that! People don't know how to react when facing this kind of things and they try to help you as good as they can, though 90% of the times the way they do it doesn't help ("It's easy to figure out how to act when you try to put yourself on the other person's shoes, but on her shoes, what you think is "logic" or "normal", believe, it is not like that for the other person)...


If one day you find someone who is sad, depressed, "which has many problems" or who is experiencing a difficult situation, remember what you have read today and think that, perhaps, you could help to the person who needs you better than anyone else...


I am happy for you Tío Blas: you've done "an excellent job" ;-))


Amsterdam Prevails...


Paquito.

Comentarios

  1. Gracias, gracias por este Post, me ha ayudado mas de lo que crees en estos momentos :)

    salu2
    (por cierto, re-comprueba que entras en mi space, please)

    ResponderEliminar
  2. Buenas "pataliebre" (los usos del castellano en La Mancha que "los chanantes" han recuperado me encantan :-)).

    Mil gracias de todo corazón por tu visita y tu comentario: me alegro un montón de que éste post te haya gustado y sobre todo que te ayude para que, tanto a ti como a otras personas, si algún día os sentís tristes, puedas saber qué hacer (puede que funcione o puede que no, pero créeme, en general funciona y muy bien).

    Ya he entrado en tu espacio pero no se pueden dejar comentarios :-(((

    Te mando por tanto un abrazo desde aquí para ti, para tu pequeña y para tu esposa.

    Saludetes desde Amsterdam,

    Paquito.

    ResponderEliminar
  3. Si, que complicados que somos a veces, ¿verdad?. De todas maneras por mucho que le digamos a la otra persona cómo están las cosas si ella, o él, no las quiere ver no hay nada que hacer. En esos casos lo mejor es que deje que se "cuezcan", cuando llegue el momento tomará la decisión que haya que tomar...

    Por cierto, nosotros también nos lo pasamos muy bien el viernes pasado! fue un gusto conocerte! Así que espero que hasta pronto y te sigo leyendo en tu blog.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Buenas noches Susana :-))

    Gracias en primer lugar por pasarte por aquí: tengo que meter en el RSS tu blog porque la verdad es que lo he encontrado la mar de interesante...

    Lo importante es intentar la ayuda: las personas que están mal, por más que se escondan, es en realidad lo que necesitan...

    También fue un placer para mi conoceros (y perderme por vuestra zona, muy habitual en mi la primera vez que voy a un sitio: Google Maps ya no es lo que era :-))...

    Gracias una vez por tu visita y por tu comentario: un cordial saludo "desde el oeste" :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar
  5. Mi situaci�n en su momento era que el problema que era imposible de solucionar para mi, habr�a sido sencillo de solucionar por otra persona...Eso me gener� ansiedad, frustraci�n, cierta incomprensi�n...Acostumbrado a empantanarme en mediaciones con otros, pues me encontr� bastante desamparado.

    ResponderEliminar
  6. Hola Francisco:

    Desafortunadamente esas cosas suceden mucho más a menudo de lo que podemos pensar. El problema de la ansiedad es que de pronto nos bloqueamos y hasta la cosa más sencilla, de pronto, simplemente no podemos hacerla...

    Espero que la cosa se solucionara, aunque siempre digo que cuando uno llega un punto en el que no puede cambiarlo, en ese momento debe buscar ayuda profesional y hacer puñetas (¿No hacemos lo mismo cuando nos duele el estómago? Pues igual)...

    Un saludete y gracias de nuevo por tu visita y tu comentario.

    Paquito.

    ResponderEliminar
  7. Al final, lo que más me sirvió (orientado por profesionales) fue dar un cambio bastante drástico en mis relaciones personales, no tanto porque me sintiera decepcionado (en parte, sí, pero soy poco rencoroso), como porque el asunto al ser mal tratado en un principio se convirtió en obsesivo y mis amistades me provocaban ansiedad.

    ResponderEliminar
  8. Querido Francisco:

    Me alegra ante todo saber que al final lo pudiste arreglar y no tuviste reparos en acudir a profesionales (mucha gente tiene miedo de tomar ese paso, como si fuera malo o algo así)...

    Me alegro un montón, de verdad :-))

    Un abrazote,

    Paquito.

    ResponderEliminar
  9. Hola, hace tiempo que comentaste en mi blog en un post acerca de mi visión de Holanda. Recuerdo que entonces leí algunos de tus posts pero cometí el error de no marcar tu página. Hoy he reencontrado tu blog y he leído algunos posts. Me encanta cómo escribes y lo que dices, pero este en particular me ha llegado.

    Todo eso que cuentas es una regla básica para la supervivencia, o para vivir con calidad de vida. Pero se nos olvida tan a menudo que nos enfrascamos en una dinámica de negatividad y de hacer montañas de granos de arena, cuando en realidad todo es mucho más simple. Pero parece que a veces nos da miedo aceptar que realmente tenemos las riendas de todo lo que nos pasa, sea bueno o malo, y de que hay cosas que se escapan y que tenemos que aceptarlo. Eso es algo que aprendemos la mayoría equivocándonos, aunque no estaría mal que desde bien pequeñitos se inculcara todo esto :-P Pero ya se sabe, hasta que no se sufre no se sabe lo que es.

    Enhorabuena por el blog y te seguiré leyendo!

    ResponderEliminar
  10. Hola Lifetraveller,

    Mil gracias por tu visita y por un comentario: un placer reencontrarme contigo :-))

    No puedo estar más de acuerdo con todas las cosas que dices: a veces nos resistimos a tomar las riendas de nuestro destino y preferimos que éste tome las decisiones por nosotros... Si la cosa va bien, pues fantástico, sino, pues nada, a quejarse porque, en definitiva, no hicimos nada por cambiarlo :-))

    Te agradezco un montón tu visita y espero que el reencuentro haya valido la pena (yo voy a reencontrarme con tu blog ahora mismo :-)).

    Un abrazo,

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Ámsterdam: ese parque temático

Wannacry - El virus que la lió parda

Riphagen: el cazador de judíos

Vacaciones

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada