Soledad / Loneliness

English below (just look for the blue text),

Buenas,

Llevo un par días pensando sobre qué escribir y, justo al llegar ahora a casa, pensé en algo que quizás me gustaría contarte y que puede te ayude a comprenderme un poquito más (después de todo lo que has leído te habrás podido hacer una idea, pero supongo que, como dice Sara, tendrás tus "lagunas")...

Mi amor por la soledad nace conmigo: mi madre me confesó hace unos años que, al poco tiempo de nacer, un día me descubrió meciéndome yo solo en la cuna... Mi madre estaba cocinando y cuando fue a mi habitación a ver cómo estaba me vio moviéndome de tal forma que conseguía mover la cuna, obteniendo así el objetivo que yo quería... Según parece, aún siendo tan pequeño, descubrí que me gustaba estar en movimiento y que, si nadie me mecía cuando yo quería, pues aprendía a hacerlo yo solo...

Los "toques de calidad" comenzaron ya casi desde el principio de mi existencia :-))

Los años pasaron y, teniendo 6 o 7 años, recuerdo pasarme horas sentado en un rincón de la cocina pensando en mis cosas, "en mi mundo"... Mi madre dice que a veces me preguntaba qué estaba haciendo y yo le respondía "pensar"...

Me encantaba pensar, imaginar cosas, soñar con los ojos abiertos... Siempre me ha gustado dedicar unos minutos al día para imaginar cosas nuevas sobre cualquier aspecto: desde cómo sería mi vida si tuviera tal cosa hasta cómo sería el mundo si sucediera algo determinado...

En mi adolescencia la cosa no fue a mejor: me encantaba estar solo, leer, aprender cosas... Tenía amigos como cualquier otra persona, pero mi tiempo de soledad me guiaba, me ayudaba a organizar las ideas que pasaban por mi cabeza...

Aprendí a nadar solo, como aprendí a hacer muchas de las cosas que hago por mi mismo, como por ejemplo cuando aprendí a hacerme el nudo de la corbata, que fue un domingo en París a las 2 de la mañana cuando, de pronto, me levante de la cama, cogí una de las corbatas que ya tenía el nudo hecho, lo deshice y me puse delante de un espejo hasta que, una hora más tarde, el resultado era aceptable (5 años más tarde descubriría que el nudo, aún siendo bonito, era incorrecto, porque lo estaba haciendo al revés... Cosas que tenemos los zurdos :-)).

La soledad se convirtió en mi mejor aliada... Y con el tiempo, en una parte de mi piel...

Es curioso: según un estudio que alguien me citó una vez, más del 60% de la población no puede estar sola... No hablo de estar un rato a solas, no, hablo de la soledad pura, el poder estar días o semanas enteras sin ver a nadie...

Hay que hacer además una distinción muy clara: no es lo mismo la soledad buscada que la soledad no deseada... Esta última puede ser terrible y, si además perteneces al 60% del que hablo, eso incluso puede ser letal...

Recuerdo, cuando vivía solo en Madrid, al llegar de trabajar por las noches, entrar en mi casa y decir aquello de "Cariño: ¡Ya estoy en casa!"... El silencio con el que me acogía mi apartamento me arrancaba en ese momento una sonrisa... La soledad es maravillosa cuando uno sabe disfrutarla...

La soledad además es un desafío para tu cabeza: te obliga a mirar dentro de ti... Muchas personas no pueden estar solas porque tienen miedo a mirar dentro de sí mismos, a escuchar a su mente decirles lo que son, lo que tienen o lo que tienen, lo que ansían, lo que buscan, lo que sufren...

En mi caso personal la soledad me ha ayudado a conocerme a mi mismo, a entenderme y saber las cosas que me suceden... Con ésto (que nadie lo entienda mal) no digo que rechace las relaciones sociales, sino que simplemente la soledad es una parte de mi equilibrio personal... Todos necesitamos nuestro tiempo para nosotros mismos...

Hace un tiempo, una persona me explicó una sana práctica que algunas personas en Alemania llevan a cabo. Después de un día de trabajo, al volver a casa y encontrarse con su mujer, sus hijos, o quien sea con quien viven, lo que hacen es meterse en su habitación y estar solos durante una hora...

Te podrá parecer algo raro pero, en realidad, es un ejercicio fantástico: te ayuda a desestresarte después de la jornada laboral, te da tiempo para relajarte, para escucharte a ti mismo durante un ratito, para tener "tu espacio" en la vida... Es importante crear el espacio necesario para que tu mente esté en armonía: la soledad absoluta no es sana, pero tampoco lo es la ausencia casi absoluta de la misma...

Lo bueno (y a veces lo malo, dependiendo de tu forma de ser o de tu estado de ánimo) de un país como Holanda es que aquí el espacio personal es tremendamente respetado, al igual que tu invidualidad... La cosa (en mi opinión) llega a extremos casi radicales, pero es cierto que aquí uno siente que puede ser lo que desee ser, porque parte de las ventajas de la soledad en la que uno puede vivir aquí es que nadie te juzgará porque a nadie le importa el cómo seas...

Pero... ¿Y tú? ¿Cómo llevas la soledad? ¿Te gusta? ¿La odias? Me encanta escuchar tu opinión y charlar contigo, así que ya sabes, déjame un comentario y hablamos sobre el asunto :-))

Un abrazo: ¡Amsterdam Prevalece! :-))

----------------- English Version ------------------

Hi,

I have spent a few days thinking about what to write, and just now, when I was coming back home, I thought about something that perhaps it might help you to understand me a little bit more (after what you have read in the past you may be able to have an idea, but I suppose that, as Sara says, you may have some "gaps")...

My love for the loneliness born with me: my mother confessed me that, a few years ago, shortly after my birth, one day she found me moving in the cradle ... My mother was cooking and when she went to my room to see how I was , she found me shaking the cradle because, it seems, despite being so small, I learned that I liked being in motion and that if none move the cradle, then I just simply learned to do it by myself...

The "personal touch" began almost from the very beginning of my existence :-))

The years went by and, when I was 6 or 7 years old, I remember spending hours by sitting in a corner of the kitchen thinking and absorted "in my world"... My mother said that she once I asked me what I was doing and then I replied that "I was thinking" ...

I love to think, to imagine things, to dream with my eyes open wide... I always liked to dedicate a few minutes every day to imagine new things about any aspect: from how my life would be if I had x thing or what would happen if a particular event change some stuff in the world...

In my adolescence was not much different: I loved to be alone, to read, to learn new things... I had friends like everyone else, but my time of solitude led me as it helped to organize the ideas that passed through my head...

I learned to swim alone when I was a child, as I learned to do a lot of things I do by myself, such us the time when I learned to make the knot of a tie, which was a Sunday in Paris at 2 o'clock in the morning when, suddenly, I woke up from bed, I undid one of the ties that already had a knot , I went in front of a mirror until, an hour later, the result was acceptable (5 years later I would discover that the knot, although nice, it was wrong, because I was doing the other way around... Those are the kind of things that only left-handed people can understand :-)).

Loneliness became my best ally... And over time, a part of my skin...

It was strange: according to a study that I was quoted once, over 60% of the population can not be alone ... I am not talking about being alone for a while. I speak of pure loneliness when you may be days or weeks without seeing anyone...

We must also make a very clear distinction: it is not the same sought loneliness that unwanted solitude... The last one can be terrible, specially if you belong to that 60% of people that cannot live with it... It may become even lethal ...

I remember, when I lived alone in Madrid, when going back from work at home at night, to enter into my flat and say "Honey: I am home!"... The silence with which I was welcomed in my apartment made me smile... Solitude is wonderful when you know how to enjoy it...

Solitude is also a challenge to your head: it forces you to look within yourself... Many people do not want to be alone because they are afraid to look within themselves, to listen to his mind to what she has say about what they are, what they have or what they miss, what we yearn for, what they really want, what they suffer for...

In my personal case, solitude helped me to know myself, to understand and to know the things that happened to me... With this (and I must be clear on this point ) I am not saying that I do rejects social relations, but simply loneliness is a part of my personal balance equation... We all need some time for ourselves ...

Some time ago, someone explained me a healthy practice that some people in Germany practiced. After a day of work, when going back home and meet their wives or husband, their children, or anyone with whom they live, what they do is go into their room and be alone for an hour...

It may seem somewhat strange but, in reality, is a fantastic exercise: it helps you kill some stress after work, it gives you time to relax, to listen to yourself for a while, to have some addition "space" into your life. .. It is important to create the necessary space to your mind to have some harmony: absolute solitude is not healthy, but neither is the almost complete absence of it...

The good thing (and sometimes the bad one, depending on your way of being or your mood) of a country like The Netherlands is that the space is tremendously respected, like your individuality... The thing (from my point of view) reaches extreme peaks in here, but it is true that here you feel that you can be anything you want to be, because some of the advantages of loneliness is that one can live feeling that nobody will judge you because nobody cares about you...

But ... What about you? Do you like to be alone? Do you hate it? I'd love to hear your opinion and talk with you so, you know the procedure, let me a comment about it and let's discuss it :-))

Kind regards: Amsterdam prevails! :-))


Paquito.

Comentarios

  1. En más de una ocasión tú y yo hemos hablado de este tema y ya sabes lo que pienso... Sólo añadir esto: mis padres llevan en el pueblo casi 3 semanas y la Saltamontes está "terriblemente" GENIAL. Es totalmente cierto aquello del "no es lo mismo la soledad deseada que la obligada". Y también es cierto que hay mucha gente que no vale/está preparada para ninguna de las dos.
    Yo , cuando era muy pequeña, tampoco tenía problema para quedarme sola en casa. Sin embargo mi hermana, era todo lo contrario.

    Kisses

    ResponderEliminar
  2. Yo también he sido siempre bastante solitario. He disfrutado la soledad deseada y la compañía deseada, y he sufrido la soledad obligada y la compañía obligada :)

    De lo de "mi madre me confesó hace unos años que, al poco tiempo de nacer, un día me descubrió meciéndome yo solo en la cuna..."
    Ojalá mi bebé hiciese lo mismo :D Por ahora tenemos que dormirlo siempre en brazos *suspiro*

    De lo de "Mi madre dice que a veces me preguntaba qué estaba haciendo y yo le respondía "pensar"..."
    Hace unos días ví un documental sobre Bill Gates y contaron de él exactamente lo mismo. Cuando seas muchimillonario, acuérdate de nosotros :D

    ResponderEliminar
  3. A mi la soledad siempre me ha gustado. Quizá la palabra no sea exactamente "gustar", pero como dices, hay estadísticas que aseguran que a la mayoría de las personas no les gusta estar solas. Por contraste con estos datos supongo entonces que a mi me "gusta".

    Como apuntas en el post, mi madre también se sorprendía a veces de un silencio sospechoso y me encontraba leyendo... ¡la enciclopedia! Jajajaja, y mira como he acabado... con lo que prometía! :)

    Con decirte que he llegado incluso a ir al cine solo, creo que ya está todo dicho.

    Mi "espacio vital", para pensar, hacer ejercico o simplemente no hacer nada (pero SOLO) lo conservo todavía hoy, casado y trabajando en una empresa de 2000 personas.

    Saludos,

    Intoku.

    ResponderEliminar
  4. Queridos Saltamontes, Papi e Intoku :-))

    Un verdadero placer leeros a todos y cada uno de vosotros: gracias de verdad por vuestra visita y por vuestro comentario :-))

    @ Saltamontes: eso está muy bien corazón... Ahora prolonga esa soledad a 4 años y, si aparece una sonrisa inmediatamente en tu rostro o, si de pronto tienes que pensar sobre las consecuencias, sabrás si la soledad es tu aliada o tu enemiga :-))

    @ Papi: tu propio nick indica que a ti la soledad se te ha reducido a mínimos...

    La verdad es que fui siempre un niño muy tranquilo: vivía en mi mundo y aún a veces, cuando estoy en algún sitio o estoy con una persona y de pronto el asunto deja de interesarme, hago "switch-off" y me pongo a hacer "volcado" procesando cosillas que tengo pendiente en mi cabeza :-))

    ¿Bill Gates? No te puedo contar por qué, pero el nombre me suena de algo ;-)))

    @ Intoku: si es que ya desde pequeños estábamos marcando el camino de lo que llegaríamos a ser...

    Y ahora míranos, tu trabajando en tu súper empresa y yo buscando curro en Los Países Bajos, con la coincidencia de habernos encontrado en Internet y de escribir sobre aquello que nos gusta o interesa en eso que un día nos contaron que eran "los blogs" :-)))

    Un abrazo a los tres y, por supuesto, mil gracias una vez más por vuestra visita y vuestro comentario.

    Paquito.

    ResponderEliminar
  5. Buenos días paquito,

    No estás solo, tienes una vida interior muy llena. Además siempre que sea elegida perfecto, no?

    Yo creo que soy una persona bastante abierta, conozco gente con facilidad y tiendo a ponerlos en contacto unos con otros. Y al mismo tiempo no necesito estar rodeada de gente, estoy muy bien sola, así que creo que he encontrado el equilibrio. Eso sí, me gustaría tener cerca a mi gente,aunque después no la vea a dirío, pero ese saber que puedes contar con ellos es muy importante.

    Que tengas un feliz domingo!

    ResponderEliminar
  6. Buenos días Ale...

    Literalmente has contestado cuando acababa de hacerlo yo (estoy corrigiendo el Post, que he visto varias erratas :-)).

    Gracias por pasarte: como con los demás, mantengo siempre la cortesía (que es lo mínimo que merecéis :-)) de darte las gracias por tu visita y tu comentario...

    No te creas Ale: la cosa a veces cambia de aire... Cuando sopla en una dirección la cosa va bien, pero a veces, esa soledad deseada mía de pronto cambia...

    La soledad es un cuchillo de doble filo y hay que tener mucho cuidado con ella...

    Si tu encuentras con ella el equilibrio entonces vas bien: lo importante es sentir que uno encuentra parte de su armonía a través de las cosas que descubre que, efectivamente, contribuyen a ese fin...

    Es un verdadero placer leerte y, una vez más, te doy las gracias por tu visita y tu comentario.

    Paquito.

    ResponderEliminar
  7. He llegado a tu blog por casualidad y me ha encantado este post acerca de la soledad. Especialmente porque soy de las que no se mecía sola porque la cuna tenía cuatro patas..que si no....

    Encima, mi madre decidió que yo rendía por cuatro, por lo que no tuve hermanos. Ser hija única de una madre sobreprotectora te obliga a ser muy dependiente o a buscar la independencia a toda costa. Pena para mi mamá que yo nací Libra, en una mañana de radiante sol caribeño, y que este es un signo cardinal, positivo, de acción, mental, activo, en fin....opté por inventar mi propio camino, equivocarme a mi modo, -aunque para eso tropezara mil veces- independencia y autodeterminación, como toda un república en una sola mente.
    Ya sé que soy una mujer muy extraña.
    A veces viril, como me han dicho muchos.
    Pero también me encanta estar acompañada, casi siempre por una sola persona.
    Tres, ya somos multitud.
    cuesta trabajo que los demás comprendan que hay que respetar la intimidad, ese pequeño espacio de silencio al que tenemos derecho y algunos necesitamos más que otros.

    Mi mente se marcha lejos cuando medito y en ese momento, el contacto con otra persona me resulta casi doloroso.
    Necesito amar y vivir en pareja, pero soy como ese señor que al llegar a casa añora aislarse en algún solitario rincón durante una hora...tal vez más.

    No me causa conflicto alguno la falta de compañía ni el silencio. Por el contrario: los necesito para hacer mis cosas sola.
    Como dirían en mi país: "el que solo lo hace, solo lo paga..."
    O sola he nacido

    O como diría Antonio Gala: "qué soledad tan concurrida"

    Conozco gente que moriría si tiene que permanecer en silencio más de diez minutos -aunque esté en medio de un interrogatorio policial-

    Y para terminar con esta apología de los solitarios comunicativos y sociables, te dejo un enlace para que disfrutes de una canción sobre el tema.

    http://www.youtube.com/watch?v=Wn-ESnh5zPA

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Isaeta,

    Gracias en primer lugar por tu visita y por tu comentario: es un placer leer comentarios de gente nueva, por aquello de que cuantos más seamos, más cosas podremos discutir y aprender :-))

    Es muy interesante tu historia, como sentimos cada uno de nosotros esa extraña sensación de que, a veces, la soledad nos ayuda...

    Tendemos a verla de forma negativa, como una maldición divina pero, sin embargo, tengo que decir que las más grandes sonrisas de mi vida han sido acompañadas de personas y que, por tanto, mis mejores recuerdos han sido rememorados en la soledad de un aeropuerto, de una casa, de un tren o de casi cualquier sitio...

    Sin embargo, si sabes jugar con ella (insisto siempre: es un arma de doble filo) puedes sacar cosas tremendamente positivas, pero debes tener cuidado, porque la soledad puede volverse en tu contra (hay que tener muchísimo cuidado con ella :-)).

    Un abrazo y, una vez más, mil gracias por tu visita y por tu comentario.

    Paquito

    ResponderEliminar
  9. Yo tampoco he tenido gran problema con la soledad, hasta lo he buscado de vez en cuándo.
    Personalmente lo necesito para aclarar y consolidar ideas conmigo mismo pero luego siempre busco la opinión de mi comunidad.

    Un saludo! (Con ganas de ir unos días a Amsterdam!)

    ResponderEliminar
  10. Hola HábitosVitales :-))

    Gracias por tu visita y tu comentario: es un placer leerte por aquí...

    Supongo que el balance correcto es la entre la soledad y la compañía... A mi me encanta la soledad porque no me da miedo, al contrario, me ayuda a pensar...

    Sin embargo, disfruto como un enano cuando salgo por ahí con gente, cuando me invitan a cenar a una casa, cuando trabajo en mi proyecto con la gente que colabora...

    Si algún día vienes por Amsterdam, avisa y nos tomamos una Coca-cola juntos :-))

    Un saludete,

    Paquito.

    ResponderEliminar
  11. Vaya, vaya, he empezado como es costumbre mia por el de arriba, total, que no, no he escrito...
    me vengo a este post y ahora, que?
    bien, por partes, si callo muero... no puedo, superior a mis fuerzas, necesito hablar y necesito la participación de los que tengo a mi alrededor, soy asi, implico a la gente a no estar callada, me puede ver a una persona demasiado ensimismada en sus cosas, en fin, necesito la participación de todos.
    La otra parte, la soledad...como bien dice la rubia, es deseada u obligada? es que claro...la cosa cambia.
    No, no se estar sola, no me gusta, aun así pienso que es mejor gustarte esos ratos de soledad a estar acompañado y sentirte solo, no? Pa que me conozcas mejor, soy...como un torbellino, no paro quieta, siempre me rio(hasta de mi sombra)y necesito de la gente para respirar...einnnnnnnnn, no, no es la edad...de enana ya era asi, jijiji
    Me ha gustado leerte, si, chaval, eres profundo.

    ResponderEliminar
  12. Hay momentos en que necesitamos llevar nuestro propio ritmo y en sociedad o con cierta genta, a veces las personas se sienten "como impuestas", intimidadas o avergonzadas como el del anuncio que escucha Locomía en el coche.

    ResponderEliminar
  13. Hola Sara y Francisco:

    Como a todo el mundo: gracias por pasaros por aquí un ratito y dejar un comentario :-))

    @ Sara: supongo que forma parte de cada persona y que los extremos son negativos, pero, de verdad, es bueno estar solo de vez en cuando, aclarar las ideas, escuchar lo que uno mismo tiene que decirse :-))

    @ Francisco: estoy completamente de acuerdo contigo, aunque la comparación con el coche de Locomía no te negaré que me ha hecho sonreír (de pronto he visto abanicos revoloteando :-)).

    Un abrazo a los dos y mil gracias por vuestras visitas y comentarios :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

Vacaciones

¿Qué sabe una página web sobre mi? Descubre Click Click Click