Detalles / Details

English below (just look for the blue text),

Te levantas por la mañana y el Sol te anuncia un día fantástico... Sonríes y te vas hacia la ducha pensando en la cantidad de cosas que puedes hacer...

Justo al volver a la habitación, la ventana te muestra un panorama completamente diferente: está lloviendo... Las primeras veces te daban ganas de volverte a meter en la cama y esperar a que el invierno acabara de una vez, pero ya estás acostumbrado...

"Dios está en la lluvia" piensas durante un breve instante, el necesario para girarte y coger tus gafas...

3 segundos más tarde vuelves a mirar a la ventana y la lluvia ha desaparecido: el Sol vuelve a saludarte, caprichoso, burlón... Sonríes y piensas que, por cosas así, has estado a punto de volverte loco en el invierno, que estos cambios son propios de lugares entre las montañas, no de un lugar que, curiosamente, está por debajo del nivel del mar...

Recuerdas entonces el nombre: Amsterdam... Llevas mucho tiempo buscando un puesto de trabajo: estás cansado y triste de buscar... No entiendes qué falla, pero sigues adelante, resistes, pensando en que, tarde o temprano, tu oportunidad aparecerá...

La bicicleta te espera pacientemente en la entrada de tu edificio. 2 minutos más tarde, te diriges hacia el mágico lugar desde el que ahora mismo escribes, pensando en las cosas que tienes que hacer y cuanto tiempo vas a dedicar a hacer qué cosas...

El carril bici es rojo y a veces veo cristales... Llevo 7 meses en este país y todavía no se me ha pinchado una rueda...

Es un pequeño juego: esquivar las cosas que brillan en el suelo... 7 meses sin un pinchazo...

Llegas al fin a tu destino: vas directamente al parking para bicicletas y pones el candado. Sales con tranquilidad del mismo escuchando la banda sonora de "Memorias de una Geisha". Es un día inmejorable: Amsterdam te muestra su mejor cara...

Ya empieza a haber turistas: es la época...

Al poco rato de haber empezado a hacer cosas con el laptop recibes una llamada telefónica... Los tres primeros dígitos suelen ser "+31" que indican que es una llamada desde los Países Bajos...

Pero esta vez es "+41"... Al principio no caigo hasta que, 10 minutos más tarde, justo cuando digo "Bye, thanks" todo tiene sentido...

Lo primero que hago es acceder al Messenger y hablar con el Sr. Hopkins... No significa nada pero me ha hecho ilusión recibir esa llamada... Ha llegado un punto en el cual son sólo éstas cosas las que me hacen apretar con fuerza mi puño izquierdo...

Un ratito más tarde cruzo e-mails con unas cuantas personas... Tengo los biorritmos bajos: no sé qué me sucede pero estoy cansado... Duermo de forma muy profunda pero no descanso: es algo muy extraño...

Después de comer, cambio de planta... Esta vez me pongo en la sección de arquitectura... Justo delante de mi veo la planta superior y, en ella, una especie de mosquitera gigante, dentro de la cual hay un espacio donde la gente se puede poner en comodísimos tresillos y charlar, leer o hacer cualquier cosa...

Respiras tranquilidad y libertad aquí dentro...

Piensas en las cosas que hiciste ayer: trabajaste en tu proyecto un ratito, pasaste una tarde fantásticamente divertida y tu mente no deja de imaginar cosas...

Recuerdas tu vida en Madrid, en Darmstadt, en París... Piensas en las cosas que has vivido, en la gente que has conocido... Apenas quedan personas de todo aquello: asumiste que la vida que quieres se basa en que todo es prescindible, incluyéndote a ti mismo...

Yo soy el primero que es prescindible...

Justo cuando te empiezas a poner triste, recuerdas una pequeña lección que has aprendido en estos años: no estás en la mejor situación del mundo, pero tampoco estás en la peor... Eres, hasta cierto punto, "libre", como también eres "esclavo" de tus propias decisiones, pero ante todo eres, hasta cierto punto, "libre"...

No necesitas nada, apenas necesitas a nadie, has desafiado tus instintos de estabilidad y haces lo que quieres... Has luchado contra lo que se suponía que era tu destino: has dejado atrás aquello que no te gustaba, aunque a veces sientas que se pudo hacer de otra forma...

Te gusta engañarte a ti mismo: sabes que no pudo ser de otra forma... Por eso no quieres volver...

La esclavitud se basa en la rutina: introduce una pulga en un bote cerrado y déjala ahí un tiempo... Un día abrirás el bote y comprobarás que la pulga no lo abandona... La rutina ha conformado las barreras de su mundo y, sobre todo, el miedo ante lo desconocido reforzará ese comportamiento...

Si todo sale bien, entonces volveré a las reglas a las que he sometido mi vida: buscar un lugar donde obtenga el mismo respeto que yo ofrezco, sin querer nada más, porque he renunciado a todo para ser yo mismo...

Dije al principio de este post que, cuando veo llover, pienso "Dios está en la lluvia"... Cuando veas éste vídeo podrás entender lo que digo y lo siento (y esta vez dará igual que lo entiendas o no: deja que tu corazón interprete las imágenes con la música)...

Amsterdam Prevalece...

----------------- English Version ------------------

You wake up in the morning and the sun announces you a fantastic day... You smile while going to the shower, thinking about the amount of things you have to do ...

When going back to you room, the window shows you a completely different picture: it's raining... The first few times you saw that image you used to think about going back to bed and wait for the end of winter, but now you are already familiar with it...

"God is in the rain" you mumble for a second, the time needed to turn your back and take your glasses ...

3 seconds later you re-look at the window and the rain has disappeared: the sun again is welcoming you, capricious, funny... You smile and think that, things like that, had almost made you become crazy in the winter, as these weather changes are something associated with places in the mountains, not into a place which, curiously, is below the sea level...

Then you remember the name: Amsterdam ... I am taking a lot of time to find a job: you are tired and sad to continue doing so... You do not understand what's wrong, but you still decide to go ahead, resist, thinking that, sooner or later, your chance will appear...

The bicycle is waiting patiently at the entrance of your building. 2 minutes later, you are riding to the magical place where you are writing right now, thinking about the stuff you have to do and how much time are you going to spend doing so...

The bike lane is red and there are some crystals sometimes... I have spent 7 months in this country and yet I hadn't any flat tire...

It's a little game: avoid things that shine on the floor ... 7 months with no flat tires...

After some minutes, you reach your destination. You go directly to the parking for bikes and lock it. You leave the parking while listening "Memoirs of a Geisha's" soundtrack . It is a wonderful day: Amsterdam shows today its best side...

There are some tourists already: the tourist season is coming...

As soon as I begin doing things with my laptop I receive a phone call... The first three digits are often "+31" indicating that it is a call from the Netherlands...

But this time is "+41" ... Initially I didn't notice it but, 10 minutes later, just when I say "Bye, thanks" all made sense...

The first thing I do then is to login on Messenger and talk with Mr. Hopkins... It does not mean anything but I felt great after that call ...

A minute later, you begin crossing some e-mails with a few people... I have really low biorhythms: I do not know what happens but I am tired ... I sleep very deeply but I don't get enough rest... It is something very strange...

After having lunch, I decided to go to a different floor... This time I go to the Architecture section... Just in front of me I see the top floor and there, a sort of giant mosquito net, where, inside, there is a space where people can sit in some triplets and chat, read or do anything they want to do...

You breathe tranquility and freedom here...

You then think about the stuff you were doing yesterday: your proyect and how you had a fantastic evening having fun... Your mind can't stop imagining things...

You remember your life in Madrid, in Darmstadt, in Paris ... You think about of the things that you've been through, the people you met... You assumed that the life you wanted to live statesthat everybody is dispensable, Include yourself ...

I am the first one being dispensable ...

Just when you changing your mood, you remember a little lesson you learned over the years: you are not in the best situation in the world, but neither you are in the worst ... You are, to some extent, "free" as you are also "slave" of your own decisions, but first and foremost you are, to some extent, "free" ...

You do not need anything or anyone, you has defied your stability instincts and you are doing what you want... You have fought against what was supposed to be your fate: you do what you wantd to do, but sometimes you feel that you could have done things otherwise ...

You like trick yourself: you know that it could not be made otherwise... That is why you do not want to go back...

Slavery is based on the routine: try to introduce a flea in a closed pot and leave it there for a while ... One day, after some time, you may open the pot and you'll remark that the flea won't leave it... The routine will have created shaped barriers and, above all, fear of the unknown, reinforcing such behaviour ...

If everything goes as planned, then I'll go back to the rules to which I subjected my life: to find a place to get the same respect that I offer, renouncing to anything else, because that is the prize I want to pay to be myself...

I said at the beginning of this post that, when I see some rain, I think "God is in the rain" ... When you see this video you can understand what I say and what I feel (let your heart to codify images and music) ...

Amsterdam prevails ...


Paquito.

Comentarios

  1. Querido amigo, siento discrepar contigo en parte de tu texto, eso es lo mejor, tener diversidad de opiniones, no?
    No comparto para nada, pero para nada el que tú eres prescindible, no señor! precisamente a las personas nos unen lazos con otros semejantes que nos hacen ser absolutamente imprescindibles, si bien, pudieras serlo fisicamente pero nunca, y no olvides esto, nunca lo seras para aquellos que te quieren, nunca jamas.
    No se lo que buscas, ni se lo que esperas, solo se que si la fuerza mental mueve montañas... tus montañas tienen que estar agitadas, como yo, estoy segura que tienes mas gente haciendo lo mismo, pidiendo que llegue el trabajo que tanto ansias, y sabes? llegara...amigo, llegara...
    De momento y con todo mi cariño que ya es compartido con mi familia (fijatetu)hoy mismo ya ha salido tu paquete, una semana, solo eso, una semana, espero te arranque tal sonrisa... que yo llegue a verla.
    Eres fuerte niño! y ademas sale el sol y lo que es mejor...cada día!

    ResponderEliminar
  2. Hola Sara :-))

    Mil gracias como siempre por pasarte: es un lujazo personal el poder leerte por aquí :-)))

    Efectivamente: la riqueza de las opiniones y la discrepancia forman parte de nuestro proceso de aprendizaje. Escuchar opiniones distintas a la nuestra...

    Agradezco enormemente tus palabras (y el envío está siendo esperado con toda la ilusión del mundo :-)) pero lo bueno (o lo malo) de lo aprendido de mi viaje, es la sensación de que todo es pasajero e inestable...

    Todos somos prescindibles (en mi opinión): uno se da cuenta cuando se va a vivir al extranjero, cuando uno descubre que sólo un 1% de las personas que conoció en un lugar siguen contactando contigo... Los demás pasan de ti (es la vida): al principio duele, pero luego te das cuenta de que es lógico (tu has salido de la rutina de su vida y lo urgente se come a lo importante)...

    "Resistir", en cambio, es la clave en esta aventura: aguantar como gato panza-arriba las cosas que te suceden y, sobre todo, ser consciente de que estás forjando tu destino...

    Porque, nos guste o no, el destino dependerá en un 95% de lo que hagamos (la suerte no existe: el azar sí).

    En cualquier caso, te agradezco mil veces la visita, tu reflexión y, sobre todo, el paquetito que llegará aquí en unos días (va a ser una juerga cuando lo vea :-)).

    Un besazo desde Amsterdam y, una vez más, ¡Gracias! :-)))

    Paquito.

    ResponderEliminar
  3. Yo pienso que absolutamente todos somos prescindibles, al fin y al cabo, la supervivencia está por encima de muchas cosas, pero... Que seamos prescindibles no significa que no seamos importantes (aunque sólo sea para algunas personas...).

    ¿Porqué? Porque la vida sin esos vínculos no tiene tanto color, y porque vivirla con unas u otras personas "cerca" puede convertirse en "sobrevivirla" frente a disfrutarla...

    Y estoy contigo... en que el día a día las cosas importantes se ven relegadas a veces por las urgentes. O peor... por el cansancio, la vaguería, el miedo o la comodidad... Aunque por suerte algunas personas valoran los detalles y las personas prescindibles-importantes ;).

    Nota para otro Post: Creo que esa es la religión de muchos que nos identificamos como agnósticos. La de valorar nuestro entorno, aprender de él, ser feliz con las pequeñas cosas y valorarlas... sin dioses, ni culpabilidades raras, ni pecados ni guerras santas. Ya que somos prescindibles, hacer nuestra estancia aquí lo más "productiva" posible, productiva al menos en bienestar y en sonrisas. En serio, creo que esta es una corriente que no sé si tiene nombre, pero que se está convirtiendo en la filosofía de vida de muuucha mucha gente... Al fin y al cabo también es parte de los cimientos las religiones... (yata, se me fue la olla jajjaa)

    ResponderEliminar
  4. Hola, Paquito:

    Hace dos años, tal día como hoy, estábamos viviendo la primavera amsterdamesa entre Sarphatipark y el mercado Albert Cuyp. Me alegra saber que sigue tan bella.

    Gracias por escribir,
    David

    ResponderEliminar
  5. Estimados Mar_eo y David :-))

    Un verdadero placer el leer vuestras reflexiones por aquí. Es todo un lujazo :-))

    @ Mar_eo: ese es exactamente mi punto... Todos somos importantes (sólo faltaba :-)) pero todos somos prescindibles, aunque Sara discrepa y ofrece unos excelentes argumentos al respecto :-))

    La urgencia mata la creatividad: lo urgente destroza la capacidad para priorizar las cosas importantes en la vida... Son las ramas de los árboles que no nos dejan ver el bosque, la maleza que no nos deja ver el camino...

    En cuanto al agnosticismo y demás: es francamente discutible (mucha gente encuentra vida, color, esperanza y fuerza en la religión) aunque, quizás, lo bueno del agnosticismo es que te obliga a encontrar esas cosas en otros lugares (aunque mi opinión sobre las religiones ya es de sobra conocida por aquí :-))

    @ David: pues tío... Este año la primavera ha llegado justo ha tiempo... Ahora mismo Amsterdam es, para mi, la segunda ciudad más bella del mundo :-))

    Y es curioso, porque por ahí estuve yo también hace un par de años... Como estoy por allí a veces los fines de semana (mi "proyecto" me pilla bastante cerca de allí :-)).

    Un abrazo y un cordial saludo,

    Paquito.

    ResponderEliminar
  6. Yo también renuncio todo para ser yo misma...aunque a veces, muchas, es duro.

    Y sí, dudo sobre la propuesta de Berlín. Renunciaría a muchas cosas, pero ¿y todas las que ganaría? Quizás lo único que me pase es la "temida" crisis de los 30 ¡¡¡que los cumplo en menos de ná!!!

    Como bien dices, Madrid puede esperar...

    ResponderEliminar
  7. Hola Anna,

    Mil gracias por pasarte por aquí: es un placer el mantener un pequeño "chat" contigo en este rinconcito :-))

    Querida mía: Berlín es una ciudad alucinante... Si te han ofrecido una oportunidad para irte a currar allí durante el verano, en serio, no lo dudes y vete (no lo dudes, en serio :-)).

    Olvídate de la crisis de los 30: hazlo, vete, no te lo pienses... Es lo más bello de ese tipo de aventuras: no pensar lo que se quiere hacer sino hacerlo...

    Y honestamente, si te lo estás pensando es que quieres ir (pero recuerda, tu mente buscará la zona de confort)...

    Elimina tus dudas y la respuesta estará ante tus ojos :-))

    Ojalá yo fuera tu corazón...

    Un abrazote desde Amsterdam (y su maravillosa biblioteca :-)) y mil gracias una vez más por tu visita y tu comentario :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

El cultivo de marihuana en Holanda

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

El Soporte Oficial de la Familia