Bufffff...

English below (just look for the blue text),

Buenas:

Ayer fue día de proyecto: me pasé medio día trabajando en mis "extraños asuntos", como dijo una vez un visitante (y al que le agradezco su dedicatoria en su blog: gracias desde aquí :-)).

A la hora de la comida, mientras reinstalaba todo en mi ordenador (cada x meses hay que hacerlo si usas Windows) pusimos la tele y nos pusimos a ver las noticias de la BBCWORLD...

El tema del día, curiosamente, era la Eurocopa y el partido que España iba a jugar por la tarde contra Italia...

Dijeron que era partido "MUST see" (esto es, que había que verlo sí o sí)...

"Yo no quería" es el principio de la excusa de hoy para hacer, como casi siempre, cosas que en realidad no deseo hacer (pero que al final acabo haciendo)...

Yo no quería, lo juro... No me gusta el fútbol: me gustaba mucho hace años hasta el día que, cruzando la calle Concha Espina en Madrid para ir a mi casa (esta calle está justo al lado del estadio de fútbol Santiago Bernabeu, donde juega el Real Madrid) me pilló una avalancha de gente y por poco no lo cuento...

Ese día el fútbol murió en mi vida: no podía formar parte de cosas así...

Yo no quería, de verdad: siendo además realista (que no pesimista) asumí que España iba a perder (venga, no te hagas ahora el valiente: era Italia y hace siglos que España no pasa de Cuartos de Final)...

Así que cuando acabé en ese bar rodeado de españoles, supe que iba a ser una noche larga...

Y lo fue... Lo fue...

El momento más bonito es cuando pusieron el himno de España y en el bar todos los españoles se pusieron a corearlo: es uno de esos momentos que, estando fuera de tu país, sientes de una forma distinta (como lo sentí durante el mundial en Alemania, cuando conocí a un grupo de emigrantes españoles que fueron para allá hace 40 años y que hablaban con emoción de su país, al que un día volverían, con sus hijos y sus nietos, nacidos en Alemania pero orgullosos de su herencia cultural, de sus raíces)...

Y por cierto (para que luego digan): en el Mundial de Alemania, el canal de televisión que lo retransmitía te permitía elegir el idioma de la retransmisión (alemán y los dos idiomas de los equipos que jugaran en ese momento)...

Fue curiosísimo descubrir en Alemania el "Tiki-taca Salinas" viendo jugar a España... Y digo que fue curioso para mi y sobre todo para ellos, porque en algunos resúmenes podían la voz del comentarista para mostrar la pasión en la retransmisión de un partido (si hubieran escuchado a Manolo Lama entonces habrían alucinado de verdad :-)).

Yo no quería... Era realista: España iba a perder... Algunas personas en el bar no perdían la esperanza y otros, como yo mismo, asumían lo que iba a pasar esa noche: "Es como el día de la marmota" decía yo "desde el año 1994 la historia se repite"...

El partido empezó y con él la emoción: fue agónico, horrible... Yo no quería, lo juro, sabiendo además que jugar contra Italia supone una agonía de 90 minutos mínimo...

Pero no: no serían sólo 90 minutos... Serían 120 y penalties...

Mientras todo esto sucede y yo estoy sentado gritando, mitad en serio, mitad en broma "¿Por qué yo? ¿Por qué tanto odio?", mientras me permito observar al personal...

Poco a poco, minuto a minuto, el bar se ha ido llenando de gente pero la tensión hace que todo el mundo esté mirando a las pantallas y no se consuma nada...

Así que, en ese momento, mi mente, que es la de un "Marketeer" se pone a pensar en como este tipo de partidos no son buenos para un bar: la tensión hace que la gente no beba, mientras que un resultado claro hace que la gente se olvide del partido y se ponga a hablar o a hacer lo que sea (es decir, a consumir)...

Cuando llegó la tanda de penalties, mi concepción realista de la situación desapareció... No sé muy bien porqué pero confié en el portero (Iker Casillas)... No confiaba mucho en los jugadores pero pensé que el portero pararía un penalty mínimo (hueco para la esperanza)...

Cuando todo acabó y España ganó, la tensión se notó en el ambiente: no había una alegría desbordante porque básicamente todos teníamos el corazón en la boca... 120 minutos de agonía...

Yo no quería, pero lo acabé viendo: el jueves se juega la semifinal y no quiero verlo... Prefiero ignorarlo, irme a dar un paseo, ponerme a trabajar en la biblioteca o lo que sea, pero de verdad que uno sufre con estas cosas, no ya por ganar o perder (que eso da igual) sino por la tensión colectiva (en serio: lo pasé fatal)...

Aunque eso sí, cuando todo terminó saludé a un italiano y le dije lo que sentía ("Por una vez, España tuvo suerte")... Esta mañana mi amigo Marco (mi vecino italiano en Alemania) me felicitó y estuvo hablando un ratito conmigo...

La historia es que estas cosas no son trascendentes: da igual en realidad quien gane o quien pierda, porque en el fondo nada cambiará en tu vida por ello...

Sin embargo, es la tensión, la emoción, la alegría o la pena, algo inherente al ser humano y esas emociones se desatan con cosas como un partido de fútbol donde alguien representa al país al que tu sientes que perteneces...

Y la verdad (y aquí me despido) es que sonreí para mis adentros cuando perdí una apuesta "espontanea" que hice (me jugué dos cervezas a que Italia marcaría en el minuto 87 y ganarían)...

Es extraño: ¿Por qué saqué por la mañana dinero del cajero si no pensaba ir a ninguna parte?

Lo juro: yo, no quería ;-))))))))))

Amsterdam Prevalece...

----------------- English Version ------------------

Hi,

Yesterday was project day: I spent half of day working on my "weird things", as someone once said (and to whom I am grateful for his mention into his blog: thanks from here :-)).

During lunch, while I was re-installing my computer (something you should do from time to time if you are using Windows) we decided to watch some TV and we tuned the news at BBCWORLD ...

The theme of the day, curiously, was the EuroCup and the match Spain would play against Italy on that evening ...

They said it was a "must see" match...

"I did not want to" is the beginning of the today's excuse, because, as almost always, I finish by doing things that I really did not want to do (but in the end I do) ...

I did not want to, I swear ... I do not like football: I liked it a lot years ago until the day, while crossing Concha Espina Street in Madrid going back home (this street is right next to Santiago Bernabeu football stadium, where Real Madrid plays) I was in the middle of an avalanche of people...

That day football died in my life as I could not be part of things like that...

I did not want to, really: besides being realistic (not pessimistic: it's not the same) I assumed Spain would be defeated (come on, be honest: we always die in Quarterfinals) ...

So when I finished in that bar surrounded by Spaniards, I knew it was going to be a long night ...

As finally it was, indeed...

The most beautiful moment was when the anthem of Spain sounded at the bar and all Spaniards were a core: is one of those moments you feel different when being abroad from country (as it was during the world in Germany, when I met a group of Spanish emigrants who were there for 40 years and who spoke with emotion of our country, about how one day they would return while their children and grandchildren, born in Germany, show their pride of their heritage, their roots)...

And by the way: during the World Cup, the television channel which broadcasted the matches let you choose the language (German plus the languages of the two teams that were playing) ... It was where when I discovered the curious "Tiki-taca Salinas" when Spain was playing... And I was curious to me and especially for them, because in some german news summaries they showed up the spanish commentator's voice as an example of passion in the broadcasting of a match (if they had listened to Manolo Lama they would have freaked out :-)).

I did not want to... I was realistic: Spain would lose... Some people in the bar did not lose hope and others, like myself, we assumed it would happen that night: "It's like Groundhog Day" I said "since 1994 the story repeats itself" ...

The match began and with it all the emotion: it was a total agony, horrible... I did not want to, I swear, knowing perfectly that playing against Italy represents 90 minutes of full agony...

But no: I would not last only 90 minutes ... It would be 120 plus the penalties ...

While all this happened and I'm sitting over there, I begin crying half seriously, half kidding "Why me? Why so much hatred?", and I began observing people... Little by little, minute by minute, the bar began crowded but tension made everybody was watching the screens with no movement...

So, at that moment, my mind, that is a "marketing" ne is set to think of this kind of things are not good for a bar: the tension makes people do not drink, whereas a result clear leads to people to forget the match and to do other things (that is, to consume) ...

When round of penalties was reached, my conception of the realistic situation disappeared... I do not know very well why but I rely on the goalkeeper (Iker Casillas) ... I did not have much confidence in the players but I thought the goalkeeper would catch at least one penalty (which gave me certain sense for hope) ...

When everything ended and Spain won, the tension was still in the air: there was no overflowing joy because, basically, we all had the heart in our mouths... 120 minutes of agony ...

I did not want to, but I finished watching it: next match is on Thursday, the semi-final and I do not want to watch it... I prefer to ignore it, go for a walk, go to work in the library or whatever, but I do not like to suffer with these things, not because of winning or losing (that it really does not matter) but because of the collective tension (seriously : I had a really bad time) ...

Truth is that, when everything ended, I greeted to an Italian and told him what I felt ( "For once, Spain was lucky")... This morning my friend Marco (my Italian neighbour in Germany) congratulated me and we talked for a while...

The story is that these things are not important: it does not really matters who wins or who loses, because in substance nothing will change in your life...

However, is the tension, excitement, joy or sorrow, those inherent feelings for human beings and those emotions are unleashed with things like a football match, where someone represents the country to which you feel that you belong to...

And the truth (and here I am dismissal) is that I smiled for myself when I lost a "spontaneous" bet I made (I bet two beers about Italy scoring at minute 87 and winning the match) ...

It is strange: Why did I take some money from ATM that morning if I did not intend to go anywhere?

I swear: I did not want to ;-))))))))))

Amsterdam prevails...


Paquito.

Comentarios

  1. Jajaja veo que el sufrimiento lo pasamos todos.

    Gracias por nombrarme en esta entrada Paquito, creo que el hecho de que me hayas nombrado, a través de algún mecanismo de lógica difusa que opera de forma sutil en la realidad, ha hecho que me pasara una cosa tremendamente buena.

    El miércoles tiro para Holanda para hacer una entrevista de trabajo, tengo un buen presentimiento.

    Voy con el tiempo justito, porque después del vuelo tengo que pillar el tren para otra ciudad.

    Gran Canaria-Madrid-Amsterdam prevalecen !

    ResponderEliminar
  2. Hola José :-))

    Mil gracias como siempre por tu visita y por tu comentario: un verdadero placer el leerte por estos lares :-))

    Chico, lo de la mención es lo mínimo (nobleza obliga: ¡Sólo faltaba! :-)).

    Te deseo toda la suerte del mundo en tu entrevista: si necesitas ayuda con los trenes o lo que sea, no dudes en decírmelo (si quieres, a malas, me paso por el aeropuerto y te oriento :-)).

    Un abrazote enorme y, una vez más, mil gracias por tu visita y tu comentario, con mis mejores deseos de éxito para con tu entrevista :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar
  3. Hasta la aquí presente, con la resaca del siglo, vio el partido. Y eso que paso del fútbol y de "los rojos"...pero era inevitable: la ciudad estaba parada y no quería ser la única que viese como Italia goleaba a España. Pero no fue así ¡y me alegré y todo!

    Besitos y ¡me gustan tus gafas!

    Anna.

    ResponderEliminar
  4. Estimada Anna :-))

    Mil gracias por tu visita y por tu comentario (como siempre, un verdadero placer el que te pases por aquí un ratito :-)).

    Pues sí: yo no quería pero supongo que el destino a veces puede más con nosotros que nuestro propio juicio o la más sana de las razones...

    Gracias por el piropo de las gafas aunque las otras (las del amigo Jobs) ya las tengo entre ceja y ceja (¿Qué tendrá ese hombre que todo lo que pasa por sus manos me gusta?)...

    Misterios de una mente difusa :-))

    Un abrazote y, como siempre, mil gracias por tu visita y tu comentario :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar
  5. Hola Paquito, al menos pasaste un buen rato rodeado de amigos o conocidos o desconocidos...

    Por una vez nos cambió la suerte, y si, yo también lo vi, aunque me aburre un montón, por casualidades de la vida... lluvia y un velux abierto...

    Me ha encantado esta frase "La historia es que estas cosas no son trascendentes: da igual en realidad quien gane o quien pierda, porque en el fondo nada cambiará en tu vida por ello..."

    Es una verdad como un templo, y me ha hecho recordar el anuncio de CUATRO, el canal español por el que retransitían el partido: ¿Que harás si pasamos de cuartos? Pues nada, porque nada cambia...

    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¿Sabes lo que es "sufrir" sin ver? pues eso es lo que me pasó a mí. No pude ver nada, pero estaba enterándome de todo ( la radio es una maravillosa amiga de la imaginación. Y más yendo a casa en el autores o el coche de papi, cruzando los dedos , rezando y chillando de alegría).
    Ya va siendo hora de creer en los colores rojo y amarillo sin tener vergúenza por ello , además de hacerlo en nosotr@s mism@s. Como dice el refrán: No hay mal que cien años dure. Y la cabeza alta , chaval@s ( sea aquí , allá, o en el fin del mundo).
    Besazos y ...........España prevalece.

    ResponderEliminar
  7. Muy buenas...yo tambien me negaba...pero mis razones son bien distintas a las tuyas, me cabrean estos niñitos del futbol, sus escandalos y sus aires, pero lo que mas, sus sueldazos demesurados.
    Bueno, lo vi...juer, juro que no queria...pero al final como una gili... besitos grandesssssssssss

    ResponderEliminar
  8. Estimada Claudia, Estimada Saltamontes y queridísima Sara :-))

    Por supuesto: mil gracias por vuestras visitas y comentarios... Un lujazo y un placer el leeros :-))

    @ Claudia: ¿Buen rato? Que no que no: que lo pasé fatal...

    En cambio, esta noche, seguiré a la selección de "mi otro país" y pase lo que pase, seguro que no será tan agónico como lo otro (de infarto: ¡Qué mal!).

    @ Saltamontes: he escuchado fragmentos de radio de la tanda de penalties... Tendrían que haber hecho alguna estadística del número de ataques o jamacucos que hubo en España el día del partido (seguro que se sale de la escala)...

    @ Sara: estoy completamente de acuerdo contigo, por eso no quería verlo (porque en el fondo me da igual) pero cometí el error de entrar en aquel bar...

    Y claro: a partir de ahí, la cosa fue como fue ("agónico": no hay otra palabra)...

    Un saludo para las tres y un abrazote enorme junto con mi reiteración habitual de daros las gracias por vuestras visitas y comentarios :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar
  9. Andaaaaa Paquitooo, pero que blog más chulins!!! uys lo que me queda por leer!, estoy poniéndome al día con el de Anna y ahora resulta que descubro este!!! Dió mío...
    Y encima aprenderé inglés! joé titi, dos por uno, tendrás que cobrar entrada
    :-)))))))))
    Saludos Minerveros

    ResponderEliminar
  10. Hasta yo acabé encendiendo el tv para q una compi lo viera, y yo tb lo vi!!!Si es q somos así de compasivos....jijijijiji
    Bego Mari
    cansá cansá!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Ámsterdam: ese parque temático

Wannacry - El virus que la lió parda

Riphagen: el cazador de judíos

Vacaciones

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada