jueves, 13 de noviembre de 2008

Ese pequeño extranjero / That Little Foreigner

English below (just look for the blue text),

Aparece muy a menudo en ese supermercado: suele ir tarde, entre las 20:30 y las 21:00. El supermercado cierra a las 22:00...

Suele caminar en silencio con su cesta y su escáner: el supermercado tiene un sistema por el cual uno escanea sus propios productos y al final, cuando tiene que pagar, no tiene que poner todos los productos en la típica cinta transportadora...

Suele ser algo rápido: llegas, entregas el escáner, te dicen lo que tienes que pagar y te vas...

Pero hay algo extraño: con él las cosas no funcionan así...

Todo empieza con una ininteligible frase en holandés: el pequeño extranjero siempre sonríe y, con mucho sentido del humor, suele mirar a la persona que le atiende con una gran sonrisa mientras, con su peculiar acento, dice "lo siento: no hablo holandés :-))"...

Pero le encanta que le hablen en holandés: así es como él aprende...

A partir de ahí, empieza un pequeño protocolo que, poco a poco, se va convirtiendo en costumbre: el pequeño extranjero habla durante unos segundos con la persona que le atiende, poniendo mil caras, hablando con sus manos, con sus cejas, con sus ojos...

Durante 30 segundos, incluso la persona que viene detrás del pequeño extranjero, observa con curiosidad la forma en la que él cuenta cosas, sin importar el contenido, porque sólo hay un fin, sólo uno...

Hacer sonreír a la amable cajera (suele ser una chica, aunque a veces hay también un chico que es también muy amable)...

Y durante esos 30 segundos, todo desaparece: el supermercado deja de ser un supermercado, sólo hay dos personas hablando sobre cualquier cosa, con un único objetivo claro y que no es otro que olvidar todo lo que sucede en nuestras vidas...

Porque durante 30 segundos, sólo durante esos 30 segundos, dejo de ser invisible...

Todo termina con "Have a great evening" ("Le deseo una buena noche") mientras comienzo a ordenar en mi bolsa los productos que he comprado...

No somos especiales: no somos copos de nieve únicos... En realidad, todos somos esencialmente iguales...

Pero durante 30 segundos, sólo durante 30 segundos, consigo recrear mi pequeño mundo... El mundo en el que creo, el mundo en el que demuestro que las cosas pueden ser distintas...

Y esos 30 segundos tienen un efecto curioso: al abandonar el supermercado, la persona que me ha atendido suele seguir sonriendo...

Cambiar el mundo parte de que todos podamos crear esos 30 segundos mágicos...

Es ese pequeño extranjero que quizás un día te encuentres en el supermercado: quizás ni siquiera será extranjero y seguro que no te lo encontrarás en un supermercado...

No esperes para comprobar lo que se siente durante esos 30 segundos: tan sólo hazlo...

Amsterdam Prevalece bajo un caleidoscopio de matemáticas ;-))

----------------- English Version ------------------

He tends to appears very often in the supermarket: usually late, between 20:30 and 21:00. The grocery store closes at 22:00...

Normally, he walks in silence with his cart and his scanner: the supermarket has a system where you can scan the products by yourself and in the end, when you have to pay, you do not have to put all your products in the typical conveyor belt...

Usually, the process is something quick: you arrive, you deliver the scanner to the cashier, they tell you what you have to pay and then you leave...

But there is something strange: with him, things do not work like that...

It all begins with an unintelligible Dutch phrase: the little foreigner, while smiling and with a small sense of humor, often look to the person, who tends to reply with a big smile while, with his peculiar accent, says "sorry: I do not speak Dutch : -))"...

But he loves to listen that language: that is how he learns ...

From there, it start a small protocol that gradually becomes an habit: the little foreigner speaks for a few seconds with the person who is attending him @ the checkout, putting a thousand faces, talking with his hands, with his eyebrows, with his eyes ...

For 30 seconds, even the person who is behind the small foreign, notes with curiosity the way that he try to say things, no matter what the content is, because there is only one goal, only one ...

Try to make smile to the cashier (usually a girl, although sometimes there is also a guy who is also very kind)...

And during those 30 seconds, everything disappears: the supermarket is no longer a supermarket... There are only two people talking about nothing with a single and clear objective which is to forget everything that happens in our lives...

Because for 30 seconds, only during those 30 seconds, I stop being invisible...

Everything ends with "Have a great evening" while I do arrange the products I have purchased in my bag ...

We are not special: we are not unique snowflakes ... In fact, we are all essentially the same ...

But for 30 seconds, just over 30 seconds, I do recreate my little world .. The world in which I believe, the world that shows that things may be different ...

And those 30 seconds have a curious effect: when leaving the supermarket, I observe to the person I left behind and she keeps on smiling...

Changing the world begins when you can create those magical 30 seconds ...

It's that little foreign who you may find one day while you're in the supermarket: probably you'll find he's not a foreigner and It is almost certain that you won't find him in a supermarket...

Do not wait to see what does it feels like during those 30 seconds: just do it...

Amsterdam prevails under a kaleidoscope of mathematics ;-))


Paquito.

4 comentarios:

  1. Sea lo que sea lo que irradias me encanta. No sé porqué pero me encanta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Moraño! :-))

    En primer lugar, mil gracias por tu visita y por tu comentario: todo un honor :-))

    No me saques los colores, que es muy temprano :-)))

    Lo que irradio no es real: son sólo esos 30 segundos ;-))

    Algún día te contaré: mientras tanto, una vez más, permíteme darte las gracias por tu visita y por tu comentario :-))

    Un abrazo,

    Paquito.

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    Me está gustando lo que estoy leyendo en tu blog, al que he llegado de casualidad...
    Y especialmente este escrito. A mi también me gusta observar a la gente y creer en que se puede cambiar el mundo con pequeñas aportaciones.
    I think that I'll keep on reading this blog every week.
    Nice job!
    Pat

    ResponderEliminar
  4. Hola "Pat",

    En primer lugar, gracias por tu visita y tu comentario: un verdadero placer el leerte...

    Me alegro de que te guste el contenido: debería cuidarlo un poquito más pero últimamente el cansancio lleva las riendas de mi vida...

    Por supuesto que podemos cambiar el mundo a partir de pequeños gestos: es "El efecto Mariposa" que reivindico todos los días...

    Deseo leer tus comentarios más a menudo: una vez más, mil gracias por tu visita y tu comentario.

    Saludos desde Amsterdam,

    Paquito.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido :-))