Cosas que pasan

No English Below (still on hold),

Buenas,

¡Gustazo da no tener que escribir en inglés! La libertad de vocablos y giros semánticos que puedo hacer con las palabras aparecen en el momento en el que no tengo que pensar que, lo que escribo, luego lo tengo que traducir de forma coherente...

Dice "A" que me tengo que forzar a hacerlo: como siempre, no le falta razón, por supuesto, pero es que estoy mayor y me encanta jugar con mi idioma (al tener que trabajar en inglés, tengo que reducir drásticamente la versatilidad de uno de los idiomas más bonitos y ágiles que el latín ha ofrecido al mundo).

Hoy es día festivo aquí (o por lo menos en la empresa): no tendría que haber nadie, es cierto, pero, ¡Mira tu por dónde! ¿Quién está aquí? Exacto: el que técnicamente es conocido como "El Tato" o "El Tate" (dependiendo de la región o del grado de gafapastismo del que hagas gala)...

Por cierto (hablando de gafapastismo): escribo desde el Mac, que me lo he traído a la ofi (desde que he descubierto iTunes U y me puedo bajar cursos de universidades sobre mil temas "por la filosa", incluso diría que mi marido ha dejado de roncar, como la señora de la almohada cervical)...

Es divertido: estar solo en la ofi mientras haces cosas es una de las experiencias más agradables del mundo. Tienes todo para ti así que, te pones música y ¡Hala! ¡A producir!

Con poquito que te guste tu trabajo, la experiencia es una gozada...

Hace un día excelente hay fuera y aquí dentro, mientras tanto, mis "queries" y mis cosas siguen adelante: es fantástico poder estar así...

Durante años, no sé si, por fortuna o por desgracia, por cuestiones de requerimientos de mis proyectos profesionales, me he acostumbrado a trabajar solo... Extraño, siendo alguien a quien le encanta trabajar en equipo (en especial cuando lo haces con gente competente: entonces la cosa roza el misticismo) pero, en realidad, supongo que uno se acaba haciendo a todo y, en el fondo, aunque trabajar con gente motiva un montón, el ser responsable máximo de las cosas que dependen de ti también tiene sus cosas positivas...

Semana extraña: hay días buenos, días malos y días horribles... Días horribles, con todas las letras: hay cosas a las que uno nunca podrá acostumbrarse (y paciencia tengo para dar y tomar, pero este sitio me la desafía constantemente)...

Echo de menos los giros idiomáticos: más que nunca, me paso el día jugando con las palabras y los idiomas, haciendo bromas que juegan con el sentido de las mismas... Me encanta cuando alguien me capta a la primera: me demuestra que piensa rápido y va en sintonía... Otras veces, sólo cuando lo repito 4 veces haciendo hincapié en la parte de la frase o de la palabra que es la clave de la broma, siento que pierdo el tiempo y que debería parar...

Por eso, de pronto, nuestro humor me muestra el camino: viendo a Emilio de "Aquí no hay quien viva" diciendo aquello de "¡Belén! ¡Vamos a echar uno en plan reconciliación, en plan mítico!" me arranca carcajadas o, como el protagonista de "Pelotas", cuando le dice a la querida "Rosa: ¡Mi vida es muy complicada!"...

Comentario común en las tropas expatriadas: el humor nos falta...

Curioso que uno de los humoristas más famosos de este país se llame Javier Guzmán (padre español, madre holandesa, nacido en las Canarias)... Curioso :-))

Pero, poco a poco, voy consiguiendo mis pírricas victorias: romperles la agenda y forzarles a salir un día entre semana, volverles locos hablando de mil temas, consiguiendo la armonía entre diferentes personas de diferentes culturas y nacionalidades...

Y simplemente verles de resaca al día siguiente, como si un camión les hubiera pasado por encima, guiñarles un ojo o, simplemente, hacerles sonreír mientras les recuerdas lo que sucedió la noche anterior, me recuerda que no andaré tan mal encaminado en mis propósitos, cuando, poco a poco, consigues que cosas así sucedan...

Puedes cambiar el mundo cambiando las circunstancias de las personas que te rodean: tu haces la diferencia, desde el pensamiento crítico, desde la actitud del que merece más y desea aportar más...

Porque al final, y esto es lo más importante, no hay nada más terrible que un ser humano sin ambición ni ansias de mejora: renunciar a todo supone ser capaz de prescindir de lo material, de reducir tu vida a una maleta o a una mochila, pero nunca renunciar a tus sueños, a tus valores, a aquello que te define...

Y al final del día, sigue siendo festivo pero, lo que es la vida, sigue habiendo un irreductible hispano que sigue luchando contra los molinos, porque no quiero perder lo que me hace seguir adelante...

En el fondo, como siempre, no nos podemos quejar: en serio, vivimos bien (lo sabes y lo sé) y, aunque problemas tenemos todos, en realidad, si lo piensas de verdad, te darás cuenta que, salvo temas de salud, todo suelen ser cosas con las que puedes vivir...

Las cosas que, en cambio, tienen una relación directa con las posesiones (ejemplo ejemplar: la hipoteca) son, sin embargo, las que más suelen preocupar al personal (hasta el día que la salud nos da el susto: entonces aprendemos que no, que a la hipoteca le pueden dar mucho por ahí y que lo importante es lo importante)...

Digo yo que algún día aprenderemos :-))

Eso es todo por el momento: os deseo una Feliz Semana Santa y, como siempre, ¡Amsterdam Prevalece! :-))


Paquito.

Comentarios

  1. Hola!
    vaya, veo que te has quedado en tierras gélidas...
    Lo de las bromas como que tienes toda la razón... pero imagina... cuando eso mismo pasa con gente de tu misma nacionalidad...coño! que no lo pillan, es que me pongo de los nervios y justo entonces...les llamo de toooo, jajajajaj, me paso el día bromeando, por ejemplo... llego a primera hora de la mañana a la ofi y siempre estan los dos administrativos, le suelo meter mucha caña a uno de ellos y ahora que se acaba de separar de su contraria más, jajaj, le digo... cago en la leche! yo que pensaba pillarte hoy solito y siempre nos joroban el tema nene...ahora que no tenemos que escondernos, jajajaja se muere de la risa, pero el otro se queda como pillao, yo creo que debe pensar...sera verdad o no? jajajaj
    En cuanto a lo último que dices, así es, nos acordamos de Santa Rita cuando truena...
    Un beso mu pero que mu grande.
    Otro pa la rubia.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sara,

    Mil gracias como siempre por tu visita y tu comentario: todo un placer como siempre el leerte también por aquí :-))

    Ha habido unos días maravillosos en Amsterdam: sin embargo, yo he estado malito y los he pasado en cama...

    Debe ser que las vacaciones no me sientan bien: te digo yo que un punto masoca sí que tengo :-))

    La velocidad mental es clave: estando en países donde los giros lingüísticos son más fáciles de hacer (todos los idiomas los tienen, pero los basados en latín tienen 2 mil añitos de iteraciones e intercambios entre culturas, sin contar con una libertad de campo que otros idiomas no poseen: nosotros podemos invertir palabras, no escribir pronombres, obviar verbos y, sin embargo, ser capaces de entender frases y conceptos de gran complejidad)...

    Por eso echo tanto de menos el uso de nuestro idioma: las bromas basadas en conceptos y situaciones me encantan...

    Un detalle: uno coge una serie americana, la pasa 15 minutos y no sucede nada, porque sigue entendiendo lo que está viendo...

    Una serie española (y llevo todo un fin de semana haciéndome un maratón) pasas 3 minutos y, de pronto, ciertas cosas ya no tienen sentido...

    Curioso, ¿Verdad? :-))

    Le mando de tu parte a la Rubia un besote y para ti otro: gracias de nuevo por tu visita y tu comentario :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

El cultivo de marihuana en Holanda

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

El Soporte Oficial de la Familia

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada