Una historia curiosa

La conocí esta noche: mi casera me llevó de visita y allí estaba, con una mirada tranquila, con esa extraña sensación de las personas que, después de toda una vida, contemplan lo que a su alrededor sucede con ojos reposados...

87 años: llegó a Holanda hace más de 60, antes incluso de "la Gran Guerra"... Vino por amor, porque bien es conocido que, ni el clima ni la comida son grandes alicientes :-))

Conoció un Ámsterdam tranquilo, donde todos los vecinos se hablaban, la gente se saludaba y, cuando iban de visita, como nadie tenía coche, todos llevaban botas para la nieve y, en una bolsita, los zapatos para cambiarse al entrar en la casa de turno y hacer la visita correspondiente...

Conoció a las mujeres de Vollendam que, ataviadas con el traje de su zona (donde, por cierto, los españoles se quedaron después de la guerra de los 100 años y de donde el apellido "Spanaard" surgió), venían los fines de semana a "la gran ciudad" para limpiar las casas.

Estuvo en un país donde, hasta que la inmigración de los 60 llegó, no había españoles (apenas 4 o 5 en Amsterdam y para de contar)... Cuenta con una sonrisa que, cuando decía que era española, los holandeses le hacían reverencias...

87 años: vive refugiada en su pequeño apartamento que, si no fuera por las grandes ventanas, dirías que es la casita de cualquier señora mayor de nuestro país...

Dice que ha olvidado el holandés porque ya no lo habla con nadie: vive aislada porque, al igual que conoció aquella Holanda inocente, donde la gente se hablaba y los vecinos se conocían, ha visto el trascurrir de los tiempos y, con el, como toda una sociedad ha ido cambiando, apareciendo primero la indiferencia y después el aislamiento...

87 años y, aunque "ya no soy española y desde luego que no soy holandesa" sigue resistiendo y viviendo cada día, porque "es lo que hace una persona cuando tiene mi edad"...

87 años: más de 60 en estas tierras, toda una vida en este lugar, con la extraña sensación que uno siempre tiene aquí, esa extraña sensación de "la puerta está abierta, te puedes ir cuando quieras"...

Pero esta noche, con sus 87 años, se levantará a las 2 de la mañana para ver jugar a Nadal...

¿Qué no es española? ¡Vamos hombre! :-))

Un abrazo: ¡Ámsterdam prevalece! :-))

Comentarios

Quizás te pueda interesar...

Ámsterdam: ese parque temático

Wannacry - El virus que la lió parda

Riphagen: el cazador de judíos

Vacaciones

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada