La política en Holanda

Hola,

Lo prometido es deuda y, dado que la última vez hablamos de cómo me habían ido las cosas en mi semana, no pude hablar del tema que, sin duda, forma parte de nuestra actualidad informativa aquí en Holanda (y no, no estoy hablando del mundial de fútbol, por más que aquí la cosa roce la oligofrenia en color naranja)...

Hace unas semanas tuvimos elecciones generales después de que la anterior coalición de gobierno se desintegrara por el tema de la Guerra de Afganistán (una parte de la coalición se oponía a continuar allí, mientras otra parte mantenía la posición contraria).

Finalmente, en una reunión publicitada en todos los medios (nota al margen: ¡Qué envidia da ver llegar a un ministro de algo en bici al lugar donde se reunieron!), la cosa se torció y, de esos polvos, estos lodos...

¿Y cómo es la cosa por aquí?

Holanda, desde una perspectiva política, es un país muy fragmentado: a diferencia del bipartidismo imperante en casi todo el resto del mundo democrático aquí el voto está repartido entre varios segmentos políticos.

Así por tanto, uno tiene un partido liberal, un partido democristiano, un partido laborista, un partido de "centro" y/o un partido de los verdes (por poner un ejemplo) y las coaliciones de gobierno implican, como mínimo, la unión de 3 o más fuerzas para hacer posible la formación de gobierno (aunque en teoría es la Reina quien finalmente decide qué coalición gobierna, pero bueno, en estos tema no entro :-))

La filosofía política y de gestión de este pequeño país es bastante fascinante: en primer lugar, culturalmente existe una forma de afrontar los problemas casi autóctona, llamada "Polder" (en referencia a las extensiones de tierra que reclaman al mar y que reciben ese nombre en neerlandés).

Esta filosofía determina que, al afrontar un problema, todas las partes afectadas por el mismo deben estar representadas y las decisiones deben ser tomadas en consenso.

¿Ventajas? Al representar a todas las partes y conseguir consenso, las decisiones son sostenibles en el tiempo (así evitan que un gobierno haga una ley y el siguiente la tumbe y viceversa).

¿Inconvenientes? La toma de decisiones se eterniza (me contaron que para trazar una pequeña autovía entre dos puntos cercanos a Amsterdam, llevan algo así como 20 años discutiendo el trazado: como "todas las partes" deben estar representadas, bástase que una no esté de acuerdo para que todo tenga que volver a empezar de nuevo).

Nótese que el modelo Polder se agiliza cuando la cosa va de esquimarte los ingresos (esto es, subirte los impuestos, reducir las prestaciones que el Estado puede ofrecerte o, mi favorita, que te hagan mix de producto y te casquen una subida de impuestos con recorte de prestaciones).

¿Y quién ha ganado?

Pues en estas elecciones, a priori, los partidos conservadores pueden hacer coalición y gobernar... Esa es la teoría porque, y aquí está la madre del cordero, la cosa no es tan fácil cuando uno de los partidos que pueden hacer esa coalición es el "Partido de la Libertad" (el PVV) de Geert Wilders...

¿Quién?

Ahí vamos: ponte cómodo y disfruta del viaje, porque vamos de cabeza a la caverna más profunda de "aquí, mis amigos"...

Nota al margen: ya me jode tener que estar precisando que el tipo éste, obviamente, no representa a todos los holandeses y bla bla bla... Pero como vivimos en el mundo en el que vivimos, tengo que decirlo, porque hay gente que, si no se lo das mascadito, los malpensadores y mindundis de siempre, pues entonces se rebotan (y tampoco es plan)...

Al tema: antiguo parlamentario del partido democristiano, Wilders fundó en su día "El Partido de la Libertad" (PVV) para denunciar lo que, a sus ojos, suponía una amenaza por parte de un sector de la población inmigrante (en particular los de credo musulmán).

De corte liberal, Wilders defiende que los extranjeros no pertenecientes a la Unión Europea no deberían tener "tan fácil" (seamos educados) el acceso a Holanda y que, en particular los musulmanes, representan una amenaza hacia el estilo de vida de los holandeses...

Hasta aquí, nada nuevo bajo el sol: desafortunadamente (ésta es mi opinión), de éstos hay por todas partes y que iluminados como este tipo acusen de parásitos o culpen de los males de una sociedad a aquellos que son distintos.

A su vez, negar que existe un problema es de género tonto: lo hay y ahí está, resultado de vivir bajo el mismo techo gente de distintos lugares, credos y costumbres... Se puede lidiar mejor o peor con el problema, pero, en mi opinión (y esta opinión es enteramente mía) la cosa va mal de base, por cuanto el planteamiento es poco menos que "nosotros lo hacemos todo bien y no entendemos porqué no se quieren someter a nuestra cultura"...

Aquí es donde yo, como extranjero (por más distinciones que, a priori, ellos hacen conmigo por aquello de que vengo de un país de la Unión Europea) tengo algo que decir...

Wilders sostiene que los problemas de inseguridad o las personas que defraudan al sistema social son, esencialmente, extranjeros y que, "muerto el perro, se acabó la rabia", si quitamos de la ecuación a los inmigrantes (y en especial, a los de credo musulmán) esto volverá a ser la maravillosa Arcadia que, se supone, siempre fue este país...

En un contexto económico como el actual, este tipo de mensajes calan: las crisis económicas desatan el miedo y, cuando uno tiene miedo, el refugio en grupos de semejantes es el primer recurso del ser humano, asumiendo como amenaza, precisamente, a aquellos grupos que sean distintos a nosotros...

Pero no es tan fácil: resulta que, efectivamente, esos grupos conflictivos de los que Wilders habla, son en realidad una segunda o tercera generación de inmigrantes que, en su día, ellos mismos trajeron a este país (parecen olvidar que son ellos los que traen a inmigrantes de Turquía, porque, en su día, los inmigrantes italianos y españoles "éramos muy ruidosos")...

Son, por tanto, ciudadanos holandeses, no extranjeros... Y Por tanto, como por ahí la cosa no progresa, la cosa empieza a tomar otros tintes, introduciendo el tema religioso como forma de meter en la ecuación a aquellos que ellos consideran la causa de todos los problemas de su país (porque, claro está, en este país se mataba a los cerdos a besos antes de que hubiera inmigrantes: conocidos son los holandeses por su generosidad y apertura mental, por su honradez en el comercio y por su respeto hacia otras culturas, como en Indonesia o en Suráfrica, donde, en este último lugar su famoso modelo de gestión de diversidad étnica, llamado "Apartheid" y aplicado por holandeses allí aficandos, los conocidos "Boers", que en holandés significa "granjeros", tan buenos resultados dieron en su día)...

Y más gracioso es que "crisis" en este país es tener un 4% de paro (cuatro, no me he equivocado de número) y donde, curiosamente, éste es un país que vive de cara al exterior, con casi toda su producción dedicada a la exportación y a las relaciones comerciales con terceros países...

Ese para mi es el problema de base: "la culpa es de ellos: nosotros no hacemos nada mal"... Así empieza el nudo gordiano de este tipo de ideologías, donde la cosa va de que poco menos este sitio era idílico y que los extranjeros hemos corrompido su sociedad y sus sacrosantos valores...

Este tipo de fenómenos, insisto, no son nuevos en Europa ni mucho menos en España (para nosotros, quizás, es más reciente, porque hasta hace 4 días no recibíamos inmigración) pero quizás lo nuevo es verlo aquí, en un país que donde a la población no se le cae de la boca lo del "somos muy tolerantes" y donde, por motivos históricos, este tipo de asuntos han estado, hasta hace nada, fuera de toda discusión...

Pero... ¿Y esto de dónde viene?

La cosa surge hace unos años cuando, en Rotterdam, un señor llamado Pim Fortuyn, funda un partido defendiendo este tipo de postulados...

Lo bueno de la democracia es que, siempre que se utilicen los canales del diálogo y de la razón, todas las ideas pueden tener cabida (incluso aquellas que son contrarias a la propia democracia: es una paradoja desdichada del sistema, pero éstas son las reglas de juego del poder de, para y por el pueblo)...

El problema, claro está, aparece cuando según que postulados pueden resultar ofensivos (sin entrar en razones) para determinados miembros de la sociedad en la que vives.

Esto es: cuando a uno le dicen que su religión es poco menos que "una civilización retrógrada", pues claro, el personal se ofende (venimos de un país con una dictadura de corte religioso, así que mejor que en esto nos quedemos calladitos y escuchemos con las orejitas bajas)...

Por desgracia, Pim Fortuyn es asesinado por un descerebrado: la tensión con la comunidad musulmana se dispara y, aunque la cosa parece irse de madre, la verdad es que los representantes de ésta comunidad en los Países Bajos junto con los representantes del resto de comunidades de este país hacen un trabajo bárbaro para que todas las partes se entiendan y se eviten males mayores...

Nota al margen: según mi investigación, el tipo no era musulmán, pero entendió que el amigo Fortuyn representaba una amenaza para Holanda por sus postulados (aquí cada loco con su tema, lo cual demuestra que estas cosas no entienden de credo, origen, orientación sexual o club de fútbol).

Tiempo más tarde, un cineasta holandés, Theo Van Gogh, en su legítimo derecho a la libertad de expresión, dirige una película muy crítica sobre el mundo musulmán... Una vez más, el planteamiento es duro contra determinadas partes del mundo islámico y, desgraciadamente, otra vez más, otro descerebrado lo mata en medio de la calle...

El mal ya está hecho: aquellos que buscan la distensión tienen sus mártires y aquellos que buscan la identidad y la reivindicación de su identidad a través del fanatismo ya tienen su causa y su medio...

Con estos antecedentes nace por tanto la figura y el Partido de la Libertad, el cual se ha convertido, en estas últimas elecciones generales, en la tercera fuerza política más votada de Holanda (después de los democristianos y laboristas)...

Pero... ¿Y tantos son?

Es relativo: lo cierto es que son la tercera fuerza política y que, según me han contado (me encantaría acceder a los datos estadísticos para confirmarlo) el caladero de votos del PVV está en el sur del país (la parte católica del país y que nosotros, en tiempos del Imperio, conoceríamos como "las provincias leales").

Quizás lo sorprendente en esta historia es hablar con holandeses que dicen (eso dicen) que no votan al tipo éste, pero que, después de unos cuantos minutos hablando sobre el tema, te sueltan unas lindezas aterradoras...

Es decir: el "Yo no soy racista pero" que gastamos por allí abajo, pero a lo bruto y en plan "Mientras trabajes, a mi no me importa que estés aquí, pero como se te acabe el trabajo, ya te puedes ir de cabeza a tu país, que aquí no te queremos" (no importa que yo haya contribuido al sistema pagando mis impuestos y mis seguros de desempleo, pensión, etc. etc. etc.)...

Esto no sólo no me lo han dicho una vez, o dos o ni siquiera tres, sino varias veces... Lo peor no es que me lo diga, además, un garrulo de alguna granja del norte del país... Lo peor y más triste es que te lo suelte gente que ha vivido varios años en el extranjero (incluso presumen de ello) y que, eso sí, muy generosos, a ti te excluyan del problema ("porque yo te conozco" o "porque tu eres de la Unión Europea")...

Vamos: lo que viene siendo xenofobia matizada por los propios partidos de su país, los cuales saben que con la UE no hay nada que hacer...

Interesa, además, el actual debate que las fuerzas políticas mantienen últimamente acerca de la adhesión a los Tratados de la Unión Europea... "Aquí mis amigos" están últimamente quejándose de que dichos tratados no se pueden firmar excluyendo tal o cual cláusula porque el objetivo (allá vamos Maripuri) no es otro que, todo lo que sean cláusulas de gestión de extranjeros, ellos quieren disponer de la discreción de aceptarlas o no...

Te contaré una anécdota (corroborada además por varias personas de mi entorno): en este país, una de las primeras preguntas que te hace un holandés al conocerte es "Bueno... ¿Y cuanto tiempo piensas quedarte?"

En otros lugares del mundo te preguntan de dónde vienes, que qué haces por aquí y todas esas cosas, pero aquí, curiosamente, la pregunta poco menos que implicita "Bueno... ¿Y cuando te vas?"

Quizás es una forma de hacer conversación (tampoco les puedes pedir que te hablen de Machado porque, como los españoles, tampoco le leen mucho), pero lo cierto es que es chocante...

Obviamente, no toda la sociedad es así pero, ya digo, con el tiempo uno se va dando cuenta de que, como en el Metro por las mañanas, a poco que afines el olfato, puedes detectar quién se dio un agua antes de salir de casa o quien viene sudado de casa...

Y quizás es más gracioso cuando una cosa de estas te sucede en una conversación con varios extranjeros en la mesa, mientras un holandés te dice (eso sí) que "tu no eres el problema, porque te conozco" pero que, en el fondo, nosotros estamos aquí poco menos que estorbando y que, todavía, les tenemos que dar las gracias...

Ésta es la parte donde yo me rebelo: yo tengo un trabajo aquí porque no han encontrado a un holandés que lo haga o que lo sepa hacer y sobre el tema de la integración, quizás si fueran un poquito más abiertos, quizás, gente como yo, que está deseosa, quizás lo lograría (no les voy a pedir que sean como los gaditanos, pero sí al menos que te dén los buenos días cuando vives con ellos en el mismo edificio, experiencia que viví durante varios meses y que me pareció demencial)...

En un país bilingüe (el inglés aquí es idioma absolutamente común y puedes sobrevivir sin hablar una palabra de neerlandés), resulta curioso que, de pronto, su ventaja competitiva se utilice como arma contra los extranjeros... "Es que no hablan nuestro idioma" te dicen en inglés... En su línea, ahora imponen el aprendizaje de su idioma a los extranjeros no comunitarios (con los de la UE no pueden), quienes, además, deben presentar un documento firmado por varias personas que atestigue que, de forma regular, ellos utilizan el neerlandés como lengua vehicular...

Estas cosas me recuerdan a las veces en las que, en Amsterdam, estando con personas que hablan holandés perfectamente, los dependientes de las tiendas (holandeses) les responden en inglés a sus preguntas que, eso sí, han sido formuladas en el idioma local (tienen que insistir para que, finalmente, el holandesito se baje de la burra y te hable su idioma)...

Claro: y luego tenemos la descortesía de no integrarnos... Si ejjjjjj que...

Volvemos al principio: "nosotros no hacemos nada mal: son ellos"... Los problemas no se solucionan culpando al otro: algo haremos mal también los demás cuando la cosa está como está (incluyéndome a mi, porque, mal que le pese a alguno, pago aquí mis impuestos y, por tanto, siguiendo un famoso principio, no puede haber tasación sin representación)...

Lo peor, para mi, no es que estas cosas sucedan (desafortunadamente, esto ha pasado en Austria, en Suiza, en Francia, Italia y ahora en Holanda), porque forma parte de nuestra naturaleza el utilizar el miedo como arma...

Lo peor para mi es ver a una sociedad que presume de ser algo que, a la vista de los resultados electorales, resulta evidente: no sé como era hace años este país (dicen que era distinto, "más abierto"), pero, en mi humilde opinión, la indiferencia no es tolerancia (que aquí suelen ser confundidas con clamorosa facilidad)...

Mi último detalle lo veo todos los días en la calle, cuando voy a mi parada de autobús... Hay un vehículo, un todoterreno negro, aparcado enfrente de mi casa, que me hace pensar todos los días en estas cosas... No hablo de que sea un vehículo altamente contaminante o cosas así, sino de la matrícula, donde el dueño, mostrando su ideología, ha puesto una pegatina del escudo de la Confederación Helvética encima de donde aparece el escudo de la Unión Europea...

Afortunadamente no todos parecen pensar así, eso es verdad, pero los datos están ahí: tercera fuerza política de Holanda y creciendo (eso sí, como con Álvarez del Manzano en Madrid: nadie reconoció nunca que lo votaron y ganó por mayoría absoluta durante 14 años)...

Eso sí: "Tu no eres el problema porque eres de la Unión Europea"... Menos mal: me encantaría saber lo que le dicen a alguien que no lo es (supongo que "Tu no eres el problema porque te conozco").

Repito: hay problemas, es verdad, y son serios, es bastante cierto, pero como en todas partes y, aunque en todos los lugares somos unos hipócritas ("Yo no soy racista pero...") lo cierto es que, cuando uno es extranjero, quizás prestas más atención a estos detalles (y a mi esto me preocupa bastante, porque trabajo todos los días con un montón de personas de varias nacionalidades y me identifico con ellas)...

En el último invierno, terrible por otra parte, una tarde me quedé absorto, delante de la ventana, viendo la terrible nevada que estaba cayendo. Un compañero se me acercó y me dijo "Esto no es España, ¿Verdad?" y le respondí que no, que por allí abajo los inviernos son más suaves... Su respuesta fue directa: "Pues ya sabes, si no te gusta, vete" me dijo en un tono casi despectivo... "Nadie me echará de menos, ¿Verdad?" le pregunté esperando su respuesta... "No" dijo por fin... "Precisamente por eso me voy a quedar un tiempecito más: para que os acordéis de mi" dije finalmente sosteniéndole la mirada...

Es que yo también soy muy tolerante cuando me pongo y, eso sí, ellos no son el problema, "porque yo ahora les conozco"...

Un saludo: ¡Amsterdam Prevalece!

Paquito.

Comentarios

  1. hola!! es la primera vez k visito tu blog y esta genial!!
    me gusta el diseño de tu blog
    me gusta lo k escribes!
    besos desde http://sweetsyte.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Hola Tere,

    Mil gracias por tu visita y tu comentario: todo un placer el verte por aquí :-))

    Te agradezco las amables palabras: siéntete libre de pasarte por aquí cuando quieras y de comentar aquello que sientas o que quieras decir :-))

    Un abrazo y, de nuevo, mil gracias por tu visita y por tu comentario :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Llevo mucho tiempo siguiendo tu blog (Como, desde el principio more or less).
    Y para la semana estare en amsterdam unos dos dias. Haber si es verdad esa belleza que nos describe de ella. Y asi, yo tambien puedo decir amsterdam prevalece :D.

    Un saludo.

    p.d. Ire a la biblioteca haber lo linda que es.
    p.d.2 Me hacia ilusion ponerlo aqui :D

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Miguel! :-))

    Gracias por tu visita y por tu comentario: un verdadero placer el leerte por aquí :-))

    Recuerda que, cuando visites la Biblioteca Central de Amsterdam, tienes que tomarte algo en la terraza de la Sexta Planta :-))

    Un abrazo enorme y, de nuevo, mil gracias por tu visita y tu comentario :-))

    Paquito

    ResponderEliminar
  5. Hola!!
    Sólo saludar, y felicitarte por tu blog :))

    Hace poco visité Amsterdam, me vine maravillada por las bicicletas, de hecho me he comprado una !!!

    Una preguntita, tienes alguna idea de como puedo hacer allí compras desde aqui (España)

    Gracias :)

    Pilar

    ResponderEliminar
  6. Hola Pilar :-))

    Mil gracias por tu visita y por tu comentario: un placer el leerte :-))

    Pues la verdad es que no lo sé: tienen "Bol.com" donde podrás comprar cosas :-))

    Tienen otras webs que puedes encontrar en Google: yo vivo aquí, así que ese problema, afortunada o desafortunadamente, no lo tengo :-))

    Siento no poder serte de mayor ayuda :-((

    Un abrazo y, de nuevo, mil gracias por tu visita y tu comentario :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

El cultivo de marihuana en Holanda

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

El Soporte Oficial de la Familia

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada