La diferencia

Hola,

Normalmente suelo escribir un resumen de las cosas que me pasan entre la última vez que escribo y el momento en el que empiezo este post: lo suelo hacer, dependiendo del día, de mejor o de peor humor, contando cosas más o menos graciosas, curiosas o, simplemente, personales...

Hoy sólo te contaré una historia que empezó hace 2 días y que ha finalizado esta tarde: es una tontería pero, alrededor de ella, varias cosas han sucedido...

Hace 2 días, mi assistant me pidió ayuda: tenemos a un compañero "de tierras muy lejanas" que necesitaba viajar a París y, con motivo de las huelgas de transporte público en las Galias, temíamos que no pudiera alcanzar su destino desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad de la luz...

Mi assistant es una máquina: mitad holandesa, mitad italiana (tremenda mezcla, aunque ha salido con la buena combinación: dulzura italiana con determinación holandesa) pero, sin saber muy bien porqué, me pidió ayuda:
Ella: ¡Paquito! ¿Tu conoces a alguien en Francia?
Paquito: Sí claro... ¿Qué pasa?
Me contó la historia de nuestro compañero y, a partir de ahí, empezó la operación de nombre clave "Grève is not Spanish" ("Grève no es español", siendo "Grève" huelga en el idioma de Molière)...
Paquito: Hola Manolo...
Manolo: ¡Hola! ¡Buenas tagdes!
Paquito: Manolo: generalmente te llamaría para temas de curro, pero hoy necesito tu ayuda.
Manolo: ¿En qué puedo ayudagte Sacre Bleu?
Imagínate que "Manolo" no es "Manolo", sino un compañero francés y que, en lugar de español, el tipo habla francés con su muy pronunciado acento francés (también imagínate a mi hablando francés, aunque últimamente lo tengo oxidado).

Le comunico mi objetivo: necesito un número de teléfono para un servicio de Taxi en París con código de cliente "chupipandi" para que nos traten bien...

Confirmo a mi assistant que tenemos un contacto positivo... Ella también está al teléfono, buscando lo mismo que yo...

Y ahí es donde salgo disparado a por mi compañero de trabajo.
Paquito: ¡Hola! (en Inglés).
Compañero: ¡Hola! (en español: los tengo bien enseñados ;-)).
Paquito: Me han comentado lo de que mañana viaja a París. Acabamos de contactar con Francia y estamos buscando un método para que pueda alcanzar el centro de París sin problema, aunque con la huelga no sé yo...
Compañero: ¡Ohhhhhh! (flipando).
Paquito: En cuanto tenga más noticias le informo :-))
Compañero: ¡Gracias!
Y ahí es donde el "Momentazo Paquito" se desata, porque le pongo un mail a Francia con el asunto "Operación Grève is not Spanish" con mi assistant y mi colega en copia, resumiendo lo hablado por teléfono...
Assistant: ¡Eres tremendo! (muriéndose de risa)
Paquito: Recuerda: la civilización, tal y como la entendemos, nació en el Mediterráneo...
Disfrutamos de ese pequeño momento de locura que algo tan tonto como buscar un taxi nos produce: puedes hacer de algo tan nimio un momento simplemente genial...

Y por fin Francia responde con los detalles que necesito...
Paquito: ¡Hola! (en español y una enorme sonrisa)
Compañero: ¡Hola! (también en español y con cara de "¿Otra vez?").
Paquito: ¡Lo tenemos! Acabo de llamar y me han dicho que no aceptan pre-reservas, así que tendrá que llamar cuando aterrice.
Compañero: ¡Ok!
Paquito: éste es su número de vuelo... Llega a tal hora y éste es el número de teléfono que tendrá que marcar... Este es el número de cliente: hablan inglés, lo he verificado, y ésta es mi tarjeta con mi número de teléfono móvil... Si pasa algo, si necesita algo o si es necesario mentar a la madre de algún gabacho (juro por Snoopy que solté eso: no es coña), me llama sin problema, que para eso estamos...
Compañero (flipando): ¡Gracias!
Detalle: cogió mi tarjeta con las dos manos ;-))

Detalle: cogí su tarjeta con las dos manos ;-))

Uno de mis compañeros me mira sin comprender: habiendo una francesa en su zona, nunca se le ocurrió pedir su ayuda, pero, y aquí quizás radica la diferencia, cuando uno hace algo, lo hace "a su forma", porque algo tan tonto como pedir un taxi en París, también, puede ser maravillosamente divertido...

Más allá de las sonrisas y del cachondeíto entre la assistant, mis compañeros y yo, todo queda en una anécdota...

Hasta esta tarde...
Compañero: ¡Hola! (en español: ya os digo que la conquista ha comenzado).
Paquito: ¡Hola! (enorme sonrisa) ¿Fue todo bien?
Compañero: Sí... Gracias: estaban muy ocupados ese día, pero todo salió bien...
Paquito: ¡Me alegro un montón!
Compañero: Sí... Todo fue bien y, por eso...
Veo que abre una bolsita...
Compañero: Te he traído ésto: ¡Muchas gracias! (esto último en español).
Paquito: ¡Nooooo! ¡No hacía falta!
Compañero: Sí sí... ¡Es para ti!
Paquito: ¡Gracias! ¡Gracias! ¡No hacía falta! ¡Si me lo pasé teta haciéndolo!
Compañero: ¡Muchas gracias! (otra vez en español).
Al final de la tarde le habré dado como 8 veces las gracias... Me pilló de sorpresa, a traición: los regalos me hacen sentir raro, por eso siempre digo que no son necesarios (y por eso, cuando aún así suceden, me hacen sentir tan raro: no estoy acostumbrado).

¿Y qué fue ese regalo? Pues "tan sencillo" como esto:


Por supuesto, todo va bien hasta que alguien me intenta amargar la fiesta:
Personaje (cogiendo mi chocolate de mi mesa sin permiso): ¡Este chocolate viene de Tanzania!
Paquito: ¡No lo sabía! ¿Y es bueno?
Personaje: He estado en las granjas que cultivan ese chocolate...
Paquito: ¿Ah sí? ¿Y cómo es?
Personaje: Es chocolate de esclavos... Ese chocolate está cultivado por esclavos...
No entiendo el comentario: puede ser verdad, no lo dudo, pero ni yo lo he comprado, ni la persona que lo ha adquirido lo sabía... Al contrario: pretendía darme las gracias por ayudarle y, si es verdad (que puedo dudarlo: dice "Tanzania" y Tanzania para empezar es muy grande), ya digo, no viene al caso...

Quizás me iba a quedar con un cierto regusto amargo, hasta que, una vez más, el karma me ha mostrado que sigo teniendo buena estrella...

La semana que viene tenemos formación fuera de la empresa (vamos a un lugar secreto secretoso, en plan gabardina y gafas de sol, cual imputado por corrupción en cualquier cosa en España), así que se han organizado coches con conductores y pasajeros...

Y al parecer (eso me ha contado un pajarito) a mi me habían destinado en un coche pero ha habido una persona que ha pedido que cambiaran la asignación para llevarme en su coche...

Algo tendré para que aprecien mi compañía... Quizás que, hace una semana, esa misma persona me llevó en su coche y nos lo pasamos teta (en un coche doy mucho juego: y más aún cuando el GPS tiene el fondo de pantalla por defecto de un Mac :-)).

Algo tendré para que me aprueben un cambio en un sistema fuera de plazo... Algo tendré cuando un compañero se preocupa en su tiempo libre en buscar documentación para que aprenda a hacer mejor según qué cosas...

Algo habrá cuando me pidas ayuda y te la ofrezca: me encantará hacerlo y enseñarte algo si eso te puede aportar valor... Me hará feliz pensar que, a partir de ese momento, sea lo que sea que estés haciendo, quizás, será un poquito mejor, o será más rápido, o tardarás menos tiempo en hacerlo...

Algo habrá cuando, al decir alguien "Paquito" por estos lares, saben perfectamente quién soy (¡Como para no saberlo! ¡Criaturicas! :-)).

Y algo tendré cuando, después de discutir hasta la extenuación, al menos se me reconozca que "algo de razón llevo"... O algo tendré cuando, aún después de meses de haber perdido el contacto contigo, te envío un e-mail para decirte que hay unas vacantes que te puedan interesar...

O quizás me acordaré de tu cumpleaños, o te llamaré desde cualquier lugar del mundo para decirte "¡Hola!", o quizás te escucharé cuando más lo necesites, por más que, una vez que estés bien, no vuelvas a saber de mi durante meses...

Quizás la diferencia es que, esta noche, cuando no quedaba nadie en la oficina, me he acercado a la mesa del compañero que me hizo el regalo y, en su idioma, le he dicho:
"¡Gracias! ¡Lamento irme antes que Vd.! ¡Hasta Mañana!"
Y quizás la diferencia es que, con una enorme sonrisa, él ha dicho en el idioma de Cervantes:
"¡Hasta mañana!"
Debe de ser por aquello de que no todos somos iguales: por eso mañana compartiré la mitad del chocolate con mi assistant: "Compartir es vivir" que dicen...

Quizás esa es la diferencia: "no toda la hierba crece al mismo nivel" y quizás por eso, también, no todo el mundo recibirá el trato que te describo ahí arriba.

Esa, también, es la diferencia...

Un abrazo: ¡Amsterdam Prevalece!

Paquito.

Comentarios

  1. Les tienes a todos comiendo de tu mano, je, je.

    Estoy muy de acuerdo contigo que hay que intentar ser amable y estar disponible para todos, a la larga la gente y la vida te lo devuelven con creces, verdad?

    ResponderEliminar
  2. Recuerda esto: Cuando dás , ya estás recibiendo..... Además , no hace falta pregonarlo a los cuatro vientos porque la naturaleza es sabía. Y sé que me entiendes perfectamente entrelíneas.
    Un beso y baja de la nube de vez en cuando

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! :-))

    Estimados Santiago y Saltamontes: como siempre, todo un placer el disfrutar de vuestras visitas por estos lares. Mil gracias como siempre...

    Este post tiene un contexto muy definido: vuestras reflexiones son correctas, pero cuando uno estalla, pues también viene bien poner en algún sitio lo que piensa :-))

    @ Santiago: es el Karma y, con el tiempo, efectivamente, las cosas se ponen en su sitio solas :-))

    @ Saltamontes: ¿Qué te voy a contar? Lo de "entre líneas" contigo es como estrellarse contra un muro y que te digan "Me parece que no se puede pasar" :-))

    Que agusto me quedé cuando escribí este post... ¡La virgen! ¡Qué bien sienta tener un blog! (terapéutico total oyes :-))

    Un abrazo enorme para los dos y, de nuevo, mil gracias por vuestras visitas y comentarios :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

Vacaciones

¿Qué sabe una página web sobre mi? Descubre Click Click Click