Legacy - Próxima Estación: "Esperanza"

Hola,

Rebuscando estos días entre mis cosas, he encontrado una serie de artículos y textos que nunca publiqué...

Al leerlos otra vez, con el tiempo como fiel corrector de estilo, viendo como las cosas eran cuando se plasmaron esas palabras, he vuelto a descubrir cosas de mi (algunas con cariño, otras con pena, todas con la sensación de que, afortunadamente, lo que soy, lo que me define, apenas ha cambiado)...

Lo que vas a leer a continuación es un e-mail que nunca se llegó a enviar: éste correo electrónico estaba previsto ser enviado el 24 de Octubre de 2007, un par de días antes del día de mi partida hacia Holanda, hace ya 3 años...

No sé exactamente porqué no lo envié: quizás porque rezumaba tristeza, no lo  recuerdo, pero ahora, 3 años y pico más tarde, al encontrármelo, he decidido publicarlo y que sea lo que Dios quiera...

Disfrútalo: Así es cómo entonces veía mi vida, mis siguientes pasos y todo lo que, más o menos, pensaba que me iba a encontrar :-))

Próxima Estación: Esperanza...


Dicen que es lo último que se pierde y además es la contraseña de un servicio on-line que le creé a una persona (tranqui, nadie sabe que eres tu :-))...


Este e-mail se escribe en Google Docs usando FireFox, será enviado vía Hotmail mientras mi iPod se carga y funciona (¡Sí funciona!) con todo ello en Ubuntu Linux (Y se supone que no se puede)...

¿Quién hubiera dicho que yo acabaría siendo usuario convencido y fiel de esas tecnologías?

Yo, hace dos años, no.


Pero debe de ser que el destino, que tiene siempre ese cierto sentido de la ironía, nos enseña que, mientras ciertas cosas no varían, otras sí. Y eso es bonito: muy bonito :-)


Dicen que la esperanza es lo último que se pierde y así pretendo creerlo: me vuelvo a "la civilización" una vez que "por aquí" las cosas no han ido bien...


Mientras que, otras veces, me he ido con una gran sonrisa por aquellos lares, esta vez me voy con una cierta tristeza... Es triste confirmar lo que uno ya sabe: que éste no es mi lugar...


Pero la esperanza hace que un pequeño brillo surja del fondo de mis ojos: éste año, dentro de lo malo, he re-descubierto a algunos AMIGOS (con mayúscula) y he conocido a personas que me han hecho pensar... Me encanta que las personas me hagan pensar: me hacen sentir vivo y por ello, quiero agradecer a esas personas su forma de ser...


Stay Hungry, Stay Foolish...


Me toca ahora integrarme en una sociedad difícil: son muy fríos y directos, distantes, capaces de hacerte sentir transparente en medio de la multitud... Pero aprecian la sinceridad, el hablar claro, protocolos los justitos y, sobre todo, el tremendo respeto a tu espacio, aquel donde el silencio te rodea, la soledad te abraza y sale a flote todo lo que eres, lo bueno y lo malo...


Iré a buscar un trabajo, que no es moco de pavo: sin prisa, sin pausa, disfrutando de cada uno de los choques culturales que me encuentre: los malentendidos, las diferentes costumbres, culturas y, sobre todo, una figura, la del espectador, el que lo observa, el que lo vive y piensa sobre ello...


Este año se caracteriza por los silencios: ser testigo de tantas y tantas cosas que no me gustan es duro pero, deberíais saberlo, más duro aún es no poder decir nada: a pocas personas les gusta aquí que se le digan las cosas como uno las siente... La integridad y la honestidad aquí son peligrosas: esta es tu sociedad, lo sabes, no mires para otro sitio...


Me preguntaba hace poco una persona acerca de mi carácter: no comprendía como era capaz de entender y adaptarme a culturas tan distantes a la mía propia y que ésta, a su vez, sin embargo, era incomprensible e inaceptable para mi... Mi respuesta ha sido desde hace años la misma: "Ahora mismo, por allí arriba, seguro que hay alguien que piensa exactamente lo contrario"... No eliges donde naces pero sí eliges donde vives, eliges en cierta forma tus valores y tus principios...


La dignidad es un bocadillo de chopped: lo aprendes en los aeropuertos... Vives sin embargo en una sociedad que refleja su funcionamiento a través de dos conocidos iconos: el toro y el Quijote (no te preocupes: en Francia "Los Miserables" de Víctor Hugo y "El Avaro" de Molière radiografían su sociedad a la perfección) pero nadie habla nunca de algo más pequeño y sin embargo importante: la integridad...


Aferrarse a un bocadillo de chopped despreciando lo que te define como ser humano es triste y he tenido todo un año para vivirlo, día sí, día también, en situaciones que sólo te contaré (o ya te he contado) tomando un café o comiendo juntos (el Café Gijón nos ha dado juego en los últimos tiempos ¿Verdad? :-)).


Mi nueva sociedad ahora se refleja a través de "El Holandés Errante"... El título acojona y, tengo el privilegio de decirlo, fui testigo, una vez, de ver a uno de ellos maquinar en voz alta (mientras una voz en castellano me decía: "Ahí lo tienes: son así" :-)).


Me dicen que tengo tendencia a enrollarme en estos mails: es cierto... Al hablarte vienen a mi cabeza mil cosas que contarte, mil formatos a través de los cuales me podría regir (al venir a casa quería escribir este e-mail utilizando los títulos de mis canciones favoritas que escucho en el iPod), ponerte links hacia conceptos, imágenes... Pero al final, suele suceder, uno se olvida de esas cosas y escribe desde el corazón, intentando que las vísceras no salgan mucho, que no es bueno...


Ya tendré tiempo para sacarlas: tengo paciencia y tiempo... Y sobre todo, memoria: no olvido fácilmente...


Está visto que estoy condenado a vagar por el mundo: es triste sentirse ajeno al lugar donde has nacido y crecido, créeme... La soledad no es estar solo: soledad es estar rodeado de personas y sentirte no comprendido (alguna que otra hay, es verdad, pero son demasiado escasas)...


No hay nada peor...


Me preguntan siempre qué es lo que encuentro allí que aquí no encuentro: pensaba tiempo atrás que por allí encontraba felicidad... Sin embargo, ayer mismo, encontré una gran definición de lo que me sucede por allí arriba, que no es otra cosa que, simple y llanamente, no ser infeliz...


¿Qué encuentro entonces? Pequeñas cosas... Un tremendo respeto por el individuo y su espacio: un sentido de la tolerancia distinto (ni mejor ni peor) al de aquí y una serie de valores que coinciden con los míos (como un alto sentido de corrección y justicia ante las cosas que nos suceden en la vida)...


No es fácilmente explicable: sólo sabes que está ahí porque lo sientes, lo vives...


Te dejo otra vez, por tanto, por aquí solit@ (me recuerda a una maravillosa frase que me arranca últimamente un montón de sonrisas: "Venga, vamonos a dormir que estos señores tienen que irse" :-)), cuidando de éste, tu país...

Intenta, en la medida en la que tu afectas a un entorno, cambiar las cosas... Puedes cambiar el mundo, créeme: si he conseguido que "Chanquete ha muerto" en Amsterdam se entienda como "Cuidao que voy" y en Alemania expresiones y palabras como "Tengo un macutazo", "I'll send you an emilio", "Un saludete" y (por influencia :-)) "Hola Hola Coca-Cola", tu puedes conseguir que el lugar en el que vives sea un poquito mejor... Yo aquí no soy capaz, pero por allí logro pequeños cambios y, a fin de cuentas, lo importante es conseguir cambiar las cosas allá donde puedas...


He sido "embajador" (toda persona que viaja a otro país, le guste o no, representa a su patria y su cultura: tengo presente la próxima vez que hagas el imbécil por allí fuera) en 2 países y ahora voy a por un tercero... Les enseño la mejor cara de una patria que no acepto y de una cultura que, en algunos aspectos, no me gusta, pero intento siempre mostrar una visión realista de lo que yo veo en este país: gente amable, divertida, un poco enrevesada y a la que hay que mirar varias veces desde distintos ángulos...


Si algún día vienes a verme, te contaré lo que me haya encontrado: te diré lo que he visto, lo que he sabido, lo que he preguntado... Intentaré que veas, a través de mis ojos, aquello que para ti quizás sea ajeno o extraño: los que me conocen saben que no me gusta ser turista, sino sumergirme en el lugar en el que estoy, charlando con las personas en el tranvía, en un autobús, en un avión, con un homeless... Conocer el mundo en definitiva... 


No sé cómo me irá por allí arriba: habrá momentos buenos y malos, claro que sí, pero desoxidaré un poco el inglés, intentaré practicar el francés (el idioma, que ya os veo venir) y quizás me dé por aprender holandés (según me dé el día)...

Pase lo que pase, sé que los domingos los pasaré leyendo prensa internacional en un bonito café (¿Recuerdas el nombre?) donde sonreiré pensando en lo curiosa que es la vida: ayer allí, hoy acá, mañana allá y pasado quién sabe (a lo mejor de vuelta por "allí", estaría bien :-))...


El tiempo se acaba: próxima estación: "Esperanza"... No la perdamos: a veces forma parte de la integridad de un@... Demasiado valiosa como para jugar con ella...


Recuérdalo siempre que escuches una de estas frases:


    1. "Esto es lo que hay".

    2. "Las cosas son así".
    3. "Tienes que aceptarlo".



Un saludo, gambiter@s míos ;-))))))

Paquito.

Comentarios

  1. Y ahora... "El futuro es ahora", que decía mi compañía de videojuegos favorita :-))

    Curioso... Madrid, Mallorca... El futuro parece seguir una tendencia, ¿No?

    Un abrazote enorme (mil gracias como siempre por tu visita y por tu comentario :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

El cultivo de marihuana en Holanda

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

El Soporte Oficial de la Familia

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada