Madrid, 2011-Q1 - Semana 2

Hola,

A punto ya de empezar mi partida hacia tierras húmedas y lejanas, paso a contar lo que ha sido mi segunda semana por estos lares, haciendo una pequeña parada en un punto que, desde hace 3 años, estaba pendiente...

Sucedió por casualidad: hace ya unos 3 años y medio, en mi época expansiva de conocimiento, empecé a descubrir blogs de todo tipo (desde política, arte, ciencia, hasta dibujo de flores en fruta o cocina, por poner un ejemplo)...

La vida y, sobre todo, la disponibilidad de tiempo, hizo que, poco a poco, mi lector RSS (el Google Reader, invención que mi padre ha descubierto recientemente :-)) se fuera vaciando y, con él, algunas suscripciones de blogs que, un día, desaparecieron para siempre...

En cada una de esas quemas, sobrevivió un blog de cocina... En Internet hay miles y, quizás la joya de la corona es "Chocolate & Zucchini", EL BLOG de cocina, escrito por una francesa que vive en Silicon Valley y que, en su día, llegó a publicar un libro y en su tour de promoción, ahí es nada, la señorita lo presentó en Google, lugar donde, también, Ferrán Adrià ha llegado a comentarles las maravillas de su cocina y de su creatividad...

Cuando uno está fuera, echa de menos cosas de pequeño y de gran calado: al leer aquel blog, escrito por una tal "Sara", me hizo gracia su forma de mezclar su día a día con el resultado de su arte en su cocina, todo ello sazonado por un peculiar sentido del humor y, también, porque, como la Blogosfera es como es, nos llevó a interactuar...

Desde ese día, mi Blog de Cocina es "Las Recetas de Sara", escrito y dirigido por una mujer que, durante un tiempo, sólo fue un alias en mi blog, al igual que "Paquito" lo era en el suyo...

"La máquina de envasado al vacío": uno puede recordar cosas curiosas en su vida, pero reconozco que, el susodicho cacharro, fue el causante de lo que más tarde tendría que llegar... Recuerdo que lo compró y hablaba de las maravillas de poder envasar de esa forma, preguntándose si la cosa funcionaría bien y sería de calidad suficiente para que los envasados aguantaran de dicha forma...

"Podríamos probarlo", empecé a escribir en aquel comentario: "Podrías enviar comida por correo... Ya que nos ponemos, hagámoslo en plan Internacional, en plan Holanda"...

Jijijiji-jajajajá: ese momento "Cuñaaaaaaaaaaaaao" donde uno se siente con la chispa a tope, haciendo la gracieta del que envidia lo que las imágenes de un blog muestran (el arte del buen yantar: ahí es nada)...

La respuesta fue por correo: "Dame tu dirección"...

Y así, el 19 de Abril de 2008, al llegar al apartamento donde estaba en Amsterdam, vi una pequeña nota que me indicaba que había recibido un paquete de correos y que debía ir a recogerlo...

El paquete y cómo fui a recogerlo, fue ésta:


A partir de ahí, ¿Cómo no? Mil historias que, como tantas cosas, se quedarán en el tintero, donde mil cosas se cruzan, llamadas por SKYPE, por teléfono y una anécdota, la de un zapato que acabó con un agujero después de patearme un pequeño país de cabo a rabo para conseguir un trabajo...

Ese zapato con un agujero resumía una particular filosofía que, a lo largo de estos años, he defendido a capa y espada: "resistir"... Pase lo que pase: resistir para ganar y saber que al final, cuando ya no te quede nada, cuando tu esperanza esté a punto de extinguirse, todo cambiará, porque hay un punto donde uno ya no puede perder más...

Renunciar a todo y entregarte a una idea: el último refugio para, un día, por fin, alcanzar la victoria...

Y así es como la Navidad del 2010 llegó y, con ella, un deseo, como tantos otros: hay gente que pide mil cosas, pero hubo alguien que pidió algo tan sencillo como conocerme...

Y como a mi me gusta pensar: "A veces, los deseos se cumplen", de tal forma que, en una operación relámpago, después de estar un poquito resfriado, finalmente, al final del túnel de aquella terminal, pude ver a aquella persona que una vez me mandó ricos manjares por correo y, con ella, su marido y, conmigo "Saltamontes", que se apuntó a la fiesta (además, viajando en los asientos de emergencia: ¡Yo estoy muy mal acostumbrado!" :-)).

Mi pena es que fue un asalto relámpago y que, unido al mal tiempo, mi salud me jugó una mala pasada, acabando a las 8 de la tarde completamente afónico y con fiebre...

Así por tanto: mil gracias a Sara y a su familia por su tremenda amabilidad para conmigo y con Saltamontes (su hija tiene razón: "En Internet sólo hay zumbados", cosa en la que estoy completamente de acuerdo con ella :-)).

Una lástima lo del tiempo y mi delicado estado de salud (por cierto: ya me han quitado 2 muelas del juicio y sólo queda una más que, en el próximo viaje, caerá como no puede ser de otra forma :-))

La próxima vez será en Bruselas: allí celebraremos que resistir es vivir :-))

¿El resto de la semana? Pues yendo de un lado para el otro, encontrándome con gente, comiendo bien (no mucho: me estoy cuidando) y, también, como no, mi cita habitual con el Sr. Hopkins, quién me hizo sonreír con su forma de ver y entender la vida (y de paso, contarme que es gafe y que, producto de Apple que toca, producto que se rompe... ¡Ya es mala suerte! :-)).

Las fotos de todo (salvo las de Sara, porque no me llevé la cámara) serán publicadas a mi vuelta en Holanda, cuando tenga un ratito para descargarlas, mirarlas, clasificarlas y asociarles toda la correspondiente historia :-))

Estoy comiendo fantásticamente bien: me he encontrado con viejos amigos (y no tan viejos) y he sonreído estos días, bien disfrutando de un pan con aceite y tomate en Le Pain Quotidien ("Donde siempre", como me dijo la persona con la que quedé, teniendo en cuenta que sólo he estado allí una vez con anterioridad :-)), o de tapas por Madrid, o en un restaurante italiano, o en Madrid, o en mi ciudad natal, o en Mallorca, o donde sea, porque el mundo, en definitiva, es un lugar muy pequeño lleno de lugares y de momentos que, cuando suceden, nos hacen sonreír...

Ya sólo quedan unos cuantos momentos más antes de volver "por allí arriba"... Me cuesta quedarme por aquí, de la misma forma que me cuesta irme: dicen los Rolling Stones que nunca puedes obtener lo que quieres, y quizás tengan razón...

Pero si lo intentas (apostillan), quizás puedas conseguir lo que quieres :-))

Os dejo con ellos, así la canción os hará sonreír :-))


Eso es todo: ¡Madrid prevalece! :-))


Paquito
sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

Comentarios

  1. Y YO , QUERIDO Y ADMIRADO PEQUEÑO GRAN-GRAN AMIGO, TE DEJO ESTE DE MIS ADMIRADOS COLEGAS , COMO RESPUESTA A ESTE BLOG Y A MÁS COSAS :

    http://www.youtube.com/watch?v=v8SDLoEHA3Q

    ICH LIEBE DICH

    SALTAMONTES

    ResponderEliminar
  2. Bueno... yo me veo incapaz de plasmar por escrito lo que he sentido en menos de 24 horas.
    Recuerdo que cuando padecí contigo la busqueda de ese trabajo que tanto "nos costo", tus idas y venidas, tus bajones y tus subidones, la caida en el baño...lo pasaba tan mal y lo sentia tanto que me parecia extraño sentir de esa manera por una persona a la que no conocia de una manera explicita...muchas veces pensaba que llegaria el día en que te conoceria, ¿como te veria yo? y ¿como me verias tú? ¿me decepcionaria al conocerte? quizá, ¿te decepcionarias tú?
    Contaba los días...y por fin, vaya...llegó. Ya viste, no te queria soltar.
    Ya hace años que me confie a ti en muchos sentidos, hice participe a los míos de lo mucho que te apreciaba y ahora, joer, ahora, yo que soy de efecto retardado y que comienzo a analizar las conversaciónes al cabo incluso de los días... me llevo un gratísimo recuerdo, como escuchas, ese defecto que muchos tenemos, el no escuchar, que bien lo haces.

    La rubia es un punto y aparte, ella creo que tiene claro que aqui tiene su casa y a su Enzo...jajajaja

    Pues ná, muchas más como esta y...esperando celebrar lo que tú y la rubia sabeis en una gran cerveceria allí...lejos, lejos...por que la rubia viene como está mandao.

    ResponderEliminar
  3. Ya quisiera yo tener ese despertador tan dulce, tierno y juguetón todas las mañanas .... Sólo 24 horas juntos y parecía que Enzo y Saltamontes se conocían de toda la vida :)

    ResponderEliminar
  4. Estimados todos (si es que al final somos los mismos y donde hay confianza... :-)).

    Mil gracias como siempre por pasar por aquí: todo un placer y un honor :-))

    @ Anónimo 1: te agradezco las palabras y el link, pero preferiría que empezaras a actuar sobre lo hablado (las excusas ya no valen: es tu momento :-))

    @ Sara: es que me quedé afónico, que si no le habría dado a la blanda como si lo fueran a prohibir :-))

    Ha sido un placer el encontrarte en persona: que el futuro cruce de nuevo nuestros caminos (próxima parada: "Aquí cerquita" :-))

    @ Anónimo: pues si el despertar con el perrito fue la caña, imagínate el desayuno (que la señora cocina de morirse: palabra de tragaldabas irredento :-)).

    Mil gracias a los tres por vuestras visitas y comentarios y un cordial saludo desde Amsterdam :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar
  5. Paquito , no olvides que el anónimo 2 estaba allí. Así que da fe de tu verborrea :)

    ResponderEliminar
  6. Hola Anónimo 2 :-))

    Ahora sí que te he pillado (es que no caí la primera vez :-)).

    Pues eso: que estaba malito, sino habría dado un discurso cual Fidel Castro en la ONU (en plan "va para largo" :-)).

    Un abrazote y mil gracias por tu visita y tu comentario :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

El cultivo de marihuana en Holanda

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

El Soporte Oficial de la Familia