La noticia

- Será mejor que te sientes - me dijo con voz seria.
Se venía venir: las señales eran inequívocas y, en última instancia, supongo que hay un momento en la vida de toda persona en el que, estas palabras, caen con aplomo sobre uno.
- Estoy embarazada.
Vale: no reaccioné como un hombre, manteniendo la compostura, aceptando la noticia como a uno le dicen que debe aceptarla: con alegría y todas esas cosas que uno ve en las películas ochenteras de John Hughes...
- ¿Estás ahí?
Catatónico... Estar, lo que se dice estar, técnicamente estaba, aunque mi cerebro dejó de funcionar y, por poco, también dejo de respirar.

Dicen que este tipo de noticias tienen su belleza y su encanto: "el milagro de la vida", "la perpetuación de la especie", "una rama más en la dinastía familiar"...

No seré yo quien diga lo contrario: respeto los instintos con los que todo mamífero nace aunque, en mi caso, creo que me faltan.

Eso o, como mi padre suele resumir en lo que, personalmente, creo que es la mejor frase que explica quién o como soy:
- Hijo mío: ¡Tu eres medio tonto!
En estas estaba yo, recuperando el aliento y al menos una función corporal cuando, finalmente, supe articular palabra:
- Pero... ¿Tu estás segura?
Estoy seguro de que Han Solo habría dicho alguna frase heroica y Holmes lo habría detectado por el tono empleado en sus palabras y por la inflexión de su voz, pero yo no soy Han Solo ni Sherlock, sino un pobre hispano que resiste en los Países Bajos al que, en esos momentos, el poco cerebro sano que le quedaba, se le licuaba y le salía por todos los poros de su cuerpo.
- Sí: estoy de tres meses - terminó de confirmarme.
Ok: ¡No hay dolor! Es importante mantener la calma en esos momentos... Recuerda: una mente concentrada es la solución para casi cualquier problema de naturaleza humana... Estás escuchando la voz de una mujer que te acaba de soltar que está embarazada, tus funciones vitales han sufrido un colapso tipo Lehman Brothers y no tenemos una Angela Merkel cerca para que nos eche una manita.

¡Concéntrate! ¡Piensa! ¿Qué haría John McClaine en esta situación?
- Y... ¿Lo quieres tener?
Sí señor... "Homo gallumbus tobillae": toda una lección de entereza, sensibilidad y sentido común en apenas 4 palabras.
- Claro - terminó por confirmarme.
Ahí es donde a uno le cambia la vida... ¡Qué cosas! ¡Que si el circulo de la vida! ¡Que si Hakuna-Matata! Las cadenas de ADN de mi linaje se iban a extender una generación más, por más que, durante años, si algo creí tener claro era que, precisamente, eso no iba a suceder...
- Buena suerte - terminé diciendo.
Antes de que tomes un vuelo a Amsterdam y vengas a lincharme por idiota, conste en el expediente del acusado el "muy evidente" estado de catarsis en el que se encontraba en ese momento. Ni siquiera una de esas preguntas absurdas que a veces hace el Punset al premio Nobel de Física de turno habrían sido suficiente como para sacarle de su lamentable estado mental, así que, "tranquilidad y buenos alimentos"

Pero... ¿Y tu qué habrías hecho? Porque estas cosas, como yo digo, cuando uno las busca, deben de ser muy emocionantes:
Ella: ¡Mira! ¡Han salido dos rallitas! ¡Soy a ser madre!
El: ¡Yo quiero que sea niño! ¡Así podré echarme unas partidas al Pro-Evolution con él y me hablará de las chicas que le gustan!
Ella: ¡Jooooo! ¡Yo quiero una niña! Así podremos ser amiguitas, irnos de compras, contarnos nuestras cositas.
Claro, que también está la opción "Las autoridades sanitarias advierten..." que viene a ser una cosa tal que:
Ella: ¡Mira! ¡Han salido dos rallitas!
El: Esto... ¡Me he quedado sin tabaco! ¡Bajo un segundo al estanco!
De esto, más o menos, hace unos seis meses, de ahí que, el sábado, a las 8:30 de la mañana, el mundo asistió al nacimiento de la prima donna que llevará la primogenitura de la continuación de la Saga de la familia Paquito.

¿Y dónde estaba yo en esos momentos? ¿Qué estaba pasando en ese paritorio? ¿Dónde está uno en un momento clave como este?

Muy buena pregunta: esencialmente estaba dormido en mi cama, así que, he de decirlo, la llamada telefónica me asustó un poco.

Me acababan de hacer tío (Almu: ya puedes respirar :-)), así, de buena mañana, en un sábado, 28 de Enero de 2012...
- Conste en mi defensa - como le diría a su señoría - que a mi nadie me preguntó.
- En eso de ser tío, Paquito, tienes más bien poco que decir - como un buen amigo me comentaba hace poco.
Porque, por muchos argumentos que se saquen con respecto a la pasividad del título, lo cierto es que me perturba hasta un cierto punto.
- ¿Tío yo? ¿Pero qué dices? ¡Que yo no estoy preparado!
No me veo: no tengo instintos de ningún tipo y, si los tengo, no tienen nada que ver con la puericultura sino que, en todo caso, sacan al científico que llevo dentro y, con eso de que los niños son como blancos folios de papel deseosos de ser rellenados, puedo experimentar con ellos teorías sobre el comportamiento (los niños son los mejores negociadores del mundo, sin contar con que poseen la magistral capacidad de simplificar complejos problemas hasta extremos insólitos).

Al hilo de estos pensamientos, después de años viendo a padres fracasar vilmente en la educación de sus cachorros, he ido creando un pequeño índice de cosas que, si algún día, ¡Dios no lo quiera! a mis genes les diera por combinarse con los genes de otra persona, me gustaría poner en práctica.

Estos son, a grandes rasgos, los consejos que le doy a todo progenitor novicio.

--- Los consejos de Paquito: la progenie ---

Vale: las dos rallitas del Predictor confirman que acabas de cometer uno de los errores más graves de tu vida. Despídete de la libertad en los siguientes veinticinco años (como poco) de vida porque, con eso de dejar que tus instintos primarios tomen las riendas, acabas de desperdiciar la capacidad que, la materia gris, a través de centenares de miles de años de evolución y selección natural, te ha permitido tener vida social, privacidad o conversaciones con adultos donde puede no haber palabras como "ropita", "pañales", "cole" o "deberes".

¡No te preocupes! ¡Todavía hay salvación! Si sigues mis consejos de forma adecuada, serás capaz de disfrutar de "el milagro de la vida" con las garantías necesarias del control que, créeme, de otra forma ya has perdido (y por goleada, además).

Empezamos:

Consejo 1 - Elige un nombre adecuado.

El nombre forma parte de la personalidad de toda persona. Un nombre bonito y sonoro, acorde a la cultura en la que vives, de fácil pronunciación en varios idiomas, corto y con pocas (o ninguna) rima posible que haga de tu retoño un marginado en el colegio (y, por ende, en la vida).

Particularmente deberemos prestar atención en el caso de que el retoño sea de sexo femenino: ¡Ojito con los nombres de stripper! Nombres como "Ámber" o "Tiffany" son un elemento que, si no quieres tener una niña con graves problemas psicológicos, deberás evitar a toda costa.

Esto último, créeme, no es sólo por el destino de la retoña, sino también por el destino de tu propia salud mental. Que una hija se te haga stripper, en última instancia, no tiene nada malo: lo jodido debe de ser el preguntarte todas las mañanas, delante del espejo, qué has hecho mal para que eso suceda.

Para nuestros lectores del sexo masculino: esto, comparativamente, es tan chungo como que una tía te deje diciéndote que, gracias a ti, ha descubierto que le gustan las mujeres.

Si fuera mi elección, le daría un nombre de dominio de redes, tipo "NT-PROGENIE-001.Ams.nl.Paquito-family.com" porque, esto también es importante, recuerda que, cuanto más cariño sugiera el nombre, menor será tu capacidad para reprender a la criatura llegado el momento (y los críos son máquinas de chantaje emocional: en cuanto te pillan el punto, no dudan en darte donde te duele).

Consejo 2 - Aprende todas la nuevas tecnologías que puedas. 

Ser padre o madre, hoy en día, no es fácil. Los niños nacen en un entorno tecnológico ultra-desarrollado donde, nosotros, partimos con desventaja.

Es importante que tu pareja y tu os pongáis al día en las tecnologías que, diariamente, tu hijo utilizará de forma completamente rutinaria.

"Internet", "iPad", "PlayStation", "Microondas"... Es importante ser duchos en todo ese tipo de entornos digitales donde, ya digo, tu hijo será un nativo (por ponerte un ejemplo: tu Kevin Costner no traducirá a pesetas los 60 Euros del "Pro-Evolution 2017 Edition" que tendrás que comprarle).

Esto además es importante: le comprarás el "Pro-Evolution" de Konami, y no esas mariconadas absurdas del "FIFA" de Electronic Arts (mantengamos un criterio y hagamos de la infancia de la criatura algo bello).

Un punto clave es aprender edición de video digital: se debe adquirir una buena cámara grabadora de video de Alta Definición y, además de aprender a usarla, empezar un curso o dos de tratamiento de imagen digital por ordenador. Desde que la criaturita sea visible en el vientre de su madre, hasta el día en el que la eches a patadas de tu casa, deberás intentar crear, editar y almacenar el máximo número de videos que puedas (ya entenderás por qué más adelante: de momento, "Just do it!").

Importante: compra una caja de seguridad donde exista una copia de todo ese contenido gráfico. Ya lo entenderás más adelante.

Consejo 3 - Disfruta de su infancia y no te pierdas ni un detalle de la misma. 

Mi padre (ya digo: un hombre muy inteligente) nos dice siempre a mi hermana y a mí que, de pequeñitos, éramos simplemente encantadores...
- Pero luego crecisteis - suele acabar rematando.
Precisamente por eso, porque, un día, el Kevin Costner (o María Vanessa: lo que más rabia te dé) crecerá y te pedirá duros para tabaco, debes producir el máximo contenido audiovisual que puedas, poniendo énfasis en los momentos más importantes de su infancia, como cumpleaños, Reyes Magos, actos en el colegio, vacaciones...

Es importante que lo grabes con la mayor calidad posible: para su posterior desarrollo humano, presta particular atención a los momentos más "hilarantes" ("Kevin Costner acojonadito", porque es la primera vez que ve a Papa Noel y cree que es el Diablo, o "María Vanessa y su primer beso de amor" a los cinco añitos, diciendo tonterías que, obviamente, un niño ni entiende ni comprende, por poner un par de ejemplos).

Recuerda: ¡La concentración a tope! ¡Que no se te pase una! Quizás no lo entiendas ahora, pero, más adelante, créeme, todo ese material audiovisual valdrá sus bytes en oro.

Consejo 4 - No coartes su creatividad ni su imaginación: ofrece siempre refuerzo positivo. 

No pongas límites a su imaginación o a sus ganas por intentar cosas... No destruyas su espíritu diciéndole cosas como "No puedes hacerlo" o "Ya sabía que no serías capaz" si finalmente no lo consigue.

Las generaciones pasadas, fruto quizás de otros tiempos donde la carestía creó un carácter duro y auto-consciente, han transmitido toda una serie de valores erróneos sobre el correcto desarrollo de la personalidad del individúo.

¿Quiénes somos nosotros para decir no a nada? ¿Qué ganamos intentando explicar a nuestros retoños los límites del sentido común o del decoro?

Todo lo contrario: "Sí hijo: ¡Claro que sí! ¡Hoy puedes ir al cole vestido de flamenca! ¡Da igual que no sea Carnaval! ¿Tu eres feliz así? ¡Pues mamá también! ¡Expresa tu creatividad! ¡Sé libre!"

Es muy importante que no coartemos su libertad ni desarrollemos su capacidad para la frustración: es clave que sean verdaderas berenjenas emocionales cuando lleguen a la edad adulta para, así, ser concupiscentes consumidores de Valium con veinte añitos y lamentar toda su vida adulta gracias a unos padres que no supieron formarle el carácter y una mujer que lo machacará a base de chantaje emocional.

Vuelta al punto dos: grábalo todo en Alta Definición y categoriza todo el material por fechas y contenido (si usas un Mac, con iPhoto y iMovie está tirado: si usas Windows, puedes grabarlo en algún directorio y lamentar la post-producción gracias a productos como "Windows Movie Maker").

¡Tenía que decirlo! In your face, Frinsflins! :-))

Consejo 5 - Tu nuevo mejor amigo: el DVD.

Si tienes amigos que, como tu, han cometido el terrible error de ser padres en estos tiempos confusos, te habrás dado cuenta de que, en todos ellos, existe un denominador común a la hora de aniquilar las ondas alfa de sus retoños.

Sí amigos: "El DVD", ese invento creado por el mismo Dios bondadoso que los hace también berrear cuales niños poseídos por El Maligno y que, debidamente utilizado, será un arma de aniquilación neuronal de inusitada eficacia.

¿Has visto alguna vez a un niño de tres años viendo "El Rey León"? La primera vez que lo contemplas, observas la belleza del Universo a través de sus ojos inocentes: la terrible pérdida del padre de Simba, el descubrimiento de la amistad verdadera, gracias a Timón y Pumba, así como un final antológico, con la venganza contra su tío Musafa (mal augurio :-)).

Todo ello en apenas 90 minutos de producción cinematográfica orquestada, entre otros por Elton John donde, la criatura, pasará de la alegría al llanto, de la ilusión al miedo y, finalmente la venganza y el amor, como si un episodio de "Jersey Shore" se tratara.

Vamos: exactamente igual que Saltamontes viendo una peli de Ewan McGregor. 

Sin embargo, algo curioso sucede: si le vuelves a poner la misma película, exactamente después de la primera vez, verás que la criatura reacciona exactamente igual y que, incluso, tras unas cuantas reposiciones más, el retoño no sólo cantará y recitará los diálogos y canciones de memoria, sino que, ya digo, ello no le impedirá volver a sentir sorpresa, tristeza o agrado, una vez tras de otra, en cada de una de las fases del film de Disney, sin importar el número de exposiciones anteriores al visionado donde observes esas reacciones.

Vamos: exactamente igual de Saltamontes viendo una peli de Ewan McGregor ;-))

¿Qué tendrás que hacer en este caso? ¡Exacto! ¡Grabarlo todo! (y, en el caso de Saltamontes, alternar peli de Ewan McGregor con otra de cualquier tipo).

¡Haz zoom (si puedes óptico, no digital) sobre su rostro! ¡Especialmente durante las fases dramáticas de las películas, cuando tu retoño se asuste por vez, por enésima vez, al Jorobado de Notredame o a Bestia! ¡No te pierdas ni una lágrima! ¡Ni la primera! ¡Ni la segunda! ¡Ni la decimocuarta vez! ¡Es un contenido audiovisual de incalculable valor!

El DVD, además, tiene el mismo poder narcotizante e idiotizante que tiene su hermana mayor en los adultos. Me refiero, obviamente, a la Televisión Digital Terrestre (sólo unos pocos afortunados pueden disfrutar de HBO y esos, por tristeza, no vivimos en Europa :-(().

Para los geeks de corazón: ¡Sí! ¡También hay discos duros digitales! ¡Lo sé! Pero el DVD es algo que "todos los de esta generación", comprenden (o, como diría el famoso ex-ministro: "El conceto, es el conceto".

Consejo 6 - Entrada en la adolescencia: la pérdida de la inocencia y algo muy gracioso llamado "coacción".

Según los hacemos mayores, como bien indica mi padre, perdemos "eso" que, apenas unos añitos antes, nos hacía tan ricos y tan monos.

Ya no somos tan cucos, ni hacemos gracia cuando nos ensuciamos o decimos alguna imbecilidad: entramos en una fase donde, de pronto, nos da por ser "más o menos" auto-conscientes (y por ende, gilipollas) y liarla parda.

Mientras que, de niños, papá y mamá son nuestros héroes, en la adolescencia se convierten en "el enemigo", donde ya no existe ni camaradería ni leches, sino una guerra de trincheras en la que tu, progenitor, compites contra un cóctel de hormonas con tu misma secuencia de ADN, sus amigos y la MTV.

Todos aquellos que emprenden la aventura de ser padres quieren siempre, en primer lugar, intentar no cometer "los errores que cometieron los suyos": este gesto, más allá de lo encomiable en sí, ha llevado a los actuales progenitores a crear la generación "Ni-Ni" ("Ni estudia, ni trabaja"), por idiotas.

Bien: ¿Cómo evitar esto? ¿Cómo hacemos que la niña no nos salga stripper o el niño "Ni-Ni"?

Sencillo: "coacción" pura y dura...

Sí: los educadores y psicólogos dicen, como "La bella y la Bestia", que lo importante está dentro de uno y que el amor y la comprensión harán del niño un ser completo, independiente y todas esas cosas que todo padre sueña y que, casi ninguno, llega a obtener.

La coacción es un método sencillo que te dará el poder absoluto que, en la adolescencia, todo padre necesitará para meter a sus hijos en vereda.

Recuerda: no son tus amigos, son tus hijos y tu labor es educarles. La no observación de esta regla te acarreará problemas (ya sabes: aspirante a concursante de "Gran Hermano"... ¿A qué acojona?).

Desde el punto 2, habrás visto mi intrigante obsesión porque aprendas a utilizar tecnologías de video de alta definición, tanto en modo de grabación como de edición, instándote a registrar y categorizar cada uno de los momentos claves de la vida de tu hijo.

Si pensabas que esto tenía el fin de que, años más tarde, cuando se fueran a la universidad a fundirse tus sufridos ahorros en fiestas como la de "La Primavera" en la Universidad Autónoma de Madrid o las fiestas de Derecho y Farmacia en la Universidad Complutense de la misma ciudad, mientras tú y tu pareja sentís un profundo "síndrome del nido vacío", debo decirte, no sin cierto choteo, un sentido "¡Ja!"

Inocente criaturita...

Durante todos estos años, en Navidades, cuando, al calor de algún radiador (y los más afortunados, del fuego de una chimenea), vuestros hijos se hayan sentado con vosotros y, dándole al Play del DVD, hayan visto videos del tipo "cuando estabas en la tripita de mamá", o "tu primer cumpleaños", habrás desarrollado una peculiar rutina.

En ese tiempo, gracias al punto dos, habrás aprendido que en el iMovie y en iPhoto (recordad: un plan maestro requiere tecnología seria) cada video tiene un apartado donde, entre otras cosas, le puedes dar una valoración con estrellitas para, así, indicar lo bueno o malo que es el mismo.

Esas estrellitas, en la infinita sapiencia del señor Jobs ("conectando los puntos", amiguitos), os indicarán, años más tarde, cuáles son los videos que les ponen más nerviosos o les hacen sentir más vergüenza ajena (¿Entendéis ahora el por qué de esas estrellitas en los programas de música, video e imágenes? :-)).

Por eso, cuando, siguiendo "el círculo de la vida", se nos hagan mayores y se nos pongan insolentes, deberemos sacar a flote todos esos años de terapia y revistas de auto-ayuda tipo "Como ser el mejor padre del mundo" para, simplemente, soportar con estoicidad y flema británica los embistes del extraño adolescente al que, una vez, llamaste "hijo" (e incluso hija, aunque darle identidad sexual se podría volver en tu contra: el nombre de dominio soluciona estos problemas de raíz :-)).

Cuando la María Vanessa se nos ponga farruca con lo del "voy a salir con mis amigas y volveré tarde" o insensateces del estilo, deberemos recordar los principios de la armonía del Chi y toda esa mandanga para, llegado el momento (atención), ejecutar la internacionalmente conocida como "Maniobra del rejonazo de escorpión".

Procedure:
María Vanessa: ¡Hago lo que quiero! ¡Mis amigas van a salir y yo también!
Madre consternada: ¡Pero! ¡María Vanessa! ¡Es muy tarde y tienes apenas 14 años! ¿A dónde vas a ir?
María Vanessa: ¿Y a ti que te importa? ¡Ya soy mayor y hago lo que quiero! ¡No puedes retenerme!
Madre consternada: ¡Pero...! ¡Hija...!
María Vanessa: ¡No tenéis derecho! ¡Soy mayor y puedo...!
Ahí es donde la figura paterna hace entrada. Es importante que sea el padre, por aquello de que, en muchos casos, la ausencia de una figura paterna fuerte en los niños puede crear conflictos en su identidad (vaya a cualquier local de Strip-tease, hable con cualquiera de las chicas que allí trabajan y que le confirmen si tengo razón o no).

Con sumo cuidado, con un tono suave, pero firme, la situación deberá ser encarrilada de la siguiente manera:
Padre presente: María Vanessa...
María Vanessa: ¿Qué quieres tú ahora?
Padre presente: Verás hija (cogiendo el mando a distancia)... ¿Te acuerdas de esto?
La tele en esos momentos responde al pulsado de botones del progenitor (punto 2: ¿Lo veis como es importante?): en la imagen, una adorable niña llora desconsolada y asustada delante de un pastel con 4 velitas junto a un payaso que le intenta hacer sonreír haciendo animales con largos globos de colores.
Padre presente: ¿Te acuerdas? Tenías cuatro años: no dormiste en una semana por el miedo que te dio el payaso que contratamos para tu fiesta de cumpleaños...
María Vanessa: ¿Qué...? ¡Quita eso por Dios! ¡Qué vergüenza!
Padre presente: ¿Te imaginas que sucedería si me diera por publicarlo en YouTube y se lo enviara por e-mail a todas tus amigas?
María Vanessa: ¿QUÉ????????
Padre presente: ¿Qué? Que, esta noche, a las 10 en casa, y nada de teléfono móvil inteligente con WhatApp, ni Blackberry ni leches. Te llevas un Nokia guarridongo prepago y responderás a todas las llamadas que te haga tu madre. 
Coacción: el noble arte bajo el cual la humanidad ha llegado hasta los límites de Orion.

Supongo que todos tienen mil y un consejos para intentar educar a un retoño: los míos, "mitad en broma, mitad en serio", pretenden, en última instancia, hacer de tu vida como progenitor algo más agradable de lo que, según me han contado, acaba siendo.

Me han hecho tío: ¡Y yo con estos pelos! :-))

En fin: he comprado una Canon EOS 5D Mark II (2.5 años detrás de ella)...

Ya tenemos cámara fotográfica con video de alta definición: es la hora de asegurarnos de que "todo queda grabado" :-))

Eso es todo: ¡Amsterdam prevalece! :-))


Paquito
sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

Comentarios

  1. Cabrón!!! Creí que era tu hijo!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola silvia :-))

    Mil gracias por tu visita y por tu comentario: ¡Todo un placer! :-))

    ¿Verdad que sí? :-))

    Un abrazo y, de nuevo, mil gracias por tu visita y por tu comentario.

    Paquito.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡¡ A mi no me la das, calamar :)) !!! Son muuuuuuuchos años ya conociéndote y lo primero que hubieras hecho sería llamarme. ¿Es o no es?
    Un abrazo
    SALTAMONTES

    ResponderEliminar
  4. Simplemente GENIAL!

    Elena

    ResponderEliminar
  5. Estimada Saltamontes y Elena,

    Gracias por vuestras visitas y comentarios: todo un placer :-))

    @ Saltamontes: es que el truco es, precisamente, no conocerme (así es como la historia funciona :-)).

    @ Elena: me alegro de que te haya hecho sonreír.

    Gracias de nuevo por vuestras visitas y comentarios.

    Paquito.

    ResponderEliminar
  6. Hola Paco, yo soy el Zorro.
    1. Enohrabuena por ser tio Pepe
    2. Menos mal que la primera parte en un ensayo.
    3. No vale escribirlo, hay que vivirlo!!


    PD: que buenos estan los dumplings!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Recochura y ansia viva! :-))

      ¡Cuánto odio! ¡Cuánto odio! :-))

      Quita quita: yo no tengo instintos paternos (ya te digo que, si tuviera mi propio cachorro, seguramente me pondría a documentar sus reacciones ante todo tipo de impulsos o situaciones).

      También le enseñaría a amar el conocimiento, pero eso ya es otra historia.

      Los dumplings son algo de llorar de bueno :-))

      Un abrazo gigante,

      Paquito.

      Eliminar
  7. Eres genial, y sobre todo, ENHORABUENA por ser tío, ya verás cómo al final te ablandas, ya te veo en diciembre esperando a Sinter Klaas en Rokin, jajaja!!!

    Y sí, yo también pensé que ibas a ser papá, pero yo que soy tío y papá te puedo asegurar que, a pesar de hablar de pañales en su momento, de colegios y deberes (aunque yo ya estaba en ese ambiente desde siempre), ambas experiencias son maravillosas. Tengo dos hijos a los que trato de educar sin ser su amigo (un padre es un padre y un colega es un colega, y los niños demandan que su padre sea su padre igual que tú demandas que tu jefe sea jefe y no un colega) y tengo cuatro sobrinos. Mis hijos para mi son lo mejor, tienen sus defectos y no son ni los más guapos ni los más listos ni nada de eso, pero como Belén Esteban por mis hijos MA-TO; y de esos cuatro sobrinos tengo uno de 7 años que es una persona muy, muy especial, sé que en el futuro será una GRAN persona, a pesar de no verlo mucho.

    En fin, que tenemos que quedar para la cerveza, ya hablaremos cuando pase el frío!!!!!!

    Enhorabuena otra vez por ser tío y por el blog. Soberbio ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! :-))

      Gracias por pasarte por aquí y por dejar tu amable comentario: todo un placer y un honor (te debo un par de comments, pero conste que me leo todo lo que escribes :-)).

      ¡Tanta maldad! ¡No valdría yo para ser papá! ¡Imagínate! Ayer daba una arenga a los aborígenes sobre lo que pienso (lo terrible de ser racional hasta el tedio es que, llegado el momento, lo de "el milagro de la vida" se queda empequeñecido a algo anecdótico :-)).

      Todas las personas que conozco dicen que es algo maravilloso y todo eso: pero yo no valgo (insisto: era escuchar la noticia y, sin tener yo nada que ver, por poco me da un jamacuco) :-)).

      Brutal eso de utilizar el simil de Belén Esteban (unos por sus hijos, otros por su iPad :-)).

      Me han hecho tío... ¡Qué desastre! :-))

      Gracias de nuevo por tu visita, tu comentario y tu amabilidad :-))

      Paquito.

      P.S. Te llevaré a zampar dumplings... Te gustará :-))

      Eliminar
  8. Muy bueno, no me cuadraba mucho pero me lo he creído hasta la médula.
    Yo realmente había entrado porque hoy es 2 de febrero, aquí y en Punxsutawney. Tal vez ya te lo recordase en su momento, no estoy seguro, cuando leí aquellas cosas que escribías, parece que en otra vida, me hizo mucha gracia.
    Y no olvides que un tío es un terrorista moral que da a sus sobrinos todo lo que sus padres le prohiben.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! :-))

      Long time no see! Sí señor... "El día de la marmota"... Genial película (Bill Murray es un actor que debería ser más reconocido :-)).

      Me alegra que te hayas pasado por aquí: sé que tu también has tenido momentos duros (lo recuerdo perfectamente) así que deseo que tu también te encuentres bien :-))

      Es la misma vida, sólo que en fases diferentes (luchamos, resistimos y nos adaptamos sin dejar nunca de soñar :-)).

      "Tío Paquito" será un terrorista armado con una 5D para grabarlo y fotografiarlo todo (lo tengo todo programado en la Pipeline: con cinco añitos la criatura recibirá su primer iPad :-))

      Gracias de nuevo por pasarte por aquí: todo un placer (y ven más a menudo, que aquí siempre eres bien recibido :-)).

      Paquito.

      Eliminar
  9. mientras escuchaba mi canción favorita de bob dylan y leeia preparaba mi discurso de felicitaciones para el buen padre que serias....mientras trascurria la canción y la lectura, fui preparando mi discurso para felicitarte por el buen tio que seras ;)
    Ahora tú, prepara todo el arsenal tecnologico y capta todos los instantes maravillosos para el chantaje y el no chantaje je!
    Muy divertido post y preparate que la tarea de tío tmb es ardua, te lo digo por experiencia propia.
    Beso grande
    S.S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola S.S.! :-))

      Mil gracias por tu visita y por tu comentario: ¡Todo un placer! :-))

      ¡Bob Dylan y discurso por ser un buen padre! ¡Qué mezcla! :-))

      Sesión de fotos el sábado (espectacular): publicaré una que, creo, resume muy bien qué es ser madre y que es ser un bebé.

      No sé si la tarea es ardua, pero ya estoy preparando un plan (museos a visitar, libros para leer y todo aquello que, en mi opinión, le pueda ayudar a ser feliz y, de paso, facilitar su comunicación conmigo :-))

      Una vez más, mil gracias de nuevo por pasarte por aquí y un muy cordial saludo :-))

      Paquito.

      Eliminar
  10. Dios!!!!!!!!!!casi no me aguanta la tena lady de la jartá a reir!!!
    Silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola "Silvia" :-))

      Mil gracias por tu visita y por tu comentario: todo un placer :-))

      La otra Silvia por poco sufrió un colapso: ¡Bienvenida al blog! :-))

      Un abrazo y espero verte por aquí más a menudo :-))

      Un saludo,

      Paquito.

      Eliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

El cultivo de marihuana en Holanda

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

El Soporte Oficial de la Familia