Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

Con las mismas cartas

“Lo siento. No puedo ayudarte ahora: estoy ocupado con un tema. Pero mañana por la mañana tengo tiempo”. Para mi, esa frase resumen los cuatro años y pico que llevo “batallando” por las tierras del jodío hereje, aprendiendo, enseñando, respirando y contando hasta diez algunas veces y, ¿Por qué no? A veces maldiciendo en un mucho más que perfecto arameo clásico con acento de Castilla.
La historia de esa frase es, como casi siempre, el reflejo de lo que, el tiempo y las circunstancias de nuestra sombra viven: poco a poco, “la fina lluvia” te cala y, sin saber muy como, un día, simplemente, las piezas se ponen en su sitio.
Me sucedió en Francia, lo he contado muchas veces: después de nueve meses maldiciendo a la República donde la “Libertad, Igualdad y Fraternidad” brillan de forma flagrante por su ausencia, un día me desperté y, sin saber muy bien a cuento de qué, de pronto todo cobró sentido.
Aquel lugar, que tantas veces me oyó nombrar a las madres de sus ciudadanos, se tornó como el…