Tener un coche en Holanda

Buenas,

Una de las ventajas (o desventajas, según se quiera ver) de empezar a desplazarse a distancias medias de forma regular es que, llegado el momento, tienes que plantearte dos opciones:

1. Transporte Público.
2. Transporte Privado.

Quienes me conocen saben de mi amor por el primero: en este país, además, literalmente tienes un tren, metro, tranvía o autobús a una distancia relativamente pequeña, lo cual es un lujo asiático.

El problema con el transporte público es la velocidad, el precio y las conexiones: no sé porqué pero mientras que en otros países, por poner un ejemplo, el metro vuela, aquí en cambio se lo toma más tranquilo, lo cual hace que, relativamente pequeñas distancias lleven comparativamente más tiempo que en otros lugares (en especial también por la cantidad de paradas y porque, curiosamente, este es el único país que conozco donde el metro se retrasa más que los autobuses).

El transporte privado te ofrece más flexibilidad y, en mi caso, unas ganancias de tiempo bestiales: dado que mi vida ha cambiado de rumbo desde hace un tiempo, así he podido comprobarlo al hacer el mismo trayecto, puerta a puerta, en ambas opciones para alcanzar, desde donde escribo en estos momentos hasta mi centro de trabajo.

Con el transporte público, la comodidad es fantástica (he de reconocerlo), pero el tiempo y las combinaciones te llevan a casi dos horas de trayecto (y, si haces la cuenta, eso, dos veces al día, hacen un piquito).

No seré yo al que le importe ir en tren (te pillas el iPad y te pones a leer como un señor), pero en las combinaciones de autobús yo me mareo al leer (desde Alemania, donde empezó a suceder, no tengo ni idea de por qué) y además, por las mañanas, si quiero llegar temprano, pongamos que a las 8, tendría que levantarme a las 5...

Con el transporte privado, en cambio, esas dos horas se convierten en unos 40 minutos, lo cual, para alguien a quien le gusta ir temprano a trabajar, es toda una gozada, porque si sales de casas a las 6, además de que no hay mucho tráfico, te ves en tu puesto en la oficina a las 6:50, empezando el día con un par de horas sin gente para, así, trabajar más tranquilo y a tu ritmo.

Esta es la parte que me gusta, pero, detrás de esta panacea dorada de libertad y reducción en tiempos de viaje, se esconde una terrible realidad más mundana y simple que todos entenderemos.

Amiguitos: tener un coche en Holanda es un palo...

A parte de la compra del coche (el proceso es muy fácil: te vas a una oficina de correos y allí tramitas la compra del coche: alucinantemente fácil), tienes que tener en cuenta varios factores.

Por una parte tienes la tasa de carreteras, la cual se calcula a partir de dos factores:

1. El tipo y uso del coche (un coche de empresa no paga lo mismo que un coche particular)
2. La provincia donde vives.
3. El tipo de carburante que usas.
4. El peso del coche.

Si deseas hacer el cálculo de cuánto pagarías, aquí tienes la web del Ministerio de Hacienda Holandés:


Así por tanto, un coche que pesa poquito y usa gasolina, pagará menos que un coche más grande que usa diesel o gas licuado (esto último en España no se usa, pero aquí es un combustible muy usado para servicios como el taxi, dado su bajo coste).

El sistema no es tonto: cuanto más eficiente es el combustible, mayor palito te meten (el litro de gasolina aquí está, a día de hoy, 30 de Septiembre, a €1,79, el de Diesel a €1,40 y el gas a unos €0,80, más o menos)... La teoría es que una persona que va a usar un coche con gas licuado debe de ser alguien que va a conducir un montón (y ya te digo, el palito duele).

Luego viene el seguro (por supuesto)... Aquí la cosa merece un post aparte porque sigo impresionado con lo fácil y rápido que fue (todo solucionado en una llamada de teléfono: ¡Espectacular!) y a por ello.

Lo mismo: dependiendo del tipo de seguro que quieras, pagarás más o menos.

Yo tengo calculado que, a partir de ahora, tener el coche aparcado (sin mover) me va a costar unos 100 Euros al mes más gasolina... No parece mucho, pero si tienes en cuenta el precio del combustible, de pronto te das cuenta de que la cosa va a doler "un poquito".

Afortunadamente, siendo como soy, desde mis años en España (¡Tiempos fueron aquellos!) nunca he sido un yonqui del coche: la empresa allí en su día me puso uno (un cacharraco de flipar: un BMW serie 3) y, con todo, iba a todos lados andando (voy a todos lados caminando en Madrid: no hay nada más maravilloso que conocer una gran ciudad en modo peatón :-))...

Hay gente que mide el tamaño de su "ego" (vamos a ser educados porque sé que hay mucha lectora recatada y tampoco es plan utilizar términos soeces como "polla", "verga", "cipote" o similares) a través del tamaño de su coche...

Mi teoría es algo diferente: "la inteligencia de una persona es inversamente proporcional al tamaño, potencia y altura de su coche"... Esto es: si conduces un todo-terreno y no vives en el campo o no lo utilizas para un motivo similar, seguramente eres más tonto que una mata de habas, de ahí que, a su vez, si conduces un SMART, el nombre del coche hará honor a tus cualidades mentales.

Claro, que realmente la gente inteligente (en mi opinión) es la que no tiene coche si no tiene necesidad de él (esto es: tu vida se ajusta a tus necesidades)... Y obviamente, si me he comprado un coche, es porque creo que los beneficios sobrepasan a las desventajas dadas mis circunstancias (si veo que no es así, tardaré poquito en mandar al coche a hacer puñetas: uno vive para sí mismo, no para mantener caprichos).

Luego también tienes a los "Jekyll y Hide" de turno: gente perfectamente normal y funcional que, detrás de un volante, se convierten en una fiel y fidedigna representación del Diablo en la Tierra...

Esto asusta... Y siendo como soy al volante muy tranquilo, a veces me hace gracia escuchar al personal lo del "¡Pero no le dejes pasar!" o "¿Por qué dejas que se te metan?" como si la cosa fuera una competición de Fórmula 1...

Aquí podría hablar de la Teoría de Juegos y el Equilibrio de Nash para resolver los problemas de tráfico (en especial los atascos) pero al personal, como dice Borja Pérez (el protagonista de una serie española de Internet llamada "¡Qué vida más triste!") no le da...

Una de las cosas que me gusta es poder conducir escuchando la radio en holandés: escuchas tranquilamente las noticias y, como yo digo, "las cosas entran por osmosis" :-))

Pero en fin... ¡Nos hemos motorizado! Ahora a conducir despacito y tranquilo... Si quiero conducir rápido, siempre tengo algún coche disponible y las carreteras de Alemania a mi disposición :-))

Bueno... Ya es suficiente por hoy: la vida continúa tranquila y hoy Holanda se levanta con uno menos entre nostros...13 añitos resistió aquí, contra viento y marea: ahora a vivir con tranquilidad y buenos alimentos (nunca mejor dicho :-)) en tierras más cálidas y amables...

Hasta pronto hermanita.

Eso es todo: ¡Ámsterdam prevalece! :-))


Paquito
sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

Comentarios

  1. Hola Paquito:
    he estado un rato poniendome al día. Puede que haya cambiado algo la temática pero sigo disfrutando leyendo lo que escribes.
    Que te dure.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas,

      ¡Ya se te echaba de menos! ¡Gracias por pasarte por aquí! ¡Todo un placer! :-))

      Las cosas cambian en la vida: mi dinámica de trabajo y vida han cambiado últimamente, de ahí que mi cantidad de tiempo disponible se haya reducido.

      Intento escribir, lo prometo, pero es complicadillo.

      Gracias en cualquier caso por tu visita y por tu comentario.

      Paquito.

      Eliminar
  2. Hola Paquito, gracias por esta información y esa forma tan amena de contarla. Estoy pensando seriamente probar vivir allí un tiempo con mi pareja y tengo un coche híbrido (un toyota prius) que además está adaptado para usar GLP. La pregunta es... he escuchado algo sobre exenciones fiscales para estos vehículos híbridos... es cierto? podrías darme algo de información al respecto? GRacias!!! Dank u!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      Gracias por tu mensaje: todo un placer que te haya agradado :-))

      Sé que los coches híbridos tenían alguna exención fiscal, pero no sé los casos concretos. Esas exenciones están inicialmente establecidas hasta el año 2016 y se basa en el volumen de emisiones del coche.

      En la página que pongo en el post puedes ir y hacer tu selección (usa el modo de traducción de Google Chrome para la página).

      Espero que te ayude.

      Un abrazo y gracias por tu visita.

      Paquito.

      Eliminar
  3. Gracias por este post, Paquito. He venido a Holanda y me he traído el coche, así que voy a hacerme legal. Con tu post me ha dado menos de miedo el cambio.

    Gracias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra: si puedes demostrar que el coche era tuyo hace más de seis meses creo que no pagas el impuesto sobre el valor del coche que te clavan (es un único pago que graba todos los coches en este país).

      Infórmate sobre eso.

      Un abrazo y un placer el que te haya servido :-))

      Eliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

El cultivo de marihuana en Holanda

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

El Soporte Oficial de la Familia