El problema

Buenas,

La aplicación de blogger en el iPad me acaba de jorobar otro post glorioso que estaba escribiendo, así que, esta vez, lo escribiremos directamente en Pages y desde ahí lo mandamos al blog :-))

Contaba la última polémica al respecto del racismo y la xenofobia que, debajo de la malentendida "tolerancia holandesa" (y que en realidad es indiferencia) muestra una sociedad incapaz de entender el límite de lo que es (o no) tolerable.

Antes de empezar a dar palos, eso sí, debemos entender algo: lo "políticamente correcto" brilla por su ausencia en Holanda. Si uno pone la televisión y ve según que anuncios, uno no puede creer que no haya colectivos de hombres, mujeres o lo que quieras que no se quejen ante lo que suelen ser caracterizaciones simplistas y/o de mal gusto en los roles de hombres, mujeres o personas de según que procedencia.

Esto nos puede ayudar a entender que, quizás, algunos de los hechos que estamos viviendo no son sino fruto de una absoluta incapacidad para entender a aquellos que son diferentes: la empatía aquí brilla por su ausencia y, si a esto le unes la absoluta falta de reparos a la hora de soltar según qué pensamientos, el cocktail molotov está servido.

He dicho, digo y diré que una de las características principales de esta cultura es precisamente la incapacidad manifiesta que demuestran cuando alguien les intenta explicar un problema: algo que también descubres con el tiempo es qué, cuándo te hablan de un tema, en realidad no buscan dialogar sino que, simplemente buscan el contar lo que piensan, poquito más.

Habiendo vivido y viniendo de una sociedad eminentemente argumentativa, eso le provoca a uno un shock cultural importante, reflejándose muchas veces en el sentimiento que uno tiene de no ser entendido o comprendido en este lugar.

Ya conté hace unas semanas la que se lió con el tema de Zwarte Piet (el paje / ayudante negro de Sinterklaas, la versión holandesa de Papá Noel) y como lo que empezó casi como una anécdota, se ha convertido en la lanzadera de una especie de sentimiento de persecución de la cultura holandesa, donde nada de lo que aquí hay puede ser discutido, mucho menos si no eres uno "de ellos" o, peor aún, si no te pareces siquiera "uno de ellos"...

Esto es muy crudo y, si uno lo ve desde fuera, en realidad puede pensar según qué cosas del mensajero de las malas noticias (esto es, el aquí presente)…

Pero es extraño, porque más y más voces se unen a lo que, poco a poco, empieza a ser un problema demasiado evidente a los ojos de aquellos que vienen de otras latitudes.

Vayamos también por partes: el holandés (al menos del norte del país) suele ser muy directo y, sin quizás pretenderlo, rozar directamente la grosería: esto da que pensar, teniendo en cuenta que muchos de los diálogos que uno tiene al respecto de las cuestiones interculturales acaban con esa extraña sensación de fríos pensamientos que no consideran manera o contexto.

Las generalizaciones además son peligrosas y eso también hay que tenerlo en cuenta: los matices de mis afirmaciones vienen un poquito más tarde, pero de momento vamos a ir entrando en materia.

El siguiente video es en holandés y es un programa de televisión donde se debate precisamente sobre si según qué actitudes de conocidas figuras públicas de la televisión se pueden considerar racistas (las explicaciones después del video: si no hablas holandés o inglés, te lo puedes saltar que te lo explico ahora mismito).

---

El video parece que no funciona directamente en el blog, así que pongo el enlace aquí y a correr:
https://media.vara.nl/player.php?id=304740
---


El primer corte es un debate donde, ante la respuesta de uno de los participantes (de piel oscura) otra persona responde:
"¡Dios mío! ¡No sólo eres negro sino que eres tonto!"
El segundo ejemplo habla sobre Zwarte Piet y sobre qué sucedería si Zwarte Piet olvida los regalos y Sinterklaas tiene que volver a España a por ellos (sacan escenas de esclavos siendo azotados en un barco, que, acorde a lo que dicen en el video, debe de ser de la película "La Amistad").

El tercer ejemplo (en inglés) es del programa "Holland's Got Talent" (la versión española creo que se llama "Tú sí que vales")... Ante un concursante de origen chino que desea cantar un aria de ópera, uno de los jueces (un holandés muy conocido que se hace llamar "Gordon") le empieza a soltar las siguientes lindezas:
- ¿Qué aria nos vas a cantar? ¿La número 39 con arroz?
A partir de ahí el tipo se viene arriba... "¡Solpresa!" le dice al tipo al escuchar su voz (haciendo gracia del arquetípico acento chino)...
- ¡Es el mejor chino que he tenido en semanas y no me lo han servido a domicilio!
Uno de los jueces (americano) le termina diciendo al personaje que no debería decir esas cosas mientras el otro le mira como si estuviera loco...

En cualquier país del mundo, a los dos primeros se les reclamaría una disculpa pública y al tercero se le exigiría abandonar el programa con la correspondiente disculpa por parte de alguien de la organización del show o de la cadena ante lo que es, a todas luces, un comportamiento inaceptable.

Pero no es así: en un país donde un político dimite porque le pillan comprando unas gafas de 300 Euros con una tarjeta de crédito oficial (trescientos, ojito, no trescientos mil) llama la atención el silencio que se gastan ante cosas como estas...

Ese es mi problema: mi problema no son los comportamientos insensibles o los gañanes pseudo-racistas... Mi problema es que los que abren la boca ante algo así son una minoría mientras que el resto calla (y ya se sabe: "El que calla, otorga")...

La mujer que comenta los vídeos empieza diciendo (al respecto del último) que no cree que el tipo sea racista, pero que sin duda los comentarios son ofensivos y por tanto racistas (esto es importante: uno puede ser no racista o creer no serlo, pero soltar burradas por la boca, aunque uno realmente no las piense detenidamente, no las exime de gravedad).

El debate después habla del carácter jovial y humorístico del personaje y la situación, ante lo que la mujer responde que, efectivamente, existen contextos donde las cosas pueden tener una cierta justificación o limitación de daños (uno no habla con sus amigos o con su familia de la misma forma que puede hablar en un entorno laboral o en la esfera pública, como es el caso de los medios de comunicación de masas).

El problema para mí no reside en creer que los holandeses son peores que nadie: incidentes como los que se describen suceden diariamente en cada punto poblado del planeta, con la diferencia de que, en general, pocos de esos puntos se dedican a ir dando lecciones a los demás sobre lo tolerantes y abiertos que son...

Mi problema reside en esa actitud del "somos muy tolerantes" como credo de una cultura donde se dialoga más bien poco (ya digo: dialogar no es soltar lo que piensas y ahí se queda, sino más bien entender y escuchar a los demás para así valorar sus opiniones, en especial cuando son discordantes).

Un país donde la tercera fuerza política del país es el equivalente al Frente Nacional en Francia (con los que tienen lazos y relaciones, ojito) y que, confrontado ante la cruda realidad de los datos, se niega a aceptar cualquier tipo de responsabilidad o siquiera cuestionar que algunas actitudes puedan ser ofensivas hacia terceros.

Lo aterrador es además intentar dialogar con personas perfectamente normales sobre el asunto y encontrar un muro al que, por más datos que les puedas ofrecer, se te ofrece una constante versión de agravio comparativo y defensa de una cultura local (la cual nunca se pone en tela de juicio: aquí el lema es "o lo tomas o te largas", sin ningún tipo de doblez).

Mientras tanto, este año es curioso notar como las compañías holandesas han sacado más que nunca a Zwarte Piet en sus anuncios... Nadie quiere dar su brazo a torcer y el debate siempre deriva en lo mismo: cuestionar lo ya establecido no le pertenece a aquellos que son diferentes y que, en primera instancia, han sido bendecidos con el beneplácito de dejarnos vivir en estas tierras, como si nosotros no cumpliéramos las reglas o pagáramos impuestos)...

Vivimos tiempos confusos: sociedades acuciadas por la crisis empiezan a destilar el aroma de la intolerancia, buscando culpables para sus propios problemas, cosa no exclusiva de estas tierras.

El problema, ya digo, es cuando te siguen diciendo, bien orgullosos, que eso no sucede aquí y te señalan con ejemplos similares a tu país, ante lo cual uno dice que, efectivamente, esas cosas suceden en todas partes, pero que el "y tu más" sigue sin eximirte a ti de hacerlo (esto parece que no acaba de calar, pero ya digo que lo intento).

Están en un plan muy malo y a veces la paciencia se me acaba: seguiremos informando.

Un abrazo: ¡Ámsterdam prevalece!


Paquito
sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

Comentarios

  1. Me pregunto de qué idioma proviene la palabra apartheid...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Asertus :-))

      Gracias por pasarte por aquí: curiosa palabra en estos días (lo que es la vida)...

      Me da que "Apartheid" no es sueco... Tampoco le encuentro raíz latina, así que descarto a los países del sur de Europa...

      No sé... ¿Ruso quizás? :-))

      Un abrazo y gracias de nuevo por pasarte por aquí.

      Paquito.

      Eliminar
  2. Yo tengo un problema, y es que soy un poco como ellos, por eso estoy agusto aquí. Me gusta que sean directos y me digan lo que piensan sin anestesia, y yo misma le he dicho cosas a veces que pueden ser racistas u ofensivas sin yo pretenderlo, y sin yo ser racista. Eso sí, decirlo en tv no es responsable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pelocha,

      Gracias por pasarte por aquí: todo un placer :-))

      Dicen que "Dios los cría y ellos se juntan"... Todos al final tenemos algo que, o bien venía con nosotros al llegar o, simplemente, por osmosis, con los años hemos acabado tomándolo.

      No son peores que nadie, repito: lo que llevo mal es lo de mirar la paja en el ojo ajeno y no ver la viga que tienen justo enfrente.

      Insisto: en cualquier país (España incluido) los ejemplos que doy te cuestan que te echen a la calle: aquí, nada.

      Un abrazo y gracias de nuevo por pasarte por aquí.

      Paquito.

      Eliminar
  3. Justo hoy en la comida han estado (o hemos estado) hablando del tipo ese que dijo lo del chino, y mis propios compañeros me han dicho, mira Pelocha, ese tiene tu mismo sentido del humor. Y es cierto, ese tipo de comentario lo puedo soltar yo perfectamente. Eso sí, con alguien que conozco (no se lo soltaría a un chino que no conozco de nada) y desde luego no en TV. Y mis compañeros se partían de la risa pensando en la de titulares jugosos que sacaría la prensa a costa mía si fuese conocida :s Y repito, no me considero (para nada) racista. Por eso rompo una lanza a favor del tipo ese...no creo q sea racista, simplemente ha soltado su perla en el lugar equivocado :s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pelocha,

      Gracias por tu visita y por tu comentario: todo un placer :-))

      Estoy de acuerdo contigo: ya digo que ellos no son ni peores ni mejores que otros, salvo por el problema de la incapacidad de entender cuándo uno puede (o no) hacer según qué comentarios (aquí desde luego el sentido común brilla por su ausencia: aquí podemos estar de acuerdo).

      Hora de empezar a escribir el último post del año.

      Gracias de nuevo por tu visita y por tu comentario.

      Paquito.

      Eliminar
  4. Buenas noches, noches Paquito.

    Llego a tu humilde rincón vía recomendación de Pelocha y, debo confesar, que voy a ponerme cómodo por aquí porque visitaré y participaré "más mucho, que poco".

    Dicho lo cual, un par de notas breves al hilo de la entrada presente:
    1 - Mi recomendación para evitar incidentes como el del principio es la siguiente: Emacs para todo y ningún cacharro sin botones para escribir texto ;-P

    2 - "Vivimos tiempos confusos". Me atrevería a matizarlo con vivimos tiempos _preocupantes_. Me sorprendo día sí y día también al comprobar cómo se ha perdido y olvidado el Humanismo en la sociedad e individuos.

    Para no enladrillar este debut personal, termino diciendo que este caso de la sociedad que compartimos (aunque yo resida en La Haya que puede ser un pelín diferente) es una prolongación de la máxima empleada en la educación de la sociedad: "Yo primero".

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola M,

      Gracias por tu visita y por tu comentario: todo un placer (mucho más si vienes recomendado por Pelocha :-)).

      Por partes:

      1. Emacs... Buff... Debería ponerme algún día con Emacs, aunque en UNIX Nano se me hace más sencillo (suelo tocar "hosts" con él :-)).

      2 - Pues sí... Vivimos tiempos confusos y quizás preocupantes, aunque no sé si alguna vez fueron mejores o peores (hay épocas, obviamente, donde la cosa sí es mucho peor, pero en última instancia los ecos que vivimos sólo muestran algo que una sociedad lleva cociendo dentro de si misma desde hace un tiempo).

      Ahora, a ponerme a escribir, que ya me toca.

      Gracias de nuevo por tu visita y por tu comentario.

      Paquito.

      Eliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

El cultivo de marihuana en Holanda

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

El Soporte Oficial de la Familia

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada