miércoles, 13 de mayo de 2015

La rutina

Buenas,

La rutina del lunes tiene siempre dos puntos irritantes que, en silencio, trago como buenamente puedo...

Aeropuerto de Shiphol, Países Bajos - Terminal 2

En mis vuelos semanales, sucede siempre lo mismo en el control de pasaportes para el acceso a la terminal:

Lechosa: Buenos días.
Agente de la Policía Holandesa de Aduanas (Marechaussée): Buenos días.

El agente procede a mirar la foto del pasaporte e incidentalmente, le preguntará cual es su destino (hay mucho despistado que acaba en la Terminal errónea: al menos una persona, cada vez que yo estoy por allí.

El agente procederá a devolverle su pasaporte y desearle un buen viaje...

Lechoso: Buenos días.
Agente de la Policía Holandesa de Aduanas (Marechaussée): Buenos días.
El agente procede a mirar la foto del pasaporte e incidentalmente, le preguntará cual es su destino.

Vuelta a empezar...

El "cambio de guardia" sucederá cuando yo aparezca en la escena...

Paquito: Buenos días.
Agente de la Policía Holandesa de Aduanas (Marechaussée) Buenos días.

Lo normal aquí sería esperar el mismo protocolo que acabas de leer, pero, curiosamente, no es así...

PROCEDURE:

El agente procede a mirar la foto del pasaporte, pero no se quedará ahí... Revisará varias veces la foto con mi cara (no he cambiado tanto: sigo teniendo el mismo "corte de pelo" ;-)) para, a continuación, chequear el resto de las hojas del pasaporte, algunas veces mirará algunas de las páginas del mismo y, quizás, descubrirá que tengo en una de ellas un antiguo visado de algunas aventuras que viví en tierras fascinantes...

Pero eso es cuando lo hacen: el resto de las veces, procederán a verificar si mi pasaporte es verdadero, pasándole la luz ultra-violeta para ver las correspondientes marcas de agua que atestiguan su condición de documento de viaje válido.

En ese momento, ahora sí, me preguntará cuál es mi destino y, finalmente, me mirará de reojo y me dará mi pasaporte...

A la vuelta, más de lo mismo: en la cola de los pasaportes europeos, cualquiera que tenga un pasaporte o un DNI europeo (y por "europeo" me refiero por cualquier nación cuyos habitantes puedan pasar por cangrejos al ser expuestos más de quince minutos en cualquier costa del litoral mediterráneo), pasarán casi de inmediato, si acaso mirando que la foto del pasaporte coincide con la de su portador...

Paquito: Buenas noches.

El agente volverá a coger mi pasaporte, lo ojeará, lo volverá a pasar por la luz ultravioleta para mirar las marcas de agua y, finalmente, me dará el pasaporte...

Alguno te responderá a veces en español: le darás una sonrisa y las gracias por el trámite, mientras piensas en lo curioso del asunto..

A veces, me da por pensar que es extraña esa pequeña diferencia en el control de pasaportes: a cualquiera le controlan levemente, salvo que vengas de algún lugar fuera de esa Europa cuyos ciudadanos tienen severos problemas de segregación de melanina...

La muerte por mil cortes: algunos duelen más que otros, pero todos te muestran que, a pesar de lo que nos digan, seguimos viviendo en un mundo con etiquetas contra las que, por más que luches, no te podrás borrar jamás...

Nótese, además, que todo lo arriba mencionado se hace en holandés: uno saluda en su idioma y, en la medida en que las preguntas (hechas con la fórmula de "Vd" por su parte, eso sí: hay que reconocer que eso lo mantienen) son respondidas, uno percibe esa pequeña diferencia, ese "algo" que te dice que da igual que vaya y venga cada semana...

Ítem más: yendo con compañeros ingleses, a la vuelta, cruzando el control de pasaportes juntos, puedes ver cómo ellos, por el hecho de llevar ese pasaporte, tienen un trato diferente al tuyo...

¿Será que el color de mi pasaporte es rojo granate y el de ellos azul oscuro?

Un último detalle: cuando viajo con traje y corbata, ni Dios discute si entro o uso tal o cual cola para pasajero frecuente, así como tampoco discuten si, debajo de mis pantalones, llevo botines (generalmente te harían descalzarte).

Pero es viajar "como yo soy" (vaqueros, zapatillas y camiseta) y te das cuenta de que la seguridad para contigo y tus objetos es más puntillosa, de que los chequeos de seguridad son más severos y, eso sí, que los controles para estar en tal o cual cola siguen igual (y eso es normal. si se supone que no puedes estar ahí, no puedes y punto)...

Percepción: los humanos somos así (y, al parecer, un pasaporte español o una corbata garantizan tratos diferentes para exactamente los mismos procedimientos) y, desafortunadamente, en Europa todavía no hemos entendido según qué cosas, en especial que el hábito no hace al monje, que vivimos en un espacio común europeo y que tanto vale el dinero del pasajero de delante de mí como el del pasajero de detrás, sin quitar que algunos paguen más o menos por el billete que utilizan...

Llegados a este punto, probablemente pensarás que quizás soy un poco neuras, o que veo fantasmas en cualquier sitio... Pero esto que te cuento, precisamente, fue lo que, también hace unos años, mucho más joven y más inocente, viví en todos los aeropuertos europeos donde pisé, llegando hasta el absurdo en el aeropuerto de Dublín donde, acompañado de exuberantes valquirias nórdicas, de camino al lugar, les conté esta anécdota y, pensando que estaba de broma, decidieron seguir mis instrucciones y cruzar la zona de embarque conmigo...

Y así, cuando mis (por otra parte guapísimas) compañeras pudieron pasar todos sus mejunjes, potingues y ordenadores portátiles metidos en sus bolsas de viaje sin ningún problema, se les puso cara de "Perdone: ¿Cuánto ha dicho que ha costado la cena?" porque...

¿Adivinan a quién le tocó tener que sacar "hasta el último cacharro" que llevaba en su maleta y ser tratado casi de malas formas?

Mis compañeras dejaron de reírse al ver el espectáculo (mucho menos divertido que cuando uno lo cuenta, "con ese arte que no se puede aguantar"...

Paquito: Este, es el mundo en el que yo vivo...

Por eso, cada día, batallo contra molinos de viento, donde uno no es lo que es, sino de donde viene o lo que parece...

¿De qué nos podemos quejar? Sólo es "un pequeño corte" en un cuerpo lleno de cicatrices...

Pero es que cada vez me cuesta más cicatrizar... "I'm trying Ringo: I'm trying really hard"...

Eso es todo...


Paquito
sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido :-))