lunes, 24 de junio de 2013

Todo ha cambiado...

Buenas,

Al ir caminando esta mañana hacia el trabajo, fui recogido por una amable compañera holandesa en su coche...

No es la primera vez: muchos de mis compañeros saben que me gusta caminar y me ven, todas las mañanas, haciendo esos kilómetros de diferencia entre el punto de origen desde donde se mide mi vida aquí y donde empieza esa otra parte de la que uno, sabio a veces, inconsciente las que más, procura mantener en silencio...

Pero dado que la buena mujer no sabía de mis sanas costumbres y dado el tiempo cambiante que me ofrecía el segundo día de verano (sí amiguitos: verano y lloviendo, como mandan los cánones que nos prometieron en Maastricht al unirnos a la Comunidad Económica Europea), acepté la invitación saltando al coche, dando las gracias de rigor y, de paso, hablando sobre cualquier cosa...

- ¿Caminas? Me preguntó curiosa... ¿No tienes bici?

Ahí es donde le conté mi historia... Mi preciosa bicicleta Peugeot, una bici "que te pasas" fue robada de mi jardín, a pesar de que nunca la candé en ningún sitio...

- Quizás eso es lo que más me dolió... Si no podía tener una bicicleta en mi propio jardín, decidí que entonces nunca podría tener una bicicleta en ningún sitio...

Ahí es dónde la cosa se torció... Bienvenidos a Matrix...

- Es verdad, las cosas han cambiado - empezó diciéndome. - Yo vivo en un pueblecito tranquilo, pero desde hace un tiempo han empezado a llegar extranjeros y de pronto hemos empezado a tomar medidas, como hacer las vallas de las casas más altas... Y yo me pregunto: ¿Para qué? ¿Por qué debemos hacer eso?

Análisis Mode is set to ON

  1. Obviamente a sus ojos "yo no soy extranjero" (así te ven cuando te conocen, trabajas con ellos y te consideran persona")... Volveré a ser extranjero el día que la cosa se me tuerza y de pronto me dé por utilizar el Estado de Bienestar por el que generosamente contribuyo vía impuestos (la doctrina de estos con respecto a nosotros es clara: contribuye al sistema, sí, pero no chupes de él, porque misteriosamente, a sus ojos, sólo merecemos pagar sus facturas pero no merecemos ninguno de los derechos por los que, ya digo, pagamos vía impuestos).
  2. Nótese lo de "han empezado a llegar extranjeros"... En ningún momento se cuestiona el porqué de esa llegada (es lo que tiene llevar a según qué países a la desesperación en una crisis económica: los países ricos, Alemania a la cabeza y estos, sus compadres, de fondo de palmeros, han hundido el mercado único europeo en pro de sus propios intereses.)
  3. Paquito entra en modo "Pantoja" y a lo "¡Dientes Dientes! ¡Que eso les jode mucho!" empieza su labor divulgativa (a lo Alfonso en el programa ALCE, pero más de andar por casa y en inglés :-)).

PROCEDURE
- Mujer (¡Dientes Cachuli! ¡Dientes!)... Tampoco es eso: supongo que robaban bicis antes de que llegaran los extranjeros a Holanda... También es cierto que, como en todos lados, los extranjeros COMO YO traemos nuestras cosas buenas y nuestras cosas malas... También es cierto que COMO EXTRANJERO (¡Dientes Cachuli! ¡Dientes que eso les jode mucho!) traemos también otras costumbres... Yo estoy asombrado por la falta de maneras y de educación aquí... La grosería, la rudeza... Estoy harto de encontrarme a mujeres embarazadas de pie en el Metro a las que, curiosamente, solo EXTRANJEROS COMO YO les ceden su asiento y, estas, a su vez, como no están acostumbradas, no saben ni cómo reaccionar, de ahí que, finalmente, alguien que no es ni una persona mayor, ni la misma persona embarazada, vuelve a tomar el asiento que esa misma persona ha cedido.
No negaré la realidad de que existen problemas son algunas comunidades de extranjeros (sería de género tonto): pero lo cierto es que lo que te acabo de contar es más común de lo que uno podría esperar (que te hablen de los extranjeros como si tu no fueras uno de ellos, dado que, por el hecho de conocerte, ya te descartan de oficio en el caso de perfil de pseudo-delincuente, caso en el que caes en el momento que no te conocen y caminas por una zona adinerada sin tener ojitos azules y pelito rubio)...

Vivo en un país extraño y maravilloso a la vez: vivo en una sociedad amable y terrible, un sistema bipolar donde varias cosas van en paralelo y de la mano, mientras uno, a veces de mejor grado, y otras de peor, lo analiza desde la perspectiva de alguien que ha visto cosas parecidas en otros momentos y circunstancias de su vida...

Lo terrible es saber que ellos no son más que una versión de nosotros mismos dentro de unos años (sino ya): después de cuarenta años lidiando con grandes masas de inmigrantes, los problemas han producido una metástasis institucional donde forma parte del día a día y donde muchas personas viven encerrados en el armario de los que votan a la ultra-derecha de Wilders (la cual, no se engañen ustedes, no proclama más que lo que muchísimos holandeses piensan, igual que Lepen en Francia)...

Ya digo que a sus ojos "yo no soy un extranjero" (porque me conocen: ¿Recuerdan?) de ahí que, a veces, salgan de ese armario y se dejen ver (uno alucina con el fondo que el armario tiene, así como del número de habitantes en el mismo)...

Repito: no somos mejores, porque vamos con retraso... Pero eso es lo que aprendí en Francia: todo aquello que vi, viviendo en la Cité al Sureste de París, un día sucedería también en mi país de una forma o de otra...

Y quizás yo pienso de la forma que pienso porque una vez estuve en esa piel... O dos, tres o cuatro: me hago mayor y me doy cuenta de que los límites de mi razón y mi pensamiento se difuminan con los vaivenes de la vida...

Mi terrible miedo es acabar un día pensando así... Me da terror aislar mi mente y empezar a pensar de forma tan pequeñita como estas personas con las que hablo: semi-ignorantes funcionales que no leen periódicos y cuya fuente de información son unos medios que manipulan vilmente a una población que tampoco desea saber la verdad (de esto debería hablar algún día)...

Mi terrible pesar es mi avidez por saber y conocer... Recuerden lo que decía Kant: "La ignorancia es felicidad"... A veces echo de menos la capacidad para ser feliz siendo "uno de estos": pensamiento simplista y simplificado, viviendo en un mundo que terceros han creado, como cuando en Moscú me preguntaron por los pepinos españoles y lo de la bacteria E-Coli...

Mi actitud se ha ido suavizando en este tiempo, pero hay cosas con las que no puedo comulgar...

Y mi consejo hacia ti es claro: "cuestiona tu pensamiento y cuestiona el mío"... Sé un pequeño abogado del Diablo para entender correctamente lo que sucede y empieza a preparar el Almax, porque cuando te des cuenta de cómo funciona el mundo, más te vale tener unas vísceras de acero (la realidad, por desgracia, dista bastante del mundo que nos han contado).

Mi viaje en el coche acabó hablando sobre la amabilidad de su hija pequeña, de lo sociable e inocente que era, hablándole a todo el mundo, sonriendo y viviendo feliz y ajena a la sociedad en la que habita...
- ¿Por qué no somos todos así? - Me preguntó finalmente su madre.
- Porque entonces, todo sería mejor...
Eso es todo: ¡Ámsterdam Prevalece!


Paquito
sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido :-))