Cuando a las máquinas les da por pensar

Muy buenas:

Esta mañana, según conducía hasta el trabajo, iba escuchando un fragmento del programa "60 Minutes", una emisión de la cadena estadounidense CBS que lleva en antena décadas y que, para los que no lo conozcan, es como "Informe Semanal".

"60 Minutes" tiene una parte enternecedora: su público objetivo es gente mayor, así que, cuando tocan temas tecnológicos, es como leer una revista de ciencia para niños, eligiendo además los ejemplos menos relevantes o, por lo menos, en mi opinión, cuestionables.

El segmento de esta semana hablaba del último pedo de la lora y que, y esto es opinión personal, tal y como lo veo en algunos jugadores del segmento, tal y como van, creará una disrupción no ya tecnológica o económica, sino de una magnitud social de consecuencias muy profundas (luego te lo cuento, si te apetece).

Estamos hablando de la inteligencia artificial.

La introducción del segmento empezaba así:


Inteligencia Artificial - Una introducción rapidita

La inteligencia artificial pretende conseguir que un sistema electrónico sea capaz de tomar decisiones de forma autónoma, aprendiendo a su vez del resultado de las mismas.

"Tomar decisiones" lo resume todo: desde darte una respuesta a una pregunta, dirigir el tráfico, hacer que el tu ordenador detecte las caras (y de quienes son) en tus fotos, jugar al ajedrez... Existen diferentes formas de aplicarlas (algunas sencillas, otras muy complejas).

¿Y por qué me hablas de esto?

Porque nuestros amigos de 60 Minutes, una vez más, en cuestiones tecnológicas, no tienen ni idea y se la meten doblada.

En el reportaje hablan del proyecto Watson de IBM: la iniciativa de Inteligencia Artificial de dicha compañía... Todo muy guay, muy chulo, muy impresionante ("Le dimos todos los libros de la Biblioteca del Congreso y se los leyó todos"), sin tener en cuenta un muy simple detalle: lo que Watson hace no es Inteligencia Artificial real, sino Inteligencia Aplicada.

Inteligencia Artificial vs. Inteligencia Aplicada

Utilicemos un ejemplo de andar por casa. Es sólo un ejemplo muy básico y los puristas de la Ciencia Informática sufrirán convulsiones y ataques epilépticos leyéndola, pero es una forma divertida de ver las diferencias.

Avisados quedáis (lo pondría en Klingon también: los de la Ciencia Informática tienen pasión por ese lenguaje inventado).

Es viernes, te quieres poner guapo (o guapa) para irte de guateque y ligar... No encuentras esa camisa que te hace tan mono (o mona) y con la que sabes que, bien ceñida, esta puede ser tu noche. Hay dos opciones:

Opción 1 - Le preguntas a tu madre dónde puede estar la camisa: tu madre lo sabe todo, no sabes cómo, pero lo sabe todo, como el ojo de Sauron (lo sabes porque, cuando llegues de la noche loca, será capaz de averiguar lo que hayas hecho sin haber salido de casa y sin dejar de haber visto el Sálvame Deluxe).

Esto es Inteligencia Aplicada (recurres a una fuente de sabiduría externa, que además te hace unas croquetas que te cagas) y aplicas la respuesta que te da, sin pensarlo mucho más.

Por cierto: la respuesta suele ser "En su sitio"... Si la cuestionas, te preguntará si "has mirado bien" y, si todavía no la encuentras, tu madre utiliza la opción nuclear, que se activa con la instrucción "A ver si voy a tener que ir yo...", momento en el cual, lo que sea que estés buscando aparece milagrosamente.

Este proceso de decisión, por cierto, es el Algoritmo Materno :-))

Opción 2 - Te pones a pensar: la semana pasada no te comiste un colín, porque te pusiste esos zapatos horteras (pero muy cómodos) y no conjuntaban con el resto de prendas... El martes quedaste con ese chico o chica que te hace tilín, pero con el que no sabes si va, viene o todo lo contrario (se acaba de mudar a tu ciudad: es de Galicia), así que no arriesgaste el torpedo, hasta que veas que hay agua en la piscina... La última vez que te la pusiste fue... Espera: fue hace 3 semanas, en el cumpleaños de Marta, y los amigos y amigas de Marta son todos un poco "así", motivo por el cual que fuiste con todo. Tu madre hizo colada al día siguiente, el domingo... Ya lo tengo: está en el armario de la ropa sin planchar, fijo.

Esto es Inteligencia Artificial (utilizas los recuerdos que ya posees e intentas inferir el posible resultado utilizando lógica, junto con lo que has aprendido a lo largo del tiempo sobre dónde están las cosas).

¿Por qué esto es importante?

Porque, con eso de que la nueva moda es la Inteligencia Artificial, llegan las Rebajas y, con ellas, toda una banda de vende-burras que nos van a intentar colocar (a ti, el lugar donde trabajas, el gobierno del país donde vives) cualquier tipo de chorrada a precio de Iridium.

IBM está utilizando fuerza bruta (le metes al sistema datos a casco-porro y el sistema, agregando los datos, consigue un resultado).

¿Qué es o, sobre todo, quién es para mí, los que hacen Inteligencia Artificial de verdad?

El señor Elon Musk lo respondió en su día de forma muy breve cuando se le preguntó por el asunto: "No diré ningún nombre, pero sólo hay uno"... 

Ese "Uno" es Google...

Ahora sí que lo vamos a flipar todos...

Hace un par de años, uno de los equipos de Google, inspirados por la batalla entre el hombre y la máquina que IBM protagonizó en los años noventa con el, para mí, es el mejor jugador de ajedrez de la historia (Gary Kasparov: Bobby Fisher era brillante, pero se le fue la olla quince pueblos), decidieron hacer algo similar pero con un juego todavía mucho más difícil, de tradición milenaria y con más combinaciones de jugadas casi 8 veces superior al del ajedrez.

El juego se llama "Go" y es, efectivamente, un juego que deja al ajedrez en pañales en términos de profundidad y posibilidades.

Recordemos:

Árbol de Complejidad del Ajedrez (número de movimientos posibles) = 1 por 10 elevado a 123 
Árbol de Complejidad del Go (número de movimientos posibles) = 1 por 10 elevado a 1023

IBM utilizó un sistema llamado "Deep Blue" (el abuelito de Watson) y, en esencia, era un sistema que computaba con fuerza bruta una gigantesca base de datos...

Deep Blue, por tanto, no creaba juego: evaluaba lo que el otro jugador hacía, buscaba combinaciones posibles en una base de datos, ponderaba las posibles opciones y la que, según su algoritmo, era la más conveniente, se convertía en su respuesta.

Google creó "AlphaGo", un sistema diferente, donde no sólo estaba bien que la máquina tuviera una enorme base de conocimiento sino que, además, la máquina aprendía jugando, incrementando esa misma base y depurándola, llegando cada vez a movimientos más precisos.

AlphaGo era un experimento, pero batió al mejor jugador del mundo de una forma aplastante en varias partidas.

Los analistas de ese juego describieron su aproximación al mismo como "elegante y creativo": la máquina aprendía con cada movimiento, re-evaluando su conocimiento ya existente y re calibrando su fórmula para ser más eficaz en su propósito.

ESO es la versión más próxima al concepto original de inteligencia artificial... Y eso, ahora mismo, está en las manos de la compañía o entidad (gubernamental o privada) con mayor capacidad de cómputo del planeta (aunque esto es, sobre todo, una sospecha, dado que no se sabe cuál es la capacidad de cómputo real, puesto que Google, por cuestiones competitivas, no desvela el dichoso dato).

Pero... Esto... ¿Por qué importa?

Importa porque semejante poder de computación, si consigue llegar al punto de desarrollar inteligencia artificial, unido a la gigantesca cantidad de información de la que dispone (tanto para entrenar al sistema como para aplicar acciones) te puedes encontrar con que, si mañana te da por cuestionar a la susodicha entidad, podemos tener un problema.

Y el problema es que, en esa escala, perderás siempre (competirás con un sistema que no olvida, que aprende más rápido que tu y que dispone de más datos de análisis que todo lo que tu y todos tus amigos juntos seréis capaces de juntar en 5 vidas), motivo por el cual, si a los señores de Google les da por ser malos, entonces acabamos.

Y quien dice Google, dice uno o varios gobiernos...

Y esto, en realidad, es la versión de la bomba nuclear en términos digitales: el arma definitiva que, utilizada, no deja piedra sobre piedra, mucho más si tenemos en cuenta que gran parte de vuestras ideas y experiencias (por tanto, de nuestras vidas) reside ahora en servidores de corporaciones cuyo principal negocio es el análisis y venta de dichos datos.

Quizás, todo esto te parezca ajeno, te parezca que no va contigo, que tu "no tienes nada que ocultar", que tu "no eres nadie" y que, en realidad, "da igual"...

Puede que sí, puede que no... Pero imagina que alguien estableciera, a partir de tus movimientos, amistades o interacciones digitales quien eres, donde vives, tu afiliación política, tu estrato socio-económico, tu religión o tus creencias, así como tu historial médico o posibilidad de que sufras o hayas sufrido tal o cual enfermedad.

Ya no nos hace tanta gracia.

Escuché hace poco algo que me heló la sangre, y que tiene que ver con el país en el que ahora vivo: resulta que, en su día, para poder repartir fondos del estado entre las distintas congregaciones religiosas del país, Holanda estableció un censo de ciudadanos con nombre, apellidos, dirección y credo.

La idea era fácil: sabiendo la cantidad de personas que hay en cada ciudad o pueblo de tal o cual creencia, podemos hacer un reparto equitativo de los fondos destinados a las diferentes creencias mayoritarias del país (protestantes, católicos y judíos).

La cosa se torció cuando, el señor aquel del que hablábamos en el post anterior, decide invadirles y se encuentra con semejante registro.

Se estima que sólo el 10% de los judíos holandeses sobrevivieron a la invasión alemana: la causa de tal grado de eficacia ya la puedes deducir.

Y quien dice judío, dice de derechas, de izquierdas, de centro, religioso o no, si le gusta la ciencia o no, si le gusta tal producto de tal empresa o no, etcétera etcétera...

Piénsalo la próxima vez que busques algo en Google o en Amazon: ya tienen la tecnología que les permite, incluso por la velocidad de tecleo, cuál es tu nivel socio-económico.

Un abrazo: seguiremos informando.


Paquito
Emilio: sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es
Twitter: @paquito4ever

Comentarios

  1. Si me paso el dia buscando reviews de palos de golf, zapatos italianos, precios de veleros.... sin al final comprar nada... me pregunto como me tendra Google en su DB: como rico indeciso o como pobre con ganas de serlo ??? :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente analizará tus búsquedas con tu correo electrónico, tu localización geográfica, tu teléfono...

      Google te conoce mejor que tu mismo: como dice un amiguete mío (un experto en seguridad), "No sé a qué esperan para apretar al botón y tomar el control de una vez por todas"...

      Posdata: y, sobre todo, Google sabe el tipo de vídeos que utilizas para sacudirte la sardina como si te fuera la vida en ello (aunque uses otro navegador, aunque uses bloqueadores de contenido: Google es como tu madre, pero con información de primera mano :-))).

      Eliminar
    2. Ara entiendo esos correos que me llegan cada 2 por 3 de si quiero alargarme el miembro :-)

      Eliminar
    3. Curioso: a mí me llegan de reducción del mismo :-))

      Al final va a resultar que el SPAM tiene lógica.

      Eliminar
  2. Da igual cuanto protejas tus datos de Google, si están de algún modo expuestos a la red, una IA que se "desate" llegará a ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El futuro promete situaciones interesantes (el presente ya es, de por sí, creepy de cojones, pero lo que se avecina dejará lo actual en pañales).

      Eso sí: todo muy fluido, con interfaces amigables y muchos colorcitos con simpáticos botones digitales con amables caritas.

      Eliminar
  3. Yo en estas cosas prefiero no pensar, porque, hoy en día, desconectarse de "la red" es como morir....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al contrario: desconectarse es volver a renacer (te lo dice alguien que se fue de Facebook hace año y medio)...

      Eso es lo que tendremos que hacer: si vives offline, entonces desapareces :-))

      Eliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

Vacaciones

¿Qué sabe una página web sobre mi? Descubre Click Click Click