Old Blog - 1er Tema Pendiente: Mi primer viaje a Hispania

Queridos niños, niñas, beneficiarios todos de los Fondos de Cohesión de la UE, afortunados espectadores de las retransmisiones deportivas de Andres Montes ("Tiquitaca Tiquitaca... Salinas ¡Dime algo!"... Lo pusieron en la tele de Alemania... Flipaban con la forma de retransmitirlo... Y en el fondo, desde la distancia, a mi también me gustaba :-)), corderitos inocentes del transportista de ganado Iberia (lo siento Almu, pero a veces tratáis a la gente como tal), consumidores todos de almendras garrapiñadas...

Esta bonita historia sucede en mi primer viaje de vuelta a las latidudes originales: la ya lejana y poco a poco menos comprensible tierra en la que he pasado 26 de los 27 años mi vida...

La aventura, como nuevo habitante de "La Tierra Media" (me siento como un Hobbit portando el anillo de la verborrea, el chiste fácil y la sistemática crítica de los "por supuestos" alemanes), esta vez es tan sencilla como la bajada por primera vez desde que establecí mi residencia aquí, en Germania, más o menos al mes de haber establecido contacto con los felices moradores de estas fértiles y verdes tierras...

Curiosidad científica: mi primer día de trabajo fue el 6 del 6 del 6 (6 de Junio de 2006... El día de la Bestia ;-)).

Los inicios en estos lares, he de decir, han sido sencillos, aunque no exentos de polémica. En favor de estos grandes hobbits ("grandes" porque son altos y "hobbits" porque son apacibles como los imaginarios personajes de inspiración celto-irlandesa de Tolkin) diré que su amabilidad y sentido del deber en la ayuda es de 10 sobre 10...

En apenas 3 semanas tenía todo hecho: todos los papeles administrativos gestionados (Alemania es el país de los papeles y de la burocracia amiguetes), residencia donde morar y todo lo necesario para desempeñar mi pequeña "colonización cultural"...

La polémica, como ya os conté en algún otro post, han sido los pequeños "shocks culturales" al ir conociendo y profundizando en el sistema alemán... De momento, mi trabajo está consistiendo en borrar los "por supuesto" que suelen acompañar a las frases en modo afirmativo sobre determinadas acciones que los alemanes acometen... Es importante que comprendan que las cosas no se dan por supuestas y que en otras partes del mundo las cosas son de forma distinta... Pero, insisto, lo único que puedo decir de estos amables moradores son bondades... Me sigo hartando de darles las gracias por las cosas que han hecho por mi :-)

Pero en fin... ¡Focus que me lío! El miércoles 19 de Julio era el día de mi reentrada a la península...

Dado que soy ciudadano europeo y que resido en un país asociado al Acuerdo de Shengen, asumí que, con tan sólo mi Documento Nacional de Identidad, sería suficiente para poder acometer todos los trámites...

Todo era felicidad en mi trabajo: mi maletón para traerme cosas de la piel de Toro, los últimos mensajes técnicos antes de partir y trabajar en Madrid un par de días...

Y en esto, que me dió por mirar la página güeb de LAN (que es la aerolínea con la que bajo) y de repente me ponen que, dado que es un vuelo Frankfurt-Santiago de Chile con escala en Madrid, a los efectos, el primer trayecto (Frankfurt-Madrid) no se considera vuelo Shengen...

"Copón" pensé en aquel momento... Mi querido pasaporte estaba bien resguardado en mi carpeta de papelotes importantes en mi bonito y (en ese momento) solitario apartamento en el centro de la ciudad... "Llamaré al Call Centre de LAN para ver si yo lo necesito o no" porque, según la página, daba igual que yo fuera español, francés, de Tegucigalpa o de Chiquitistán del Medio: Pasaporte como había Dios (y si vais a la página lo veréis).

Llamé al Call Centre... Bonito y amable mensaje de bienvenida en castellano, inglés y alemán (es lo que tiene vivir por estos lares)... Empieza la espera con la consabida musiquita pachangera que te ponen como hilo telefónico últimamente en todas las empresas (y que es para replantearse si tiene sentido la existencia de los programadores musicales de las radio-fórmulas porque, a los efectos, un mono borracho apretando teclas creo que tendría mejor sentido del gusto)...

10 minutos... 20 minutos... Me decido a ponerlo en "Speaker" por aquello de seguir currando sin pillar torticolis con el teléfono entre la oreja y el hombro... 30 minutos... Y... ¡Se cuelga! Los tíos me cuelgan! 30 minutos esperando (tarifa de 902 en Alemania: 9,6 céntimos/MINUTO... Ojilo) y me cuelgan...

Vuelvo a llamar... 10 minutos... 20... 1 hora... 1 hora y media! Desisto y decido intentar al 902 de Madrid para obtener información... Denegado: no se puede llamar desde guirilandia al 902 apañol... ¡Qué guay!

Via Messenger, pido a un@ de vosotr@s que me llame al 902 de LAN con mis datitos... Consiguen acceder a mis datos (confirmando reserva) pero no confirman lo del Pasaporte... Son las 11:50 y tengo que salir para el aeropuerto a las 15:30 para llegar sobre las 16:15, facturar sobre las 16:45 (3 horas antes: es un vuelo internacional y puede ir petado), poderme ir a la zona de bares/restaurantes del Aeropuerto de Frankfurt (el aeropuerto de Frankfurt en ese sentido está completito-completito), hacer unas compritas en las tiendas (llevar también algo para allá) y, en definitiva, evitar cualquier tipo de sorpresa (que no haya autobuses desde Darmstadt al Aeropuerto, que se retrase algo... Ya me conocéis: forecasting hasta el final).

Salgo como alma que lleva el Diablo hacia mi casa... No como (generalmente como a las 12... Me estoy alemanizando amiguetes) y desde el curro al tranvía hay 10 minutos... Espero al tranvía 10 minutos y llego a casa casi una hora más tarde... Cojo el Pasaporte y rápido deshago el camino... Llego a la oficina sobre las 14:30, justo el tiempo necesario para cerrar algunos asuntos y, con la manita, decir "Adios adios" a los compis y emprender mi viaje...

Empieza la pesadilla...

Llego al aeropuerto sobre la hora prevista... El autobús llega al Terminal 1 y yo debo ir al Terminal 2... Frankfurt es el segundo aeropuerto más grande de la Europa continental (si no recuerdo mal: mi memoria patina ahora entre Shiphol en Amsterdam, Heathrow en Londres y Frankfurt en Frankfurt an Main) aunque, ahora Madrid posee el más grande en superficie construida (no en volumen de operaciones ni en pasajeros, eso sí) así es que consigo pillar el trenecito-monorrail que lleva de una terminal a la otra (muy chuli... De hecho, en español, lo llaman "entretenimiento" porque es como una atracción del aeropuerto)...

Llego a la zona de facturación de LAN... Hay una cola "importante"... Espero pacientemente a poder entrar en "la zona" (primero escanean tu equipaje los de Seguridad para que lo que vaya en la bodega no lleve nada raro)... Delante de mi, dos españolitos gruñendo (creo que esto es algo que nos define... Los alemanes tienen varias versiones sobre cómo suena el español para ellos... Para unos es un idioma "dulce"... Para otros, les llama la atención el sonido de la ce española y para otros les suena como si discutiéramos al hablar... Es divertido) sobre que tardan mucho en poder acceder a la parte final para poder facturar y demás...

Y, en ese momento, aparece "el pasajero VIP"...

"El pasajero VIP" es un animal aeroportuario... Generalmente pasajero de negocios, se mueve con absoluta desenvoltura y determinación en cualquier aeropuerto del mundo... En este caso, éste se conoce bien el Aeropuerto de Frankfurt (se le ve) y además, va en Business, de ahí que, tranquilamente, se salte toda la cola para entrar tranquilamente a facturar y recoger su billetito...

Yo lo sé y algunos más lo sabemos, pero los dos garrulos delante de mi, NO.

Empiezan a discutir con el de seguridad... Yo procuro apartarme y hago switch inmediato al inglés... No quiero que me relacionen en absoluto con esa gente... Quizás les podría explicar que, ese señor que tiene preferencia sobre ellos/nosotros la posee porque su billete cuesta entre 2 y 5 veces más que el nuestro y que, si no desean esperar, lo que tienen que hacer es pagar ese tipo de billete y santas pascuas...

Pero me callaré... Me haré el guiri... Y lo haré tan bien que, a diferencia del resto de pasajeros, que son tratados por el señor de seguridad en inglés, a mi me lo hará en alemán... ¡Me mola!

Consigo al fin mi billetito con la amable azafata de tierra de LAN, con la cual hablo amistósamente mientras le explico que me gustaría poner una reclamación contra su servicio telefónico... La mujer me da la razón pero, a diferencia del Call Centre, el personal de tierra es extremadamente educado, amable y colaborativo... Justo cuando voy a identificarme, decido no utilizar el Pasaporte y utilizar el DNI (por ver que pasa)...

¡Y funciona! Me empiezo a mosquear...

Un ratito más tarde, después de haber comido algo en el Aeropuerto y haber comprado alguna cosilla, me voy a la zona de embarque... Voy a la zona de control de pasajeros e, igualmente, decido no utilizar el Pasaporte y utilizo el DNI...

¡P'adentro!... Me empiezo a encabronar como una mona... Me han hecho perder casi 3 horas de mi tiempo y mi comida para ir a recoger un documento que no necesitaba (y que, en cambio, su página web sigue diciendo que lo necesito)... En fin... En unas horas estaré en Madrid, así es que debo pensar en positivo...

Si me dejan... Porque esto es sólo el comienzo de la debacle...

Espero pacientemente en el aeropuerto a que llegue la hora de embarcar, prevista a las 19:05... Justo a esa hora, cuando ya estoy preparado como un niño bueno y oimos el "Din-don-dín" que parece anunciar dicho evento, resulta que no, que el vuelo se retrasa una hora (con el "Din-don-dín" de cierre del anuncio)...

Miro por la ventana al infinito, en busca de algo que me haga sonreir... Miro a mi alrededor a los pasajeros... Caras largas y serias... Una gama de "gris humano" que me hace salir corriendo hacia la otra punta de la terminal para leer tumbado un ratito...

Por fin, a las 20:10, conseguimos embarcar... El avión está de coña y tengo a mi lado a una chica joven con la que intento entablar conversación (¿Hablar yo con desconocidos en un aeropuerto? Nooooo! ;-)). La tipa debe ser de la neo-burguesía chilena, porque resulta ser de un cortante y altivo que me hacen de inmediato ponerme los cascos y mirar a mi pantallita de la tele individual como si me fuera la vida en ello... Esta vez no toca "pasajero chuli", sino "pasajero tolili"...

Llego a Madrid sobre las 22:05 horas... Salgo corriendo como un loco hacia la zona de las maletas... Se supone que la T4, que es moderna que te pasas (vamos fíjate si es moderna que ya la mitad de las bombillas de iluminación del aeropuerto están fundidas) y tiene un sistema de gestión de maletas automatizado "de lo mejorcito del mundo" (tan bueno es que, su implantador original, el aeropuerto de Dallas en USA, decidió quitarlo... El tiempo quizás os muestre porqué) que quiero llegar, coger mi maletita, salir del aeropuerto e irme a casita (que además, tengo a alguien esperándome en la Terminal y no quiero que se le haga muy larga dicha espera)...

Pues no te queda nada chavalín...

Las maletas aparecen casi a las 23:00... Cojo la mía y salgo por la correspondiente zona de "Llegadas"... Veo a la persona que me espera, abrazote como mandan los cánones y veo un cajero de mi banco español... "¡Vaya! Pues mira, ya saco dinero y así ya tengo pasta para el Bono-Metro" (porque el taxi es caro que te pasas y soy un afianzado defensor del transporte público colectivo).

Meto mi tarjetita, indico la cantidad, confirmo y... La tarjeta se atasca... La otra persona buscando en el aeropuerto a alguien que nos pueda ayudar y finalmente yo, por teléfono, decido cancelar la tarjeta... Ya no tienes medio de pago español majete... Tienes que buscar Deutsche Bank en Madrid para que no te crucifiquen a comisiones cada vez que quieras retirar dinero (y además, mi tarjeta de Débito alemana en algunos sitios en Madrid no es aceptada)...

Después de coger el autobús (hacinados... Como ganado) que nos lleva al Metro en la T2, enfilamos hacia la estación con la intención de llegar al centro lo antes posible... Son ya las 00:00 y el día me está quedando un poco largo...

"El destino no tiene sino un cierto sentido de la ironía" que le dijo Morfeo al Neo en Matrix...

Resulta que la mitad de la red de Metro está cortada y que hay que empezar a hacer transbordos como locos para llegar al hogar dulce hogar...

Nos metemos en el tren y durante el trayecto, al contar a mi acompañante las peripecias, le digo que hoy estoy gafado... Y que sólo falta que se rompa el METRO para terminar la faena de una sucesión de incidentes dignos del mejor cómic de Mortadelo y Filemón...

¡Para qué abriría la boca!

Llegamos a la primera estación desde el Aeropuerto en la línea 8 y el Metro se para... Abre las puertas para que la gente salga o se monte y... Las puertas no se cierran...

"Por favor, abandonen inmediatamente los vagones... Repito: abandonen inmediatamente los vagones del tren" dice una voz proyectada por un megáfono...

En ese momento me dió por reir... ¡Hey! Era, o pegarse un tiro o eso y, dado que todavía aprecio un poco mi vida, decidí lo segundo... El tren deshace el camino y esperamos unos 15 minutos a que llegue otro tren... Al fin llega y seguimos la travesía que terminará sobre las 2 de la mañana...

Lo más curioso es que acabé el viaje sonriendo... Después de todos los "incidentes" sufridos, del cansancio acumulado, de las cosas ocurridas, pensaba en perspectiva de futuro ("Esto lo contaré algún día y nadie lo creerá") y asimilaba lo sucedido...

Lo curioso es que la vuelta en cambio fue mucho más apacible (con compi en Frankfurt que vino a recogerme y todo, aunque con lío de terminales por yo querer ir a su encuentro y ella al mío)...

En este segundo viaje, las cosas han ido de maravilla: en el viaje de ida me tocó un asiento que parecía de business (principio de fila y espacio gigantesco entre la pared y el asiento) y en la vuelta con ofrecimiento de cambio de billete por overbooking con regalito de billete gratis (que al final no pudo ser porque no sucedió el overbooking previsto)...

En este último viaje además, he conocido a un español que vive en Frankfurt y en el viaje de ida vine con unos señores mayores de Chile y una alemana... Estos señores fueron a la graduación de su hija en Frankfurt y les conté un poco cómo es Alemania... La alemana se partía y asentía con la cabeza las cosas que iba explicando... Procuro ser extremadamente sincero y veraz en las cosas que cuento, pero también procuro hacerlo divertido para no resultar ofensivo...

Me apuesto 10 a 1 a que tu has tenido también alguna vez algún "viaje gracioso" como el mío... ¿Por qué no me lo cuentas? Agrega un comentario y cuéntame que te pasó... O cuéntamelo en tu Blog y me pones en el comentario el link... No creo ser el único al que le sucedan estas cosas así es que, por favor, be my guest y expláyate... Cuenta lo que te sucediera...

Por mi parte, el primer encargo está cumplido... Sólo me quedan 2 tareas que os debo... Si queréis que os cuente cosas específicas de aquí o deseáis que os enseñe algo, poned un comentario y vuestros deseos quizás se hagan realidad :-)

Un cordial abrazo desde la Europa que nos prometieron en Maastrich ;-)

Paquito.

Comentarios

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

Vacaciones

¿Qué sabe una página web sobre mi? Descubre Click Click Click