Zapatos, iPhones y algo más... / Shoes, iPhones and something else...

English below (just look for the blue text :-))

¡Muy buenas! :-))

Ayer fue un día especial para una de nuestras lectoras, pero también fue un día interesante para mi, celebrando en la distancia, con un trocito de bizcocho, tan ilustre onomástica :-))

El día empezó como siempre, revisando todos los canales de información de los que me nutro, escribiendo algunos e-mails y aprendiendo cosillas que necesito para desarrollar cosas en el proyecto en el que estoy inmerso.

Al mediodía, como encargo que recibí, tuve que ir a un zapatero para arreglar unos zapatos que necesitaban un par de retoques, así que, con el frío, la niebla y con mis complementos habituales (gorra, bufanda, abrigo, guantes y mochila) me fui a la Kinkerstraat para cumplir con la pequeña misión encomendada...

Con un podcast de la BBC hablándome sobre Rusia, caminé feliz y contento, sorteando personas y niños que, en ese momento inundaban las calles...

Todo iba bien: me sentía tranquilo, concentrado en mi camino y lo que el periodista británico me contaba acerca de un país fascinante (algo deben tener cuando el pasatiempo nacional es el ajedrez) pero todo esto desapareció en un momento, cuando, al ir mirando las vitrinas de las tiendas, vi aquel objeto...

En un primer momento (a unos 5 metros de distancia) pensé que era una imitación o algo así, de ahí que, al pararme, tuve que hacer un "scan completo" de aquellas cajitas negras con un conocido símbolo en ellas...

3 iPhones estaban expuestos allí...

"¡Focus! ¡Focus!" me repito a mi mismo: tengo que ir al zapatero, explicarles lo que le pasa a los zapatos y volver a casa para prepararme la comida. Céntrate Paquito, ¡Céntrate!

Ya en el zapatero, la cosa va bien: el hombre habla inglés y consigo hacerle entender lo que sucede (me dice que estarán reparados al día siguiente y me da un par de tickets)...

Salgo de la zapatería y me planteo volver a casa siguiendo una ruta distinta... Pero es imposible: a pesar de que no me gusta la política comercial de Apple con el iPhone (los terminales están protegidos para ser utilizados sólo con el operador que ellos deciden) noto una irrefrenable atracción que me hace caminar como un zombie hacia la tienda donde vi tan preciados objetos...

3 minutos más tarde estaba entrando en la tienda, con la cara de "turista incrédulo que acaba de ver algo increíble" y, unas 4 preguntas más tarde (la primera obviamente fue "¿Habla inglés") mi curiosidad se ve satisfecha:

- iPhone de 8 Gigas = 600 Euros.
- iPhone de 16 Gigas = 700 Euros.

Los han traído de Estados Unidos y vienen bloqueados para ser utilizados sólo con el operador que tiene la exclusividad allí (AT&T) pero es desbloqueable (hay que buscar en Internet cómo o pagarles a los tipos 17 Euros para que te lo hagan ellos)...

"Es demasiado dinero" pienso. Me encanta el cacharro, odio su política de distribución comercial pero he de reconocer que es una joya tecnológica (es el "Manolo Blahnik" de los móviles o el "Ferrari" de los coches: existen alternativas más baratas y quizás mejores, pero el sentimiento es infinitamente inferior)...

Soy así: un teléfono móvil es capaz de dejarme sin aliento (más incluso que Charlize Theron y eso es muy muy muy difícil :-))...

Saliendo de la tienda y, volviendo ya a casa, empiezo a reirme solo: la gente me mira como si estuviera loco pero me da igual. En mi cabeza apareció el Sr. Hopkins gugleando como un loco alternativas para conseguir lo que el iPhone te puede ofrecer por mucho menos dinero y ello me hace sonreír: lo bueno de tener amigos así es que consiguen hacerte sonreír en la distancia en el momento que menos lo esperas...

El día termina cenando con mi compañera de piso y un invitado al que le he pedido que me traiga un día un Macbook Pro para ver cómo es: la manzana me está atacando con varios frentes y, aunque mi resistencia es titánica, soy sólo 1, no 300, soy español, no espartano y ésto es Amsterdam, no las Termópilas...

El día se levanta una vez más con niebla sobre Amsterdam: la gata duerme plácidamente en un brazo del sofá y yo en unas horas tengo un evento al que he sido invitado y que requiere mis mejores galas ("¡Ruphert! ¡Te necesito!... Ah no, espera, que conmigo va a ser que no" ;-))...

¡Ah sí! También acabo de recibir una llamada telefónica: estoy a punto de conseguir un trabajo, pero eso son noticias menos importantes que casi seguro que a nadie le interesan...

Eso es todo: ¡Amsterdam Prevalece! :-)))

----------------- English Version ------------------

Hi! :-))

Yesterday was a very special day for one of our readers, but it was also an interesting day for me, celebrating in the distance, with a piece of cake, so illustrious date in the calendar :-))

The day began as usual, reviewing all the channels of information from where I feed my information dependence, writing some emails and learning some cool stuff I need to develop the project in which I am immersed.

At noon, as I have received "a mission", I had to go to a cobbler to fix some shoes so, with the cold, fog and with my usual supplements (hat, scarf, coat, gloves and backpack) I went to Kinkerstraat to complete the request I was in charge of...

With a BBC podcast talking to me about Russia, I walked throught the street in a very happy mood, avoiding people and children, that they were flooding the streets ...

Everything was going fine: I was calm, concentrated on my way and on what the British journalist was telling me about that fascinating country (there must be something something about the Russians when the national pastime is chess), but all of that disappeared at a time when, when looking to the shop windows, I saw that object...

In a first stage (about 5 meters above the crystal) I thought it was an imitation or something like that, hence, once I stopped, I had to do a "full scan" of those black boxes with a very well-known symbol on them...

3 iPhones were exposed there...

"Focus! Focus!" I repeat to myself: I need to go to the cobbler, explain what's happening to the shoes and go home to prepare lunch. Paquito Focus, Focus!

Already in the cobbler, things went well: the man spoke English and I was able to explain to him what was happening the shoes (which will be repaired on the next day and gave me a couple of tickets) ...

I left then the store and I wondered whether I should follow a different way to go back home... But it is impossible: despite the fact that I do not like Apple's iPhone commercial policy (terminals are locked to be used only with the mobile operator they decide to) I noticed an overwhelming attraction that made me walk like a zombie to the store where those so precious objects were exposed...

3 minutes later I was entering at the store, with the face of "unbeliever tourist who just saw something unbelievable," and around 4 questions later (the first one was, of course, "Do you speak English"), my curiosity was satisfied:

-- IPhone 8 Gigabytes Model = 600 Euros.
-- IPhone 16 Gigabytes Model = 700 Euros.

They brought them from the United States, locked to be used only with the operator that has the exclusivity there (AT&T) but is unlockeable (you need to Google on the Web or to pay around 17 Euros to the guys to unlock it) .. .

"It's too much money" I say to myself. I love the gadget, I hate the commercial distribution policy but I have to admit that this piece of technology is a jewel (it is the "Manolo Blahnik" of the mobiles or the "Ferrari" of the cars: there are cheaper alternatives, and perhaps better, but the feeling is definitely not the same) ...

I'm like that: a mobile phone is able to leave me breathless (even more than Charlize Theron and that is very very very difficult :-))...

Leaving the store, and going back home, I begin laughing alone: people look at me as if I was crazy but I do not care. In my head, Mr. Hopkins appeared googling like crazy alternatives to achieve what the iPhone offers for much less money and that makes me smile: it is great to have friends who are able to make you smile in the distance at the least expected time (in the middle of the streets in Amsterdam, for example)...

The day ends dining with my flatmate and a guest to whom I have asked to bring me one day his Macbook Pro to see it: the Apple is attacking me on many fronts, and although my resistance is daunting, I am only 1, not 300, I'm Spanish, not Spartan and this is Amsterdam, not the Thermopylae...

The day was woken up again with fog over Amsterdam: the cat placidly sleeps in one arm of the sofa and, in a few hours I have an event to which I have been invited and that requires my best appearance ( "Ruphert! I need you!. .. Oh no, wait, actually I think I'm a lost case for you";-))...

Oh yeah! Also I just come to receive a phone call: I am about to get a job, but that is less important news that almost certainly nobody is interested...

That's it: Amsterdam prevails! :-)))


Paquito.

Comentarios

  1. POR ALGO LA MANZANA SE GANÓ LA FAMA DE "TENTACIÓN" A COSTA DE EVA ¿ VERDAD?

    BESAZOS Y PRUEBA A CAMBIAR LA FORMA DE COMER BACALAO. Estoy dispuesta a llevarte a Lisboa pa que lo pruebes y te convenzas...

    ResponderEliminar
  2. Es un buen ejemplo pero a mi me gusta otro ejemplo (que forma además parte del primer logotipo que tuvo Apple): la imagen de Sir Isaac Newton debajo del árbol escribiendo mientras una manzana, a punto de caer, cambiaría por completo la forma de entender la relación de fuerzas entre objetos...

    La cuestión ejjjj que no me gusta el bacalao: de pescado voy limitado de serie y el bacalao es un poco "hardcore" para mi :-)).

    Un abrazote muy grande gamberra y, como siempre, gracias por tu visita y tu comentario :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar
  3. Ehhhhhhhhhh!
    a mi si me interas el tema del trabajo!
    me he quedado con la duda...te has comprado el movil o me he saltado algo?
    te voy a confesar una cosa, yo los reviento todos, sabes como? los estrello literalmente contra el suelo,jijiji
    ah! llevo dos...y te aseguro que es una mie** que suenen al mismo tiempo, asi que...los dejo en silencio...pero la cosa es que ni me acuerdo que los llevo y me meto en cada lio... bsossssssss

    ResponderEliminar
  4. Ah! rubia...le haremos comer bacalao?

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas Sara :-))

    Como siempre, un placer leerte por aquí.

    ¿Así que te interesa el tema del curro eh? :-)) A mi también: mañana os seguiré contando cosillas...

    Y en cuanto al iPhone: el Sr. Hopkins me hizo la misma pregunta: "Pero... No te lo has comprado, ¿Verdad?".

    Y la verdad es que no, no me lo he comprado, pero tuve unos segundos de eterna duda en los que un pequeño destello brilló en mis ojos...

    Muy peligroso el ponerme al lado de un iPhone :-))

    En cualquier caso, como siempre, mil gracias por tu visita y por tu comentario :-))

    Saludetes desde Amsterdam,

    Paquito.

    ResponderEliminar
  6. Yo también siento debilidad por "ese" aparatito. Unos amigos van a los EEUU dentro de un par de semanas y estoy muyyyy tentada en pedirles uno. Lástima que mi economía esté bajo mínimos...

    Muchísimos besos!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Anna :-))

    Como siempre, mil gracias por pasarte por aquí...

    Efectivamente: es un cacharrito "excepcional"...

    Quizás ahora no caiga pero, quien sabe, en el futuro no lo descarto (ya veremos).

    Un abrazote muy grande y, una vez más, gracias por tu visita y por tu comentario :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar
  8. Mira que yo soy anti-apple (y tengo un ipod...) pero hombre si te deja con menos aliento que Charlize Theron yo me lo regalaba con el primer sueldo ;) Bueno, y también me lo hacía mirar, porque esa comparación aparato(iphone)-maravilla de la naturaleza(charlize t.) no es normal...

    De todas formas puedes esperarte un pelín, porque creo que ya están llegando a Europa, al menos en Bélgica ya están anunciándolo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Muy buenas Borjemon :-))

    Mil gracias por tu visita y por tu comentario: un placer sonreír contigo en la cercana lejanía de nuestros respectivos países :-))

    Yo también era anti-Apple, pero debe de ser que la edad no pasa en balde y mira, ahora veo un producto con la manzana y, como poco, la curiosidad me invade...

    Lo del "fenónemo de la naturaleza" es indiscutible, pero es casi imposible que yo pueda acceder a Charlize Theron, mientras que el iPhone es una cuestión de dinero (de bastante como conté en el post)...

    No es cuestión de que lo traigan a Bélgica o a dónde sea: el problema es que no me gusta su política comercial... Es un cacharro magnífico (lo es) pero la forma de comercializarlo, aunque muy lucrativa para Apple, que lo entiendo, no me gusta como consumidor (y si fuera usuario, eso de que cada vez que hubiera que actualizarlo tuviera que estar pensando en perder la funcionalidad del móvil, la verdad, no me gusta)...

    En fin: ya veremos qué sucede en los próximos tiempos. La guerra no ha terminado y todavía resisto, pero ya digo, esto es Amsterdam, no las Termópilas :-))

    Un abrazo y gracias de nuevo por pasarte,

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

El cultivo de marihuana en Holanda

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

El Soporte Oficial de la Familia