Mis deseos / My Wishes

English below (just look for the blue text :-))

Tenía 25 años cuando algo maravilloso me sucedió: conocí en Irlanda a una persona que, después de apenas 40 minutos de agradable charla, despertó en mi el virus que cambió mi vida...

Aquel día supe que tendría que irme de mi país, empezar de cero, comenzar el pequeño camino que empecé en Francia, lejos de mi querido y odiado Madrid, de mi patria, esa que, aún hoy, sigue fascinándome y dándome vergüenza ajena desde la distancia...

Han pasado ya 3 años y medio desde que aquello sucedió y, cuando hago balance de las cosas que han sucedido, veo siempre cosas buenas, cosas malas y, a su vez, cosas horribles...

Pero no me arrepiento de nada... Hice lo que mi corazón y mi mente me dijeron que tenía que hacer: perseguí aquello que quería y, al final, con paciencia y, por supuesto, con Alemania (siempre Alemania) ayudándome, las cosas sucedieron...

Che Guevara dijo una vez "Seamos realistas: ¡Pidamos lo imposible!" y quizás, con cierto sentido de la medida y la distancia, creo que lo he intentado. Jamás me conformaré con ciertas cosas: si buscas algo mejor siempre, repito siempre, lograrás alcanzarlo si eres perseverante y tomas las decisiones adecuadas...

Siempre me llama la atención la capacidad que tienen algunas personas para conformarse con aquello que la vida les otorga... En realidad lo admiro: creo que es una cualidad muy buena, pues significa que aceptas lo que recibes y no pides nada más...

Pero yo no soy así: asumo que para conseguir algunas cosas debo renunciar a otras y, la verdad sea dicha, en estos años he aprendido a renunciar a muchas cosas, en general de tipo material...

Cada vez tengo y necesito menos cosas, a pesar de que, errare humanum est, sigo teniendo algunos caprichos sobre determinados objetos (la tecnología me apasiona: es mi pequeño vicio)... Mi nuevo compañero de viaje (mi pequeño ASUS EEE PC), mi actual ordenador (desde el que os escribo) y, sobre todo, el precioso portátil que, en un breve tiempo, tendré en mis manos (y que cada vez que veo en una tienda de informática me hace parar y observarlo durante algunos minutos) son mis pequeños pecados y compañeros de mi viaje en mi aventura...

Este año termina en breve y con el muchas cosas: muchos de vosotros habéis sido testigos de mis viajes, de mis vivencias durante estos últimos 365 días. Ha sido un viaje vital intenso, lleno de nuevas experiencias y curiosas emociones, en la búsqueda de mi mismo y, a su vez, en la búsqueda de otras cosas...

Por eso, cuando a veces me siento mal o "raro", como a mi me gusta llamarlo, pienso siempre en aquella tarde en Dublín, cuando aquella persona me contó que su sueño era abrir una pequeña tienda de dulces en Tel-Aviv, porque al final, decía, lo único que quería era vivir como aquella señora mayor que, en dicha ciudad, vendía esos maravillosos dulces y que, curiosamente, nunca dejaba de sonreir...

Y cuando pienso en aquella tarde, entonces sonrío, porque recuerdo el porqué tomé aquella decisión y, sobre todo, recuerdo que, sin importar los malos momentos, sé que dentro de unos años podré mirar atrás y decirme a mi mismo "Lo intentaste"...

Y los que me conocen saben que, "intentar" para mi sólo es el principio de mi quijotesca lucha contra los elementos porque, ¡Qué Diablos! ¡Dulce locura es aquella que nos mueve a hacer lo que es correcto aunque los demás piensen que estás loco!

¡No son molinos Sancho! ¡Son gigantes!

Feliz Navidad para todos: ¡Amsterdam Prevalece!

----------------- English Version ------------------

I was 25 years old when something wonderful happened to me: I met in Ireland to a person who, after barely 40 minutes of pleasant talk, awoke in me the virus that changed my life ...

That was the day when I realized I would have to leave my country, start from scratch, keep on running through the way that I started in France, away from my beloved and hated Madrid, my homeland, the one that even today continues to fascinate me and embarrass me in the distance ...

This happened 3 ½ years ago and, when I have a look to the things that have happened, I always find good, bad and, in turn, horrible things ...

But I do not regret anything... I did what my heart and my mind told me I had to do: to pursuit what I want and, ultimately, with patience and, of course, with Germany (always Germany) helping me, things happened...

Che Guevara once said "Let's be realistic: Let us ask the impossible!" and perhaps with a sense of the dued proportion and distance, I think that I tried it. I never settle for certain things because, if you're looking for something better always, I repeat always, you will achieve them if you're persistent and take the appropriate decisions ...

I always observe the ability of some individuals to settle for what life gives them .. In reality, I admire it: I think it's a very good quality, because it means that you accept what you receive, and not ask for anything else...

But I'm not like that: I assume that, in order to achieve some other things you will also have to renounce to others and, truth be told, in those years I learned to give up many things, material things generally...

More and more, I have a need of fewer things, though, errare humanum est, I still have some wished over certain objects (technology fascinates me: is my little vice)... My new traveling companion (my little ASUS EEE PC), my current computer (from which I'm writing right now) and especially the precious laptop that in a short time, I'll have in my hands (the one that, every time I see in a computer shop makes me stop and observe it for a few minutes) are my small sins and my colleagues on the road in my adventure...

This year ends soon and with many things: many of you have witnessed my travel, my experiences during these last 365 days. It has been an intense vital journey, full of new experiences and curious emotions, in search of myself and, in turn, in search of other things ...

So, when I sometimes feel bad or "weird" as I like to call it, I always think on that afternoon in Dublin, where one person told me that his dream was to open a small sweet shop in Tel-Aviv, because in the end, he said, the only thing he wanted was to live like that lady that in that city, selling those wonderful sweets and, curiously, never stopped smiling ...

And when I think of that afternoon, then I smile, because I remember why I took that decision and, above all, I remember that, no matter what the bad moments are, I know that in a few years I will be able to ¡look back and say to myself "I tried it"...

And those who know me know that, "try" to me is just the beginning of my quixotic battle against the elements because, What the hell! Sweet madness is the one that moves us to do what is right even though others may think you're crazy!

Those are not windmills Sancho! They are Giants!

Merry Christmas to all: Amsterdam prevails!


Paquito.

Comentarios

  1. Felices Fiestas Paquito!!.

    Lo importante de la vida no es si uno ha hecho más o menos cosas, ni cuáles haya hecho, ni tan siquiera si hizo todas las que quería.

    Lo importante es: viviste la vida que "te fluia"?. Si es así, uno mira atrás y le gusta lo que ve; mira adelante.. y también!. :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Felices Fiestas Saharawy"! :-))

    Mil gracias como siempre por tu visita y por tu comentario: un placer el leerte :-))

    Estoy de acuerdo contigo: tan sencillo como eso :-))

    Un abrazote y, una vez más, mil gracias por tu visita y tu comentario :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar
  3. Tu m'as beaucoup émue avec tes mots Paquito.
    Je suis là aussi et te lis, te lire me fait du bien, m'apporte cette dose d'Espagne exportée à Amsterdam et surtout ta bonne humeur comme tes jours plus tristes, il y a une chose qui ne change "reir para no llorar", ne l'oublie pas ;)

    Je t'embrasse cher Paquito en te souhaitant encore une fois ce Feliz Navidad en attendant los Reyes Magos ^^

    ResponderEliminar
  4. No sé si cuando mencionas el lado que no te gusta de Madrid, es porque lo asocias a aquello que te ataba y te limitaba... Amo tanto esta ciudad, este rincón del mundo, que espero que en un momento u otro en él también veas posibles proyectos, que borren ese lado que no te gusta de esta ciudad... que te den la libertad que necesitas... o al menos que así la veas desde ese otro rincon del mundo que tanto amas, Alemania.

    Probablemente existan otras mil razones por las que amas y no amas Madrid... hablo desde el más absoluto desconocimiento... (disculpa el atrevimiento)

    Adopto sentirse "Raro" como expresión de sentirse mal de modo constructivo jejeje...

    Enhorabuena, como siempre, por transmitirnos que siempre podemos intentar mejorar y perseguir lo que queremos,

    Feliz navidad! y espero que el 2009, te acerque a tus mejores deseos. Si no solo te acerca, sino que te los trae... que trambién te traiga nuevos deseos... nuevas metas, que perseguir con ilusión :)

    ResponderEliminar
  5. Salut Princesse! ¡Hola Mar_eo! :-))

    Merci beaucoup de bien vouloir venir y hacerme una petite visite: c'est toujours très bien recibido (quelle melange de idiomas estoy en train de faire :-)).

    @ Princesse: c'est ma vie! :-)) Bizarre, triste, agréable est, quelques fois, même drôle...

    @ Mar_eo: prometo escribir sobre eso (creo que ya toca :-)).

    Como siempre (siento la brevedad hoy pero es tarde) os agradezco vuestras visitas y os mando un saludete enooooorme desde Amsterdam :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cualquier comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido :-))

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

El Blog de Pedro Pablo Torres

El cultivo de marihuana en Holanda

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

El Soporte Oficial de la Familia