7 días...

Buenas,

Supongo que ya os habréis fijado: hace unos meses, en mi blog de pruebas, diseñé una plantilla parecida a la que hoy veis. Ésta, finalmente, es en realidad una plantilla ofrecida por una nueva funcionalidad de blogger: es sencilla y, sobre todo, adaptada a lo que quería... 

Creo que es bonita pero, como siempre, las críticas son bienvenidas...

Quedan apenas unos días para volver a casa: después de unos meses de locura, por fin volveré al hogar, dulce hogar, para relajarme, dormir y, por supuesto, comer como un loco, porque mira que echo de menos zampar como Dios manda (un desastre niño: ¡Como te lo cuento! :-))

En estos últimos días, por estos lares, estoy en "Madrid Mode": estoy feliz, ajetreado, preparando todo para cuando no esté y, sobre todo, preparándome para "la gran ciudad" (ya camino súper rápido otra vez)...

Mientras tanto, observo el tiempo por aquellos lares y veo que el principio de la primavera va a traer agua, lo cual no está nada mal (no te quejes, que en el fondo es muy bueno) pero, entre nos, es que llevo un invierno tremendo, entre las lluvias y la mierda blanca nieve que, hasta hace 2 semanas, ha estado cubriendo intermitente este pequeño país en el que vivo...

Eso sí: prometo intentar llevar buen tiempo, como la última vez (me cantan en la oficina: "every where you go, you always bring the weather with you"... Tan buenecitos que parecían :-)).

Mañana empiezo a preparar la maleta (ya deberíais conocer mis neuras :-)) y, sobre todo, ya estoy planificando mi "solución de movilidad" que me llevaré a España (me dejo el Macbook esta vez y me llevo el Netbook, que al final pesa menos y es más chiquitín :-))... ¿La cámara? Me la llevo: tengo un montón de cosas que quiero fotografiar en Madrid y esta vez quiero elegir los rincones...

¿Qué hace uno cuando vuelve a casa? Poca cosa en realidad: ayer, para que te hagas una idea, me metí en la cama a las 5 de la tarde y me levanté esta mañana a las 7:30... Estoy muy cansado, "agotado" diría yo, así que voy a España a descansar aunque, en los ratitos en los que esté despierto, como siempre, puede que me veas por Madrid andando muy deprisa, yendo a algún lugar para visitar algo o a alguien...

Así es la vida: nada especial, salvo por los lugares y las personas, que son realmente lo destacable...

Finalmente no he podido preparar un buen número para lo de Madrid: no he encontrado las imágenes que buscaba aunque, desde aquí, valga este sentido "¡Gracias!" a las personas que me han ayudado... Confío en que, cuando esté en Madrid, seré capaz de buscar lo que quiero: necesito situarme y encontrar aquello que refleja la belleza oculta de una ciudad que, ahora que no nos oye nadie, es fea (Madrid no es París, lo siento :-)), pero que tiene un encanto indefinible (Madrid no es París: ¡Ya les gustaría! :-))...

Dice el famoso Chotis que "en México se piensa mucho en ti", lo cual es ahora mismo más cierto que nunca, porque una de nuestras más dicharacheras y viajeras lectoras está haciendo las américas por tan nobles tierras, de ahí que, desde este pequeño rinconcito de la web, le mande un afectuoso saludo: me faltarás por la villa y corte, aunque, en tu honor, me zamparé un buen helado (para que luego no digas :-)).

7 días para volver a casa: ¡Se me nota en la mirada! Hablo de Madrid y mi sonrisa y mis ojos me incriminan... Vuelvo a casa donde mi mundialmente conocido "sofá narcoléptico" estará esperándome para cuando me haga maratones de "Los ladrones van a la oficina" a las 4 de la mañana en Antena 3.Neox, con Fernando Fernán Gómez bramando con su bozarrón aquello de "¡Escabeeecheeeeeeeeeee!" a un inefable López Vázquez respondiendo "¡Anselmo tengo un negocio re-don-dooooo!" (aunque, como bien sabe la parroquia, yo soy más de López vazquez diciéndole a las suecas aquello del "¡Mo-nu-men-tooooooooo!" o llamándole a Camilo Sexto "¡Chupa-gomas! ¡Melenudo! ¡Hippie! ¡Ye-yéeeeeeee!" :-)).

El sofá narcoléptico, del que alguna vez he hablado a los moradores de las tierras del jodío hereje (les cuento algunas cosas y me miran con curiosidad, sin entender nada, pero, ya se sabe, ésta es la Europa que nos prometieron en el Tratado de Niza) o, simplemente, les cuento lo que es no tener agenda, el cómo la gente está abierta a quedar contigo y a cambiar sus planes...

"La vida un metro a punto de partir", siempre corriendo, siempre con prisas:  la vida va rápido y, precisamente, esa velocidad es la que te mantiene vivo, la que me hace mirar todos los días a través de mi ventana hacia el sur, para así nunca olvidar quien soy, de donde vengo y cual es mi faro, mi Ítaca, el fin de trayecto de mi viaje...

7 días para volver a disfrutar de un buen té con mis vecinos, de visitar a la familia, de arreglar ordenadores (sí: también eso me toca en mis vacaciones), de pasarme algún día por la oficina de la empresa en Madrid y, más que nunca, 7 días para volver a casa y zamparme un bocadillo de calamares...

Dios: ¡Cómo echo de menos un buen bocadillo de calamares!...

7 días: ya estoy mentalmente allí.... Ahora sólo falta que el cuerpo me acompañe.

¿Te apuntas a mi viaje? :-))

Un abrazo: ¡Amsterdam Prevalece! (hasta dentro de 7 días: que tampoco se emocionen éstos ;-))

Paquito.

Comentarios

  1. Disfruta en tu casa Paquito!! Si un día de los que estás por aquí te apetece que vayamos a hacer alguna fotitos de Madrid me lo dices e intentamos hacer un hueco

    ResponderEliminar
  2. Estimado Yayo,

    Ni que decir tiene: ¡Mil gracias por tu visita y tu comentario! ¡Un verdadero placer el leerte por aquí! :-))

    Te doy mil gracias también por el ofrecimiento (con gente así en la vida, da gusto: ¡Qué gozada! :-)).

    Sin embargo (peeeeeero) me temo de declinaré tu amable oferta: el hecho de establecer una obligación en el objetivo me frustraría (soy así): si no encontrara cosas a las que fotografiar, sentiría que te estoy haciendo perder el tiempo y, eso, amigo mío, no me lo podría perdonar.

    Prefiero, en este caso (sólo en este caso, ojo) ir a mi aire y, después de patearme Madrid durante 7 horas, si no he encontrado nada, volverme a casa con mi música en el iPhone, sintiendo que no he hecho perder el tiempo a nadie (es algo personal, no tiene que ver nada con nadie, ojo :-)).

    Eso sí: cuando quieras quedamos para tomarnos algo (porque es un placer el compartir tu compañía :-)).

    Un abrazote y, de nuevo, mil gracias por tu visita y tu comentario,

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

El cultivo de marihuana en Holanda

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

El Soporte Oficial de la Familia

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada