1000 Euros

Buenas,

Estoy inmerso en un experimento financiero que hoy me dispongo a desvelarte.

Dado que mi vida en los Países Bajos me permite dedicar tiempo para desarrollar ideas que se me pasan por la cabeza, desde hace un mes he decidido analizar la forma en la que vivo a través de una restricción financiera.

Todo surgió a partir de una serie de artículos que leí sobre mi generación en España, aquellos que hemos sido condenados al “mileurismo” y que, con la crisis económica, la cosa ha ido a peor.

Por tanto, a partir del nombrecito, decidí probar algo: desde el mes pasado, vivo con, exactamente, 1.000 Euros...

La cosa es sencilla: el día 1, en la cuenta dejo 1.000 Euros y, a partir de ahí, tengo que cubrir todos mis gastos con esa cifra. Analizando los gastos vitales que tengo, uno de pronto se da cuenta de que la vida es cara y que, además, tienes que tener cuidado con las cosas que haces…

¿Cuánto cuesta la vida en Holanda?

Pues depende. Mi vida, a grandes rasgos, cuesta más o menos esa cifra, salvo que, por una cuestión casi científica, decidí restringirla a esos mil euros…

Por tanto, teniendo en cuenta esa premisa y, después de un mes de análisis, las cuentas han salido como siguen:

Presupuesto:               1.000
Alquiler:                       -550
Transporte:                    -70
Comida en casa:          -100
Comida en el trabajo:   -100
------------------------------
Renta disponible:       180

Es decir, me quedan 180 Euros para comprar cosas para casa (detergentes, pasta de dientes, perfume...) tintorería para los trajes y demás (incluyendo algún Coca-cola con los amigos, que nunca viene mal)…
Recuerdo al personal que vivo en Holanda y que aquí las cosas son "caras"... Por poner un  ejemplo: mi tintorería cuesta 25 Euros por traje (y tengo 3, así que tu haces la cuenta).
Por tanto, estás ante una vida muy restringida (la vida aquí puede ser mucho más cara, en especial en el coste de vivienda).

Mi vida, apretada al máximo, cuesta 1.000 Euros al mes… A partir de mis cálculos, por tanto, establezco que, con unos 200 Euros más, podría cenar una vez por semana fuera (una cena, más o menos decente, aquí no baja de los 30 Euros por cabeza) y me podría tomar unas cuantas Coca-colas más (podría tener una vida “normal”, aunque yo nunca fui muy normal tampoco, dicho sea de paso :-))…

En el experimento, además, tengo en cuenta que no puedo restringir nada: debo comer de forma saludable (y en realidad estoy comiendo más sano que nunca) pero, eso sí, al tener una restricción presupuestaria severa (créeme: lo es) lo cierto es que los gastos se aclaran de forma inmediata (una vez más: al simplificar tu vida al máximo, las cosas caen por su propio peso).

También podría utilizar la bici en lugar de utilizar el transporte público pero, como ya tengo una edad y lo de ir sudado al trabajo está fuera de toda discusión (por las tardes voy a casa dándome un paseo de unos 45 minutos, eso sí, por aquello de moverme un poquito), prefiero pagar el abono transporte y a hacer puñetas (además la empresa me lo compensa después, pero para el experimento, en realidad, es irrelevante, pues sólo computo la salida de dinero de la cuenta).

El mes pasado acabé con 3 Euros en mi bolsillo (los últimos días fueron “curiosos”, haciendo encaje de bolillos para llegar al famoso fin de mes) así que, este mes, como me va la marcha, he reducido mi renta disponible a 950 Euros (quiero ver hasta dónde soy capaz de llegar)…

Está siendo un mes la mar de interesante: apenas llevamos 6 días y la cosa ya está apretada pero, en realidad, que esa es la lección en esta historia, con este curioso experimento, uno se da cuenta de que todo es prescindible, de que en realidad consumimos mucho más de lo que necesitamos y que, para ser feliz, en realidad, apenas necesitas nada…

He aprendido a vivir sin nada, he renunciado a casi todo y mi vida cabe en una maleta… Todo es prescindible, nada tengo, nada quiero (salvo los cachivaches tecnológicos, vicio del que no parezco curarme, por más que este año no haya comprado nada para mi :-)).

Esta última experiencia sólo me demuestra que el camino que he decidido emprender tiene maravillosas consecuencias (aunque a veces es duro renunciar a según qué cosas) y, además, permite enfocarme en las cosas importantes de la vida (que, después de lo vivido, en realidad es casi nada)…

Todo es prescindible, todo cambia, nada permanece inmutable: acepta el cambio como forma de vida pero, eso sí, asume que tu no cambiarás jamás (sólo te adaptarás a aquello que te rodea)…

Aunque, claro, justo cuando todo el invento está perfectamente diseñado y funcionando a pleno rendimiento, van y te invitan a un bote para visitar los canales, con la "mala suerte" (póngase muy entre comillas, por favor) de que un compañero te deja probar una cámara fotográfica semi-profesional, y ahí es donde todo el invento se va a hacer puñetas (3.000 Euros de cacharro: ¡La virgen qué cosa Hopkins! ¡Brutal! :-))…

¿Qué iba diciendo antes? Algo de que había que renunciar a no sé qué… Bueno, no sería tan importante cuando a uno se le olvida… ¿No? :-))

Un abrazo: ¡Ámsterdam Prevalece!

Paquito.

Comentarios

  1. Este es mi Paquito, con dos coones, que no se diga. Mira nene, no se que adjetivo ponerte, eres la caña! 1000 euros pa toooooooooo

    ResponderEliminar
  2. Ummm en tus cuentas me faltan cosas.

    Aunque después hablas de detergente, pasta de dientes, papel higiénico etc. eso ¿no debería estar incluído por sistema en los gastos mensuales? Y pones 550€ de alquiler pero ¿qué pasa con el recibido del agua, de la luz y del gas? Tampoco he visto en tus cuentas la factura de teléfono + internet, sin contar el móvil (si es que tienes y usas).

    Y ahí ya no cuento los "imprevistos" como tener que ir al dentista, comprar medicinas o necesitar un par de zapatos nuevos o una toalla.

    ResponderEliminar
  3. Estimados Sara y "La Casa sin" :-))

    Mil gracias por las visitas y los comentarios: todo un placer el leeros por aquí :-))

    @ Sara: sí hija sí... Una vida simplificada da para eso y mucho más.

    @ La Casa sin: mi alquiler incluye todos los gastos de la casa (luz, teléfono, gas, internet). Móvil personal no tengo, así que eso queda deducido.

    Si viviera solo, como explico en el post, el coste de vida sería más alto: el objetivo es vivir de forma confortable eliminando cosas (no tengo recibos: mi vida es sencilla porque he elegido simplificarla :-))

    "Los imprevistos" son, como bien dices "imprevistos": si sucedieran, entonces tendría que actuar en consecuencia...

    Una vida sencilla tiene ventajas, pero también tienes que renunciar a según qué cosas...

    Espero que esto clarifique mejor el experimento :-))

    Un abrazo enorme y, de nuevo, mil gracias por vuestras visitas y por vuestros comentarios :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar
  4. Qué curioso, Paquito. Gracias por las aclaraciones. ;)

    ResponderEliminar
  5. Un placer el clarificar "La Casa Sin" (en realidad tendría que haber precisado eso... Como digo por aquí, "Good Catch!" :-))

    Un abrazo,

    Paquito.

    ResponderEliminar
  6. Déjate de "marujadas" y escribe de lo que tienes que escribir ahora mismo....
    ¡¡¡¡ HOLANDA-ESPAÑA MUNDIAL 2010 !!!

    Besazos y pela-a-pela cuídate

    SALTAMONTES

    ResponderEliminar
  7. Saltamontes,

    Como siempre, mil gracias por tu visita y por tu comentario: todo un placer el leerte por aqui :-))

    Mañana empiezo a escribir sobre el tema: va a ser bonito :-))

    Un besotazo enorme,

    Paquito.
    12F, que tengo una edad :-))

    ResponderEliminar
  8. Encontre este blog por casualidad, y creeme que lo seguire de cerca.. Estoy en planes de irme a Holanda a trabajar, asi que me puedo dar una idea muy precisa de los gastos que me esperan por alla :D Muchas gracias.
    Saludos desde Mexico!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Edgar,

    Gracias por tu visita y por tu comentario: esto es orientativo, recuerda, pero más o menos calcula esa cantidad "mínima" al mes (yo le metería otros 150 Euros de seguro médico que, en mi caso, está ya deducido en mi nómina).

    Un cordial saludo y gracias de nuevo por tu visita y por tu comentario :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

Vacaciones

¿Qué sabe una página web sobre mi? Descubre Click Click Click