La final España-Holanda (desde Holanda :-))

¡Hola! :-))

¿Quién me lo habría dicho a mi? Cuando empecé este blog lo hice pensando en escribir sobre temas que me interesaran, sobre mi vida en general y sobre cualquier cosa que se me pasara por la cabeza…

El fútbol estuvo siempre fuera de la ecuación, de ahí que, de pronto, cuando el miércoles el árbitro pitó el final del partido y España se clasificaba para la final del Mundial en Sudáfrica, una pequeña sonrisa (y un pequeño tirón de orejas de Saltamontes) me indicaron que tendría que escribir al fin sobre el sacrosanto tema…

¿Cómo se vive un mundial en Holanda?

Es intenso: el país se vuelve naranja (ya sabéis que es el color nacional, en honor a la casa de Oranje, que es la que reina en este país), la gente lleva prendas naranjas y todo tipo de objetos con el estridente color aparecen en el paisaje…

Las empresas hacen todo tipo de ofertas vinculadas con el rendimiento de su selección: así, por ejemplo, hubo una cadena de electrodomésticos cuya publicidad rezaba que, si comprabas un televisor antes de que el mundial empezara y, si los Países Bajos ganaban la Copa del Mundo, te lo llevabas gratis (pensaban que no lo harían, así que imagino que los de las tiendas tienen que estar ahora haciendo cuentas para lo que se avecina si finalmente sucede :-)).

En las calles, el espíritu nacional holandés se siente: la falta de complejos sobre su identidad les permite dar rienda suelta a su sentimiento de pertenencia (que es tan legítimo como otro cualquiera), de ahí que, por las calles, uno vea coches con banderas en las ventanas, casas adornadas con ornamentos naranjas, estandartes con banderas holandeses en todas partes y demás…

¿Y en el trabajo?

Al trabajar en una multinacional con más de 60 nacionalidades presentes, el mundial ha sido una pequeña revolución en la empresa: se programaron proyecciones de diferentes partidos y ya, últimamente, se han retransmitido los partidos de la selección nacional de los Países Bajos…

Mientras todo eso ocurría, un pequeño equipo vestido de rojo ha ido progresando en el campeonato: en silencio, con humildad, desde que perdieron contra la Confederación Helvética, no ha habido mucho ruido y, poquito a poquito, se han ido pasando rondas…

Las semi-finales han sido duras: los holandeses se enfrentaron a un Uruguay que, hasta el último minuto, luchó por ganar (fue un partido muy difícil y los holandeses lo pasaron mal, créeme)…

El día de la semi-final entre España y Alemania, los holandeses nos dieron por muertos: Alemania ha hecho un campeonato fantástico, jugando un gran fútbol (mis alemanes juegan muy bien: Gary Lineker tenía razón) y, por la tarde, en el trabajo, mis compañeros desearon que España perdiera (los periódicos ya hablaban de “Venganza” por la final que perdieron en 1976 contra la “deustsche Mannschaft”).

¿Y mientras tanto? Ya se sabe: perfil bajo, contención (como nuestra “A.” y su eterna timidez vasco-neerlandesa) y una frase que resumía mi estado de ánimo:

“La cabeza dice Alemania, pero el corazón dice España”…

Lo importante era la moderación: los holandeses y los alemanes se mojaron… Más prudente, decidí aferrarme a mi frase, por aquello de, como en el chiste, “mejor no hables que la cagas” :-))

Cuando estás fuera de tu país, las cosas se viven de forma distinta a como las vivirías en tu propia tierra: en mi casa, además, viviendo con un alemán, decidimos preparar un ágape holandés con vino español (gracias Alessandro: un regalazo) y, pensando en que perderíamos, me senté delante del televisor y decidí disfrutar del partido…

Y ahí es donde mi sorpresa apareció: los alemanes jugaban fantásticamente bien y los españoles seguían sin tener gol, pero… ¡Qué bien jugaban los españoles! ¡Qué gozada! Organizados, tranquilos…

Cuando el brillante juego de Alemania se comparaba al juego de la selección española en la Eurocopa, es que el milagro era posible…

Y lo fue: mi compi de casa (el alemán) se lo tomó con filosofía y en casa, ante todo, reinó la buena educación y el Fair Play, tanto que, a partir de una conversación que tuve con el justo el día antes, acabé preparándole Kalimotxo (la criatura, como todo buen extranjero que se precie, cuando le hablé de la bebida, me miró como si estuviera loco)…

Sí, queridos niños y niñas: uno se dedica a civilizar nórdicos  al ritmo de vino de Sudáfrica (el pobre no computó lo del concepto de “Vino tinto barato, en plan Tetra-Brik” y compró una botella de vino de tan famoso país en estas fechas) con Coca-cola…

“Esto es… Fan-tás-ti-co” me dijo cuando se dobló el primer lingotazo… 2 litritos de Kalimotxo cayeron (ya está haciendo planes para venderlo en Alemania: parece que le gustó :-)).

Esta mañana, al entrar en la empresa, una enorme sonrisa me acompañó en mi habitual caminata, esa en la que, uno a uno, saludo en holandés, japonés, inglés, francés, español e incluso en hindi al personal…

“¿Algún alemán en la planta?” grité mientras el personal empezó con las felicitaciones y el cachondeito (ya digo que la conquista se hace así, poco a poco, “al merme” :-))…

Curiosamente no había ninguno (y yo trabajo para un alemán, así que imaginaos la situación :-)).

Ahora la cosa está difícil porque mi país jugará la final contra el equipo del país en el que vivo…

Ya he recibido varias invitaciones para ver la final pero, esta vez, de verdad, no querré verlo y me intentaré aislar (cosa difícil por estos lares, ya digo)…

Si ganan, pues lo importante es que perdamos con honor (en la vida, como siempre sostengo, saber ganar y saber perder son tareas harto difíciles) y hay que pensar que, al fin, nuestro país, como mínimo, será sub-campeón del mundo…

Pero… ¿Y si ganamos?

Si ganamos, la subsidiaria holandesa, (que está justo enfrente) recibirá el lunes la visita de un pequeño español que les dará los buenos días en su idioma…

La cabeza dice “Holanda” y el corazón dice “España”… Una vez, una chica me dijo que “El corazón tiene razones que la cabeza no puede comprender” así que, ¿Quién sabe? A lo mejor el domingo soy un poquito menos racional que de costumbre y, animado por las circunstancias, dé rienda suelta a esa pequeña vocecita que, como Nadal cuando gana sus partidos, dice “¡Toma!”…

Estos días, el grito de ánimo para la selección holandesa es "Hup Holland Hup" (tipo "Hurra Holanda Hurra" o "Vamos Holanda Vamos") pero, como uno es como es ("Españoles, Sire" como le dijeron una vez a Napoleón) yo lo he convertido en "Pas Op Holland, Pas Op" (que es algo así como "Cuidadín Holanda, cuidadín")...

Están nerviosos: estudian nuestro juego y lo elogian. Se aferran a la falta de gol que tiene el equipo (eso es verdad) pero admiran con preocupación la forma ordenada y tranquila de jugar (es el fútbol que admira su gran ídolo, Johan Cruyff: así lo ha declarado)...

Pase lo que pase, habrá sido una experiencia muy bonita: si los holandeses ganan, pues la semana que viene estarán un poquito más felices y, si pierden, pues bueno, la vida sigue y fin de la historia (o quizás no: ¿Quién sabe? ;-))...

Los 3 últimos eventos "futboleros" me han pillado fuera de casa (el Mundial de Alemania en 2006, la Eurocopa de Austria-Suiza en 2008 y ahora en 2010 el Mundial de Sudáfrica): no soy muy aficionado al fútbol, pero sí que es cierto que, tal vez, me habría gustado haber vivido la cosa por allí abajo, por aquello del ambientillo y demás: esa es quizás mi pena pero, también te digo, vivirlo lejos de casa, rodeado de personas de mil y un lugares distintos, también tiene ese puntillo especial que no es fácil de definir...

Suerte para todos y, ya digo: "Pas Op Holland, Pas Op" :-))

Un abrazo: ¡Ámsterdam prevalece! :-))

Paquito.

Comentarios

  1. ¡¡¡ Así me gusta !!! Ya estabas tardando...

    Por aquí la peña se ha vuelto más que loca, y lo que nos queda. Están haciendo negocio en todos los sentidos: viajes, banderas, camisetas, etc... Yo lo veía venir hace tiempo y no necesité del pulpo Paul. Confieso que me encantaría que ganásemos para restregárselo a más de un "compi" naranja y bajarles por un tiempo los humos :).
    Los Madriles están preciosos llenos de rojos y amarillos sin prejuicios : balcones, ventanas, escaparates, coches, bares y un largo etc. Y qué guay viendo a Camacho como celebra los goles, apañero ( confieso que , hasta ahora no he visto partidos completos porque me da el yuyu y me quedo en el sitio. No es coña); El lunes, pase lo que pase, la capital estará paralizada ( y espero que no por la huelga de metro) recibiendo a los héroes. Los dos aviones que los traen tienen previsto llegar sobre las 11.30am y , desde ese momento, estamos de FIESTA NACIONAL y no por San Fermín....No seas como Jorge Lorenzo ( no se pueso la camiseta de la selección el domingo en Montmeló a petición de los fans, porque se acojonó. Un espartano , tal como se declara él mismo,no se habría "achicao" de esa manera): ponte de rojo y échale un par.
    Un abrazo
    ¡¡¡ YO SOY ESPAÑOL, ESPAÑOL, ESPAÑOL !!!

    ResponderEliminar
  2. Con dos cojones Paquito, di que si! bueno, bueno lo que he podido reirme con tu entrada, eres la leche. La rubia no se queda atrás, así está Madrid? que subidon debe dar verla.
    Por Palma la cosa no está nada pero nada mal, todos los balcones con la roja, vestidos con nuestra bandera y yo...joer, Paquito, yo disfrutando como una bestia de ver como nos hacemos acompañar de nuestra bandera española, sin complejos, coño! por fin sin complejos y encima estamos de moda!
    Solo me incomoda una cosa...te la dire, aunque tampoco me la tomes muy en cuenta, okis? solo me cabrea pensar que si ganamos el éxito se lo adjudicará ZP tendrá tiempo para reorganizarse de nuevo...en fin, es lo que tiene, en este momento, futbol-política están más unidos que nunca.Ya sabes, el futbol nos hace más lelos... besos amigo, rubiaaaaaaaaaaaaa guapaaaaaa

    ResponderEliminar
  3. Como vaya ZP al mundial seguro perderemos, ya sabeis que es un poco gafe, que se quede en su moncloa, como va a hacer Rajoy.

    ResponderEliminar
  4. Paco! Con el corazón, pero también con la cabeza!!! La única razón por la que nos pueden ganar estos blancuchos es por estadística! (ya han perdido dos finales)

    Por cierto, te alegrara saber que el Kalimotxo, hace muy poco, fue considerado coctel oficial.

    Ya sabes, con la cabeza bien alta a presumir de selección, si luego perdemos... con un "a mi el fútbol no me va, quien jugaba?", listo

    Por cierto, creo que hay un nuevo apellido holandés: Van Aperdeeer

    ResponderEliminar
  5. Hola :-))

    Gracias a todos por vuestras visitas y comentarios: un placer el leeros por aquí (perdón por el retraso en la respuesta :-))

    @ Saltamontes: una penita que esté lejos... Hoy me tocará "sufrir en silencio", rollito low-profile, pero bueno, sobreviviremos :-))

    @ Sara: ya sabes que procuro no hablar de política, pero si el ganar hace a la gente un poquito más feliz (y por allí abajo, según tengo entendido, la cosa lo necesita) pues nos tendremos que quedar con eso.

    @ Anonimo: exactamente lo mismo que con Sara :-))

    @ Santiago: sí hijo sí... Low profile (no hay que venirse arriba que nos conocemos, la cagamos y luego a comérnosla con patatas :-))

    Sea cual sea el resultado, seguro que será un partido muy bonito :-))

    Un abrazo para todos y, de nuevo, mil gracias por vuestras visitas y comentarios :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar
  6. OMG!!!!
    guess what did I say when my German boss asked me if I would rather like Spain or Germany win last game???
    “La cabeza dice Espanya, pero el corazón dice Alemania"
    pero a la hora de la verdad ni cabeza ni corazon ni leches!!! ahi resurgio cual ave fenix mi orgullo espanyol que hacia ya mucho tiempo que lo tenia olvidado en el atico
    oeeee oeee oee oeee!!!! oeee oeee!!!

    ResponderEliminar
  7. ESTOY LLORANDO.............

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡ PERO DE ALEGRÍA !!!!

    ¿¿ QUIÉN DIJO QUE LOS MILAGROS NO EXISTEN?

    ¡¡¡¡ CON DOS COJONES CAMPEONES DEL MUNDOOOOOO !!!!

    ResponderEliminar
  8. Estimadas Elena y Saltamontes,

    Mil gracias por vuestras visitas y comentarios: todo un placer como siempre

    @ Elena: es que tu rollito con Alemania es peor que el mío (aunque algún día volveré... Tengo un segundo episodio pendiente allí :-))

    @ Saltamontes: exacto... "Impossible is not Spanish" :-))

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

Vacaciones

¿Qué sabe una página web sobre mi? Descubre Click Click Click