Un Fistro de Londres...

Hola :-))

Hacía ya unos días que no escribía y esta noche me he dicho "¡Ya es hora!" así que, como siempre, disculpas en primer lugar por la tardanza...

Después de las aventuras por Moscú y San Petersburgo, un pequeño viaje relámpago a Londres me llevó a varias conclusiones importantes: debido a un retraso de mi avión para regresar a Ámsterdam, me quedé tirado un par de horas en la Terminal 4 de Heathrow y, entre pitos y flautas, con eso de que el avión no salía, el pasaje se aburría y una tienda de tecnología abierta hasta las tantas justo enfrente de la puerta de embarque, acabé (¡Qué raro!) delante de un iPad...

No... No me compré (me lo he prometido a mi mismo: "la primera versión no") pero cuando empecé a hacer la conversión Libra/Euro mentalmente (costaba 429 Libras en el Dixons del aeropuerto) supe que tenía que salir de aquel establecimiento y no mirar atrás...

Gracias a esa decisión, me pasé una hora y media dando paseos en silencio por la terminal y, con eso de que había que hacer tiempo, me dio por pensar...

Y cuando a mi me da por pensar... "¡Cuerpo a tierra!" :-))

Semanas de mucho trabajo y de salir muy muy muy muy tarde: también trabajo algunos domingos aunque, la verdad sea dicha, trabajo a mi ritmo (y lo cierto es que mis domingos son la mar de productivos: trabajo a mi aire y con mis métodos, los cuales, te lo aseguro, son todo menos ortodoxos)...

Durante las horas que estuve en Londres, además de formar a unos cuantos colegas, me di cuenta de algunas de las cosas que he ido viviendo todos estos años y, por unas horas, sentí nostalgia de algunos de esos momentos que ahora, "un tiempito más tarde", parecen tan lejanos...

Amsterdam se me queda pequeño: hoy, cenando con un amiguete (que es de Jordania: ¡El mundo es un pañuelo!) le hablaba del futuro, de las reticencias a los cambios y de que un signo de que algo no va bien es cuando el personal se pone nervioso...

"La falta de seguridad en ti mismo es un signo claro de que algo no va bien: de que temes que alguien encuentre eso que tu crees que está mal" le decía, en clara referencia a lo que nos encontramos todos los días en nuestros entornos laborales (si el mundo es un teatro, como dijo aquel, las empresas son preciosas pantomimas)...

Las corporaciones son además una extensión de la voluntad de algunos: detrás de "la entidad", "la organización", "el ente" o, mi expresión corporativa favorita, "Nosotros", se esconden voluntades de mil y una direcciones... A veces te tocará gente buena y, a veces también, te tocará gente "no tan buena" (seamos civilizados).

Lo cual me lleva a un tema relacionado del que, espero que no te moleste, hoy hablaré un poquito...

Resulta que una persona que conozco (no daré nombres ni nada por el estilo: estas son ese tipo de historias que empiezan con lo del "un amigo de un amigo"....) solía mantener un blog personal contando sus aventuras y desventuras por el mundo... Entre esas aventuras y siempre de forma educada y casi "naïf", alguna que otra vez, habló de su trabajo (apenas de refilón, eso es cierto)...

Millones de personas escriben o mantienen blogs con una cierta regularidad: cuentan en esas bitácoras digitales sus vivencias, sus esperanzas, sus desventuras o su desamor (que de todo hay)...

Una de las cosas que recomiendo al hacer un blog es:
1. Utiliza un pseudónimo: si no quieres, nadie tiene porqué saber quien eres.
2. Sé educado: ser anónimo no te exime de que puedas ser responsable de difamación y demás (tu derecho a la libertad de expresión se limita sobre la veracidad de tus afirmaciones y el derecho al honor y a la intimidad de los demás).
3. Ten cuidado con lo que cuentas: en las empresas, de forma general, nos hacen firmar acuerdos de confidencialidad que nos piden discreción sobre las cosas que suceden dentro de las mismas. De igual forma, si mencionas a personas, ten cuidado con lo que dices (el punto 2 es muy descriptivo).
4. Ten cuidado con los detalles: millones de personas pueden leer tu blog (a menos que lo limites): ten cuidado con las imágenes "geotaggeadas" (con coordenadas del GPS, tipo fotos tomadas con el iPhone) y ten cuidado con dar muchos detalles personales (hay mucho zumbado por internet: no se lo pongas fácil).
5. Si citas o copias contenido, procura indicar la fuente: me pasó hace años con una persona cercana a mi... El tipo fusilaba todo lo que pillaba en los blogs de los amigos y lo publicaba como suyo... Si ves una foto chula o ves un texto divertido y cosas así, en vez de fusilarlo, habla sobre él y después pon un link al contenido original (te podrá ahorrar muchos quebraderos de cabeza :-)).
6. Sentido Común: el menos común de todos los sentidos y con toda la razón del mundo... 
El problema es que esa persona, a pesar de seguir casi todas las directrices que menciono, alguna que otra vez mencionó de pasada "algún que otro detalle" (chorraditas, en serio) de la organización para la que trabajaba...

Con tan mala suerte de que, en un proceso de selección que estaba a punto de conquistar, se cayó al descubrir que el empleador había "gugleado" su nombre y encontrado su blog...

Afortunadamente, la persona de la que hablo es excepcionalmente buena y, tan pronto como una puerta se cerró, otra se abrió, lo cual demuestra que, en este mundo, aún cuando creemos que algo malo sucede, en realidad es sólo otra indicación de que el destino es un cachondo mental y le gusta gustar con nosotros...

"Dentro de unos años dirás: ¿Quién me lo habría dicho a mi al perder aquella oportunidad para ir a...?" le dije en un e-mail para refrendar las extrañas teorías que defiendo... He tomado decisiones muy raras y muy extrañas en mi vida: algunas han sido maravillosamente buenas y otras, en cambio, no fueron como yo creí que iban a ser pero, unos años más tarde, aquí me tienes, delante de un Mac (si me hubieras conocido hace 5 años habrías apostado tu vida contra esto: sólo te digo eso) escribiendo en Holanda (un país al que nunca pensé que acabaría viniendo) mis aventuras y desventuras en este extraño mundo que, como le dije una vez a unas personas más mayores que yo, "tan mal habéis creado"...

Así que (y esto es para ti, si me estás leyendo) sólo deseo que las cosas te salgan como creas que deban salir: cosas buenas y malas vivirás, ya lo sabes (no te voy a sorprender a estas alturas) pero al final, suceda lo que suceda, piensa que gracias a ese extraño giro en tus circunstancias acabaste en otro lugar diferente y que, en la vida, como bien sabes, no siempre todo sale como queremos que salga...

Precisamente por eso, quizás, seguimos sonriendo y queriendo explicarle al guiri de turno por qué Chiquito de la Calzada no es sólo un humorista, sino un icono...

Y te lo dice alguien que, el domingo de la semana pasada, se puso a imitarlo en su oficina, solo, con las impresoras vomitando copias de una presentación que estaba preparando, al grito de "¡Cobarde! ¡Tienes más peligro que Marco y el mono en Sorpresa-Sorpresa! ¡Torpeda! ¡Jarl!"...

Todo iba bien hasta que me pilló el de seguridad delante de la impresora con el más que imitado "¡Siete caballos vienen de Bonanza!"...

Y eso, créeme, lo compensa todo (además de ser una buena historia para explicarle al de seguridad que no estoy mentalmente perturbado y que ese tal "Chiquito" no es fruto de mi imaginación :-))

Cuentan que Che Guevara dijo una vez: "Seamos realistas: ¡Pidamos lo imposible!" Y es una frase que llevo conmigo... "Imposible no es español" suelo decir por aquí, en mi último reducto de resistencia ante lo que los demás llaman "realidad" y que no es otra cosa que, groso modo, bajarse los pantalones y cantar la traviata...

Yo tengo una edad: estoy de lo mío y no estoy para según que cosas; cambiar me viene tarde, soy como soy y mucho me ha costado aceptarme a mi mismo ("nuestro peor enemigo somos nosotros") como para ponerme ahora a deshacer todo lo conquistado.

Hora de irse a dormir: estoy fatal de lo mío, pero sigo sonriendo y eso, quieras que no, se agradece.

Un abrazo: ¡Amsterdam Prevalece! :-))

Paquito.

Comentarios

  1. Yo llevo un mes viviendo en Holanda. Leo tu blog con frecuencia e incluso tengo un link en el mío hacia el tuyo (espero que no te moleste por eso de la confidencialidad). Supongo que trabajas en alguna empresa relacionada con la informática y te mueves por toda Europa. Lo mío no tiene nada que ver, lo puedes ver en mi blog. Pero si te apetece podríamos algún día tomar una caña, lo digo para hacer un poco de vida social porque sólo conozco a una persona y la veo pocas veces.

    Un saludo y sigue excribiendo

    ResponderEliminar
  2. si niño, ya era hora de que escribais!!!! je!
    Porque estas fatal de lo tuyo?????
    saluditos desde el otro lado del charco

    ResponderEliminar
  3. Estimados Alfonso y S.S.

    Mil gracias por vuestras visitas y comentarios: un placer el disfrutar de vuestra compañía por aquí :-))

    @ Alfonso: difícil lo veo, aunque no imposible (mi trabajo me absorbe, como ya ves :-))

    Aún así, prometo leerte :-))

    @ S.S: Es una expresión española... Es una forma de decir que me hago mayor, una especie de comentario socarrón :-))

    Un abrazo para los dos y, de nuevo, mil gracias por vuestras visitas y comentarios :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Ámsterdam: ese parque temático

Wannacry - El virus que la lió parda

Riphagen: el cazador de judíos

Vacaciones

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada