Russia - Episodio 5 - Parte 4/4 - ¡Vamos!

Voz de gatita: Buenos días Sr. Paquito. Tiene Vd. un chófer esperándole aquí.
Paquito: Grsh ¡Qué! ¡Mierda! ¡Me he dormido! ¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda!
...
Starbucks Girl: ¿A nombre de quién lo pongo?
Paquito: Escribe "esto"...
...
E: (En inglés): Sí... Que mañana hablaremos porque hoy...
Paquito: ¡No hablo inglés!
Russia - Episodio 5 - Parte 4 - "¡Vamos!"

Paris Hilton está dando las noticias en un canal de televisión ruso: habla el idioma perfectamente, con una fluidez apabullante, mientras mira desangelada a la cámara, con una mirada triste y soñadora...

Asumo que es otro de esos sueños raros que tengo cuando viajo y me quedo mirando a la tele con, probablemente, una cara de inteligencia próxima a la que puedes tener tu si llevas 3 días durmiendo menos de 4 horas, pensando que, en algún momento, me despertaré y empezaré a correr en mi último día por estos lares...

Pero es extraño: me doy cuenta de que no estoy dormido y sí, realmente hay una presentadora en la televisión rusa, que es clavadita a Paris Hilton, dando las noticias por la mañana en el canal de televisión estatal (Russia 1).

La hora a la que programé la alarma el día anterior es a las 7 de la mañana. Lo hice de viva voz, en el Concierge, esto es, un pequeño mostrador dedicado para peticiones de los clientes hospedados y, con eso de mi neura (me quedé dormido), lo pongo con 90 minutos de margen entre el momento de despertarme y el instante en el que un amable señor me llevará a la oficina a través de las enormes avenidas moscovitas...

Con eso de haberme quedado dormido el día anterior, ya digo, me despertaré en automático a las 6 de la mañana y, después de los 4 minutos mirando a la Paris Hilton impostora, a las 6:45, ya estaré duchado, vestido, viendo la tele y leyendo el periódico que me han dejado en la puerta, preparado para recibir "la llamada"...
Paquito: ¡¡¡¡Buenos días!!!! :-))
Gatita: Buenos... (la pillé a contrapié: no se esperaba ese ímpetu :-)) días Sr. Paquito... Emmm... Son las 7 de la mañana.
Paquito: ¡Buenos días! ¡Mil gracias!
Gatita: ¿Desea que volvamos a llamarle en 15 minutos?
Paquito: No gracias: Ya estoy preparado para la diversión :-))
Gatita: De... (la dejé fuera de juego) acuerdo: tenga Vd. un muy buen día Sr. Paquito.
Paquito: Gracias, igualmente :-))
A las 7 de la mañana, en la zona de desayunos, sólo estamos unos cuantos alemanes y yo, así que, hoy, elijo una mesa al lado de una ventana y, después de ponerme algo de comer, hago un par de fotografías a la ventana, no por nada en particular en su composición o diseño, sino porque, justo enfrente, tal y como te lo estoy contando, majestuosa, se encuentra la Catedral de San Basilio...


Sin palabras...

La señora cocinera me miró raro cuando le dije la frase:
Paquito (en español): ¡Belén! Ahora que somos familia... ¿Me haces una omelette?
La buena mujer no entendió el homenaje al padre de Emilio, el portero de "Aquí no hay quien viva" pero, con eso de que su trabajo es hacer omelettes, me preguntó cómo la quería y le dije "Con todo"...

Unos huevos en tortilla con queso, jamón, verduras y gambas... Paquito aplaudiendo con las orejas, con la catedral de San Basilio de fondo y un desayuno de campeones como hacía años que no me apretaba...

Vuelvo a mi habitación y comienzo con la neura de re-re-revisar armarios, cajones, mesa de trabajo, caja de seguridad...


Re-reviso el empaquetado de todo en mi pequeña maleta y, justo cuando estoy a punto de salir, la dejo sola en la puerta de la entrada mientras, otra vez, re-re-re-reviso todo por última vez (ya conoces el proceso)...

La imagen de una pequeña maleta solitaria ante una puerta abierta en un hotel: de pronto saco la cámara y hago una fotografía, pensando en que, quizás, es la forma más poética que conozco de explicar mi vida: una vida solitaria, donde apenas hay bienes, donde vivo bajo techos que no son míos y donde siempre hay puertas abiertas que me permiten seguir corriendo hacia algún lugar sin determinar, sin dejar nada atrás...


Después del ramalazo poético, salgo disparado hacia la entrada y, después de pasar por el consabido trámite de firmar "la facturita" del hotel (sin comentarios en este punto), me pongo a esperar al coche que me llevará a la oficina, salgo fuera un momentito y hago un par de fotos más a la zona en la que estoy (es que es espectacular, ¿Para qué engañarnos?) y, con todo, por fin, unos minutos más tarde, vuelvo a la oficina donde, hoy sí, llego con suficiente tiempo para saludar a todo el mundo (otra vez en varios idiomas) y, de paso, volver a seguir haciendo cosillas, hablar con la gente de allí y, de paso, implementar nuevos usos de trabajo, como pueden ser las reuniones de trabajo en la cocina, detrás de un cafetito, mientras desayunamos o comemos algo...

De paso, también, sacaré la última batería de chocolates y, de nuevo, iré dando deliciosas tabletitas con preciosas formas de molinos holandeses a diestro y siniestro, por aquello de hacer patria del lugar en el que actualmente resido...

Afortunadamente, que el chocolate sea holandés no indica la procedencia de aquel que lo otorga, de ahí que, hoy, viernes, lleve mis vaqueros, mi americana gastada y una camiseta con una E de "España" en forma de logo de Superman, con un toro cabreado como pocos saliendo de ella y, justo debajo, la palabra "Madrid"...


En la oficina, una compañera me habla de sus vacaciones:
S: Voy a España dentro de 2 semanas.
Paquito: ¿Sí? ¿A dónde?
S: ¡A Barcelona!
Paquito: Barcelona es preciosa pero...
S: ¿Pero?...
Paquito: ¿Sabes cuál es el código del Aeropuerto de Madrid?
S: No...
Paquito: "MAD" ("Loco" en inglés).
S: Jajajajajaja...
Paquito: El código del aeropuerto lo dice todo... ESE es mi hogar :-))
Voy teniendo reuniones con todo el mundo, por fin tengo un ratito para trabajar en mis cosillas y, con eso de que va pasando el tiempo, a las 14:00 (¿Cómo no conectar con un pueblo que come a las 14:00? :-)) les pregunto si vamos a comer y me dicen que espere 5 minutos para ir todos juntos...

Y ahí donde sucede: nuestra hispanohablante favorita, unos 5 minutos más tarde, recoge a todas las huestes y, con un "¡Vamos!" en castellano, salimos todos a comer...

Momentazo en el que, hablando con otra compañera en ruso, se cuentan porqué ella habla español y la otra habla portugués-brasileiro.

Puntazo cuando les entiendo y les respondo en inglés mientras, a su vez, una tercera chica se queda con los ojos como platos mirándome sin dar crédito :-))

En el restaurante, nuestra hispanohablante favorita, con eso de que nunca ha comido conmigo, se ofrece a explicarme cómo funciona todo y le explico que ya me conozco el método, que he implementado un sistema mucho más eficaz para conseguir la comida de forma más rápida y que la espero en la caja para que me diga dónde nos sentamos :-))
 
¿Adivinas qué es lo que comí? :-))

Paquito: ¿Y tu qué comes?
E: Paella.
Paquito: Jajajajajaja ¡Pero si es verde!
E: ¡Paella Rusa! :-))
Ya sentados, conversamos de lo humano y de lo divino: el humor, la forma de entender la vida, los problemas, las soluciones a los problemas...

Todo me es tan cercano: una vez, "cuando fui mortal", viví todo esto, hace muchos años ya, de ahí que, maravillado, les escuche y, de paso, responda a sus preguntas (me preguntan sobre "mi otra vida", mi pasado, quién soy y, con una enorme sonrisa, les cuento quién soy, les cuento mis experiencias mientras, a su vez, ellos me cuentan sus planes de fin de semana o de vacaciones)...
P: Yo este año me iré a Portugal en coche.
Paquito: Pero (poniendo cara de "Calculín")... Eso son como unos 4.000 kilómetros.
P: Sí...
Paquito: ¿Tu sabes que hay cosas llamadas "aviones", verdad?
P: Sí claro... Pero es que me encanta conducir...
Paquito: Wow... Yo es que estoy de lo mío y, a partir de una cierta distancia, avión sí o sí :-))
La vuelta al trabajo me recuerda que, sobre las 15:00, salgo con mi compañero italiano hacia el aeropuerto y que, esta vez, iré en tren, así que tengo que avisar a "alguien" para que no organice ningún operativo de escape...
Paquito: Elza...
Elza: Hola Paquito... ¿A qué hora quieres que te recojan?
Paquito: Elza... Esto... Es que me voy en tren.
Elza: Pero... ¿Sabes ir? ¿Tienes el billete? ¿Sabes la combinación y la conexión?
Paquito: Voy con G.
Elza: Tened cuidado...
El resto de la conversación queda bajo secreto del sumario: le di mil veces gracias por hacer de mi estancia algo indescriptiblemente plácido, le hice sonreír con mis cosas, me hizo sonreír con ese particular sentido del humor que tanto me gusta de aquel país y nos despedimos con un "¡Hasta Pronto!" porque, como siempre digo, "Adiós" es demasiado drástico...
Paquito: ¡Llama a todos! ¡Os quiero hacer una foto!
Fue una petición a una compañera, la cual, de inmediato, consiguió reunir a los compis que, durante esos días, han estado soportando al español que se pasa la vida haciendo preguntas extrañas o que, simplemente, les hace sonreír mientras les ofrece un poco de chocolate...

Y con esa imagen, con esa preciosa fotografía (que no os puedo enseñar, por motivos obvios :-)), salgo disparado con mi compañero hacia el Metro porque hoy, viernes, me sentiré como cuando tenía 18 años y, algún fin de semana, me iba en autobús a visitar a mis padres desde Madrid...

Y así, a través del que, sin duda, es el servicio de transporte subterráneo más hermoso del mundo, llegaré a la Estación de Bielorrusia donde, después de un extraño chequeo de seguridad (extraño, por absurdo) nos metemos en el tren y, así contemplaré por primera vez el frondoso bosque que rodea a una de las capitales más alucinantes del mundo, con sus dachas y con las pertinentes explicaciones de alguien que, desde hace 2 años, ha aprendido a ver el mundo desde los ojos de este pueblo tan fascinante...

En el aeropuerto, me tomaré un zumo, me despediré de mi amable acompañante y, como voy con un montón de tiempo, me dedicaré a darme vueltas y paseos por las terminales hasta que, aburrido, me dé por facturar y meterme en el área de embarque...
Señora Azafata: ¿Pasillo o ventana?
Paquito: Si queda algún asiento de emergencia, me da igual...
Señora Azafata: Ventana :-))
Ya tenemos asiento en la sección "codiciados" (Saltamontes: ya sabes que yo tengo una edad y que me has malacostumbrado :-)).


Después de pasar la zona de visados y la de seguridad, me encuentro por fin en la zona de embarque y, como tengo un montón de tiempo libre, me dedico a visitar, una por una, todas las tiendas "Duty Free"...

Detalle: en el aeropuerto (SVO en este caso: hay dos en Moscú) los Duty Free esencialmente tienen:
A) Alcohol
B) Perfumes
C) Tabaco
D) Otros objetos de gran lujo y chocolate
No hay souvenirs (o apenas) y los que hay, o son más bien feillos o, por el contrario, son impagables (un huevo de Fabergé empieza por unos 5.000 dólares, así que déjate :-)).

Hago lo imposible por no quedarme sentado: hace 3 días que duermo una media de 3 horas y tengo miedo a desplomarme en un banco de pasajeros y quedarme roque, de ahí que camine de acá para allá y viceversa con el iPad en Wifi (SVO tiene Wi-Fi gratis: ya podrían aprender otros aeropuertos) leyendo noticias, escribiendo en Facebook o lo que se tercie...

Finalmente, veo que en mi puerta de embarque se empieza a hacer una pequeña cola y, como estoy cansado, me pongo en la misma, esperando entrar pronto en el avión y, ya digo, dormir como un bendito...

Y todo va bien hasta que, 40 minutos más tarde, cuando la cosa empieza a moverse y un holandés se planta justo a mi lado...
Paquito: Disculpe (empiezo diciendo)... La cola termina allí.
YYY: Bueno... Da igual (me dice).
Paquito: No... No da igual: la cola termina allí.
YYY: Ya estoy aquí (me replica).
Llevo 3 días durmiendo 4 horas... Tengo un poco de desfase horario y he estado dando el 110% en mi trabajo, porque el insomnio no es una excusa a la hora de trabajar y ser un profesional...

Pero, cuando no duermo, sucede algo bastante curioso: a partir de un cierto punto, y con según qué actitudes, me puedo poner "un poco irascible"...

Esta, esa una de esas ocasiones...
Paquito: le estoy diciendo que la cola termina allí... ¿Es que no lo entiende?
YYY: Pero...
Paquito: ¡Ni peros ni mierda de toro! (mi cerebro se acaba de licuar en este punto: fusión de nucleo en toda regla) Pero... ¿Qué se ha creído? Estoy que me caigo de sueño, señor, y me he puesto a hacer cola para entrar rápido en el avión y dormirme, mientras Vd. estaba con su puta Blackberry mandando chorradas... El mundo no está para servirle y el saltarse la cola es una falta de respeto hacia el resto de pasajeros, entre los que me incluyo...
YYY: Yo soy un Frequent Flier...
Paquito: Me parece genial... ¿Hay cola de Frequent Flier habilitada?
YYY: Pero...
Paquito: ¿Que si hay cola de Frequent Flier habilitada?
YYY: No...
Paquito: Correcto... Sólo hay una cola, y Vd. cree que tiene derecho a saltársela porque cree que está por encima del resto de pasajeros...
YYY: Pero...
Paquito: No hay peros... No hay excusa: ahí hay un par de policías a los que podemos preguntar... Estaré encantado de perder este vuelo con Vd: no tengo a nadie que me espere y su anillo y sus canas me indican mujer y progenie... Tengo razón y punto...
Cuando las azafatas y los policías se acercaron, tuvieron que darme la razón... Algunos pasajeros aplaudieron, el "frequent flier" se fue abochornado hacia el final de la fila y todo siguió en orden...

Bien es cierto que, luego en el avión, me acerqué y le pedí disculpas (lo cortés no quita lo valiente)... Le expliqué mi mal humor por la falta de sueño y el hombre reconoció que yo tenía razón...

En la llegada a Amsterdam, nuestro frequent flier favorito salió disparado y, a través de un servicio llamado "Privium", pudo salir sin hacer cola ni aguantar a los tipos de control de pasaportes...

No me gustan las faltas de educación, no me gusta que la gente se me cuele y mucho menos esa actitud arrogante y absurda de niño malcriado que cree que el mundo está a su servicio (si te cuelas y te pillan, simplemente acéptalo y ya está: está bien intentarlo, no estoy en contra de ello, pero si te pillan, pues ya sabes).

Todo había ido tan bien en Moscú: un país de gente inteligente y educada...

En el taxi, ya en Amsterdam, saludo al señor Taxista:
Paquito: Buenas noches.
Señor Taxista: Buenas noches.
Paquito: Vamos a tal y cual dirección.
Señor Taxista: Sí señor.
Paquito: ¿Cómo está?
Señor Taxista: ¿Disculpe?
Paquito: ¿Qué cómo está? ¿Cómo va el día?
Señor Taxista: Verá Señor (empieza diciéndome): la empresa no nos permite hablar con los pasajeros...
Paquito: ¿Cómo?
Señor Taxista: Le ruego que no se moleste, pero no puedo hablar con Vd...
"Bienvenido de nuevo a la realidad, Paquito" pensé en ese momento...

Y así, finalmente, al llegar a casa, al deshacer la maleta y poner todo en el cesto para hacer colada, me dormí plácidamente de nuevo en mi pequeña cama, bajo un techo que no es mío, en un pequeño país debajo del (nivel del) mar, bajo un cielo gris y lluvioso que me recuerda, todos los días, cual es mi objetivo y todo por lo que debo seguir adelante...

5 veces he estado en uno de los países más fascinantes de la tierra: cuatro veces en Moscú y una en San Petersburgo, con la vaga ilusión de ir a enseñar cosas y, al final, acabar aprendiendo mil más de las que yo pude aportar...

Un país donde la gente bebe té en cristal con una rodajita de limón recién cortado... Un país de gente educada, donde los compañeros de trabajo se dan los buenos días y se saludan entre sí al llegar y al irse: un sitio donde, todos los días, alguien trae algo de comida a la oficina y lo comparte con los demás, donde alguien te invitará a desayunar con ellos y donde, si sonríes mucho, se acercarán a ti para saber quién eres y qué haces por aquellas tierras...

"Los rusos usaron un lápiz", recuérdalo siempre (aunque sea una leyenda urbana: ¡No importa! Es el concepto lo que tienes que guardar contigo), como uno de sus dichos también es "Si funciona, no lo toques" o, "Al final de la partida, el peón y el rey van a la misma caja"...

Yo me quedaré con un proverbio que he descubierto recientemente por aquellas tierras: "Si no eres valiente, no acuses a la espada de no tener filo", aunque tu, que eres seguramente más sabi@ que yo, me dirás, como ellos, "El que escribe mucho desvaría", cosa a la que no puedo quitarle razón...

"El valiente no conoce la soledad": no lo olvides :-))

Las últimas fotos de este día están accesibles haciendo clic aquí.

Eso es todo: Moscú prevaleció :-))

Paquito.

Comentarios

  1. 1.- porque no pusiste la foto con todos??? (almenos la que salio tu polo de madrid debi salir tu cara je!)

    2.- "despues de una partida el peon y el rey se van a la misma caja" (genial)

    3.- "si no eres valiente no acuses a la espada de no tener filo" (genialote)

    4.- bien ahi con hacer valer tus derechos colisticos :)

    5.- cual es tu objetivo?

    5.- Un gran beso en el cachete izquierdo que no conosco ja!

    ResponderEliminar
  2. el ultimo 5 es 6 je!

    7.- S.S

    ResponderEliminar
  3. Y no hay maestro sin pasado ,ni alumno sin futuro ( de mi gran amigo y profe de Taichi, Julio ).

    Besazos y sigo diciendo : ¿ Habrá boda :) ?????

    P.d: Ya me contarás cómo pones esa carita de cordero degollao para que te den SIEMPRE la butaca VIP :) . Y como me vuelvas a "regañar" por cabrearme cuando alguien se cuele , me vas a oir

    SALTAMONTES

    ResponderEliminar
  4. Hola Saltamontes y S.S.

    Mil gracias por vuestras visitas y comentarios: un placer como siempre :-))

    @ Saltamontes (1):

    - Porque las fotos con gente no se publican aquí.
    - No me importa que se cuele la gente, pero si te pillo y te pones farruco, entonces malo.
    - Es que yo tengo "el secreto" de los asientos codiciados :-))

    @ S.S: eso eso, dale guerra :-))

    @ Saltamontes (2): hay boda (de hecho, literalmente, es mañana).

    La cara de cordero degollado es la cara de un pobre español que sonríe mucho y es muy amable :-))

    Un beso, Paquito.

    ResponderEliminar
  5. yo fui la que te escribio todos los puntos del 1 al 7 ! je!
    S.S
    Eso de no poder escribir desde mi blog y ser anonima nos esta confundiendo ja!
    besooo
    Y tienes que poner la foto en grupo y de TU cara
    S.S

    ResponderEliminar
  6. Hola de nuevo S.S.

    Perdón: por la forma de escribir otros factores, pensé que era Saltamontes (no me fijé, sorry :-)).

    No puedo poner fotos de personas aquí: las historias son (y deben ser) impersonales, basadas en mis vivencias y contadas a través de mi alter-ego, "Paquito", quien ve el mundo de la forma que lees :-))

    Paquito no tiene cara: yo sí :-))

    Gracias de nuevo por tu visita y por tu comentario :-))

    Paquito.

    ResponderEliminar
  7. Este es mi nene!
    He devorado, literalmente, todos los capitulos. Primero, tengo que pedirte perdón por estar tan perdida, sé que me disculpas aunque yo prefiero adelantarme. Mis cosas me tienen consumiendo el tiempo y peco de prestar poca atención a la gente que quiero y está lejos, como es tu caso.

    Que historia Paquito, tremenda desde el principio al fin, en tu linea si, auténticamente "Paquito".

    Ya sabes que sigo estando aquí muy cerquita de pensamiento, verdad?
    A la espera de una llamada ¿y que es eso? nada nene nada, una llamada y arraglado el estropicio de estos dos últimos años. Te dejo "pedir" con fuerza que esa llamada ocurra YA!

    ¿Recordais, la rubia y tú, la historia interminable de Sara con aquella multinacional?
    Bien...Lista y acabada finalmente sin más historia que un mal sueño, viva!

    Sarita está en Bruselas pasando unas semanas con su hermano y nosotros...pegados al teléfono...

    Te echo de menos amigo.

    Besos muy fuertes Rubia!!!

    ResponderEliminar
  8. Sara : ¡¡¡ ENHORABUENA!!!.

    Pero ahora cierra de verdad ese capítulo y CARPE DIEM. Otra cosa a celebrar, querida amiga.
    Un beso,
    SALTAMONTES

    ResponderEliminar
  9. Mi muy querida Sara :-))

    En primer lugar: mil gracias por tu visita y por tu comentario. Sé que tienes un montón de lío, de ahí que, no sólo estás excusada, sino que tu visita, como todas y cada una, es más que apreciada y acogida como un regalo :-))

    Espero que esa llamada suceda pronto: me alegra saber que las cosas van a mejor pero, como estamos "on the record", prefiero no hablar de ello aquí :-))

    Soy feliz de escucharte tan alegre :-))

    Mil gracias una vez más por tu visita, por tu tiempo y un cordial saludo desde Amsterdam.

    Paquito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

Vacaciones

¿Qué sabe una página web sobre mi? Descubre Click Click Click