jueves, 2 de mayo de 2013

Mejor tarde que nunca :-))

Buenas,

Ya hacía tiempo, lo sé: saludos a todos y a todas (que con eso de que hay que ser políticamente correcto, la cosa a veces roza el absurdo).

Paradojas del destino en todo este tiempo: mientras Pelocha nos hablaba de las luces chinas en Rotterdam, unas semanas antes aparecía, trotando asilvestrado, un servidor de Vds. por el paraje, disparando con mi cámara principal (conocida como "el cacharraco padre").


Mucho más divertido fue después leer que Qualunque pasaba unos días en Luxemburgo al mismo tiempo que yo (ahora ya sé quien eres, aunque tu no puedas saber quién era yo :-)): la ciudad me decepcionó pero todo el entorno natural me hizo disfrutar como un enano (los valles y montañas, así como el andar entre ruinas de castillos fue todo un puntazo: digo yo que algún día me dará por descargar las imágenes de la cámara :-)).

Alfonso nos contaba la celebración de los 300 años del conocido "Tratado de Utrecht" mientras uno, que ante todo en la vida lucha por ser invisible, recorría sus calles recordando lo que una vez fue y pasó, descubriendo lugares sin igual, como puede ser (gracias al consejo de una amiga que la acababa de visitar) una pirámide construida por las tropas de Napoleón, cerquita de allí además, para celebrar la victoria de Austerlitz (no gugleéis que ya lo hago yo: haz clic aquí y a leer con fruición :-))

Intrépido y silencioso, he empezado a recorrer algunos rincones de las antiguas Provincias Rebeldes a los que, como el anuncio de Sprite en Argentina, "les tenía ganas"...

Al fin pude contemplar, como Diego Alastriste, el Sol de Breda y descubrí la amabilidad de las gentes del sur... 

Descubrí los trabajos del Delta y pude así ver las soluciones de ingeniería de un proyecto de 48 años de duración, mantenido gracias a la mentalidad de un país que, en temas como ese, es impermeable a cambios de gobierno o lo que se tercie...

Descubrí Middelburg, un pequeño pueblecito del sur donde, además de ser una joya para los sentidos, tuve el placer de disfrutar la gastronomía de un maravilloso restaurante con uno de los mejores servicios que he vivido en Holanda (el palito en la factura dolió, es verdad, pero mereció la pena sentir de nuevo lo que es "servicio al cliente" por estos páramos).

Descubrí mi aguda capacidad de orientación en Maastricht, callejeando y buscando un fantástico restaurante marroquí que me recomendaron y del que, ya digo, las fotografías que tomé siguen plácidamente pastando en la memoria de mi cámara (lo sé, soy un desastre: "mea culpa" :-)).

Alemania volvió a mi vida, como siempre lo hace, sin pretensiones, sin histrionismos, tan sólo con la presencia de lo que sé que es, de lejos, la mejor experiencia vital de mi vida y que, esta vez sí, como dije al girarme sobre mi mismo, en esa preciosa calle, después de unos días fantásticos en todos y cada uno de los posibles sentidos que quisieras buscarle:
"Espero que se entienda ahora: por eso amo este país de la forma que lo hago".
Y para colmo van y se quedan con la Champions League (como se empeñan todos los holandeses en recordarme, como si a mí me importara lo más mínimo :-)).

Claro, que la guinda del pastel fue la coronación de Máxima como Reina de Holanda (se empeñaban en sacar a un tipo holandés a su lado: sigo sin entender muy bien quién era él, pero en fin, son los daños colaterales de no conocer muy bien los personajes de la vida social en los Países Bajos)...

La imagen de nuestra argentina favorita reprimiendo el júbilo en una sonrisa-mueca derivada de tal eventualidad me hizo pensar en las paradojas de la vida, esto es:\
- Mejor Jugador del Mundo: Argentino.
- Papa de Roma Argentino.
- Reina de Holanda: Argentina.
No me digáis que no os da que pensar... Seguro que Nostradamus lo predijo en alguna de sus centurias: "Padre, Hijo y Espíritu Santo, de verbo suave e intrincado, siempre en primera persona del singular, se encontrarán en los designios del Rey de España", lo cual no caerá muy bien ni a Holandeses, Italianos ni catalanes (es lo que tuvo el Imperio Español amiguitos: estábamos por todos lados, como ahora, salvo que entonces se nos tenía consideración y hoy en día, no).

Decía el otro día yo por estas latitudes: "Tu imagínate a nuestra amiga el día que vuelva a Argentina a una de esas reuniones de antiguos alumnos del colegio, instituto o universidad: impagable el verla hacer el pavo real :-))".

Todo esto ha pasado durante este tiempo... Y este post termina con el chiste que una Gaditana me contó al descubrir que yo era español y que me estaba riendo con las gracias que contaba (no pude reprimirme, por más que lo intenté :-)).
María manda a su marido Paco a la pescadería para comprar merluza.
Paco llega a la pescadería, saluda a la parroquia y se pone a la cola como todo buen hijo de vecino.
Justo al llegar su turno, Paco sufre un desvanecimiento y se muere... Los vecinos llaman a una ambulancia y el dueño de la pescadería, amigo de la familia, llama a su mujer para darle la noticia.
- María - empieza diciendo - Soy Antonio de la Pescadería.
- Hola Antonio - responde María - Justamente he mandado a Paco a comprar merluza para comer hoy.
- María... - dice con tono serio - De eso quería hablarte... Paco estaba aquí y, justo cuando le tocó su turno sufrió un desvanecimiento y se ha muerto.
- Dios mío - atisba a decir María - Justo al llegar su turno?
- Sí María, algo increíble - le dice el pescadero - Y qué vas a hacer ahora?
- Pues qué voy a hacer sino? - Responde ella - Macarrones!
Si lo escuchas con el acento de Cádiz, te partes, que por aquí pierde mucho y yo tampoco soy bueno contando chistes.

En fin, como dijo la señora: "la cosa está tan mal que en Misa en vez de decir Cordero de Dios, ahora dicen Alias de Pollo", lo cual es una excusa fantástica para despedirme hasta la siguiente.

Portaos bien y seguid escribiendo en vuestros blogs: ahora tengo vuelos a Palma con precios razonables, así que toca hacer una visita a una de las mejores tiendas de comida que conozco (y si vais por allí, decidle a Sara que me conocéis, que seguro que os tratará todavía un mejor de lo que ya lo hace a sus clientes :-)).

Un abrazo: Amsterdam Prevalece.


Paquito
sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

4 comentarios:

  1. Sí que hacía tiempo Paquito... Siempre lo he dicho, pon un/a gaditano/a en tu vida y la verás de otra manera. Los que hemos nacido en "Puertas de Tierra" lo sabemos ;-)
    Espero que estés bien.
    Un abrazo,
    Be.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Be :-))

      Gracias por tu visita y por tu comentario: todo un verdadero placer :-))

      Efectivamente: hace unos años, aquí en Holanda, un chico de Cádiz me hizo ver la vida de forma diferente (y gracias a él ahora soy un seguidor del Carnaval de Cádiz :-))

      Pero vamos, que escuchar a una gaditana contarte cosas a tantos kilómetros de distancia le hacen a uno volver a casa en un periquete :-))

      Gracias de nuevo por tu visita y por tu comentario.

      Paquito.

      Eliminar
  2. Que gracia que estuvieras por Luxemburgo a la vez que yo, pero me reconociste o es una licencia bloguera?
    Ahora que para gracia la de Cádiz, el chiste me ha hecho reír :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas,

      No veas lo que me reí cuando lo leí en tu blog... Creo que sé quien eres, porque de pronto todo cuadraba :-))

      Sí... Cádiz... Y en Alemania, "que no es ná, pisha" :-))

      Un abrazo gigante y gracias por pasarte por aquí :-))

      Paquito.

      Eliminar

Cualquier comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido :-))