Los últimos coletazos del 2013

Buenas,

Este es el último post del año y, en verdad, debo agradecerle el empujoncito a nuestra lectora avezada y residente en Utrecht la cual, cuando al ver el e-mail que recibo cada vez que alguien deja un comentario en el blog, me ha recordado que le debía una respuesta, excusa más que perfecta para, Macbook en mano, ponerme a escribir un poquito.

Vayamos por partes: hay que darle un cierto grado de contexto a lo que está sucediendo.

En primer lugar: he cambiado de trabajo (aunque sigo dentro de la misma organización)... Estoy trabajando como una bestia parda y estoy viajando como un loco (4 países en las últimas 4 semanas: "Suiza", "Austria", "Alemania" y "España", aunque este último ha sido por motivos personales).

Estoy cansado, estresado y feliz al mismo tiempo: por fin ha pasado el tiempo del hastío... Nueva gente, nuevos problemas: crezco y soy un poquito más feliz.

En segundo lugar (que ya me lo veo venir): "España"... Bajé seis días para ver a la familia: generalmente bajo más tiempo y cojo días tempranos a la Navidad... Este año ha sido una visita breve y en las peores fechas posibles (el palito que me ha dado la KLM por el billete me ha dejado el orto como la bandera del país del Sol Naciente).

Por cierto: no sé qué ha pasado con el Aeropuerto de Madrid-Barajas, pero ahora mismo sólo hay dos compañías que hacen el Madrid-Amsterdam (KLM y Air-Europa, las cuales, para más INRI, hacen rutas de código compartido, es decir, que puedes comprar el billete en una y acabar en el avión de la otra).

Así que, no sólo he podido ver a nadie, sino que el personal se ha mosqueado... Lo cual no es fácil cuando a ti también te gustaría verles, pero las obligaciones familiares van primero y, en segundo lugar, mi salud...

Amiguitos: mis días en España han consistido esencialmente en comer (mucho) y dormir (muchísimo)... Por mi trabajo y por las condiciones del mismo tengo una locura de horarios que me lleva a estar somnoliento casi cada segundo que no estoy en la oficina.

Ejemplo ejemplar: ayer domingo, ya de vuelta en Holanda, dormí 20 horas sobre 24 horas del día (estuve 4 horas despierto: ni siquiera comí).

Esto no es preocupante en sí, pero muestra un poco lo que sucede...

Tercero: me cambién de casa... Me he alejado y la logística se me ha complicado, así que ahora me he convertido en un silencioso habitante de una zona residencial en medio de ninguna parte, otro pobre oficinista que se levanta a las 5 de la mañana para surcar el horizonte que la Autopista me marca por las mañanas :-))

Detalle a tener en cuenta: a las seis de la mañana ya hay tráfico intenso en este país... Esta gente no está bien, en serio :-))

Como resumen en todo lo vivido este año, una lección que quiero compartir contigo y que quizás te sirva de algo: pase lo que pase, no abandones nunca aquello que te hace único y te hace levantarte por las mañanas.

Este último año me ha demostrado que aquellos que venden su alma al Diablo consiguen cosas más rápido en el corto plazo, pero no hacen sino tomar prestado lo que obtienen del futuro.

Este año me he dado cuenta de cuán importante es eso: hablando en múltiples ocasiones con un buen amigo, él me ha recordado la cantidad de oportunidades donde yo pude haber simplemente tirado la toalla en según qué asuntos y servirme de ese "pragmatismo" del que por aquí presumen...

Pero no fue así: resistí y continué mi camino, como buenamente pude, con esos días "buenos, malos y horribles" de los que llevo años hablándote y que, en última instancia, han creado la persona que soy...

Esa persona también está cambiando y, en este caso, hay cosas donde va a peor: mi eterna compañera de viaje (mi ansiada soledad) reclama más y más sacrificios de mi vida personal, a pesar de entablar batallas diarias para intentar mostrarle quién manda en esta relación (a veces se viene arriba y me da quebraderos de cabeza).

En otros casos, la cosa va a mejor: poco a poco me hago un poquito más paciente y, aunque hay cosas que no cambian ("padre, cuando la burra no quiere, no quiere"), lo cierto es que voy aprendiendo a elegir mis batallas con un poquito más de conciencia y sabiduría.

En general, eso sí, sigo siendo la misma persona: mis valores siguen siendo los mismos y no hay nada más maravilloso en este mundo que debatir o intercambiar unos cuantos e-mails con alguien que no siga este principio (a mí, personalmente, los que más me gustan son aquellos que se atreven a aleccionarte, cuando deberían ser los primeros en medir muy mucho sus palabras: lo bueno y lo malo de ser coherente contigo mismo es que, cuando te decides a embestir, vas con todo :-)).

No perderse tampoco a aquellos que "repentinamente" tienen mala memoria: otros con los que también me lo paso de maravilla.

Este blog empezó hace 8 años con una curiosidad científica, al hilo de un requerimiento de la organización para la que trabajaba: en estos años he usado dos plataformas y cambiado varias veces de plantilla.

No sé si tendré el tiempo que me gustaría en 2014 para poder emprender mi siguiente proyecto: me gustaría portar el blog a Wordpress o, al menos, intentar modificar este blog para intentar lograr la presentación que me gustaría que tuviera (sencilla, limpia, clara y accesible).

Este año hemos hablado de muchas cosas: mi acercamiento a la sociedad holandesa, así como a algunos de sus asuntos más relevantes, me han hecho despertar al pequeño narrador de historias que llevo dentro, intentando investigar y comprender en profundidad aquello que me contaban, que vi o que leí, para hacerlo de la forma más objetiva que pudiera (no sé si lo he logrado: intento ser justo, aunque a veces el tono sea, como bien me dicen mis próximos, "inmisericorde" :-)).

También me gustaría instar a los lectores a que se atrevan a preguntar cosas: para mí es un placer hacer esos trabajillos de investigación en aquellos temas que os interesen... Simplemente preguntad y vemos a ver cómo lo hacemos para que os responda.

Y creo que eso es todo en este momento: deseo que todos tengáis un muy buen final de año y que 2014 os traiga salud y prosperidad (a ver si conseguimos salir del agujero en el que nos hemos metido :-))

No os atragantéis con las uvas, que os espero aquí el año que viene.

Un abrazo enorme: ¡Ámsterdam prevalece! :-))


Paquito
sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

Comentarios

  1. Paquito, lo que ha pasado con Madrid son las tasas de aeropuerto, que ahora ni una Low Cost quiere volar allí. La próxima vez te recomiendo mirar a ver si te conviene volar a Barcelona (mucho más barato casi siempre) y cogerte el puente aéreo. Yo tengo los billetes con KLM via Bcn, y quería visitar a una amiga en Madrid, miré el Ave y para mi sorpresa, el puente aéreo de Iberia me salía por unos 30 euros...

    Sobre el resto, es importante ser fiel a uno mismo, pero a veces ser fiel a uno mismo significa hacer las cosas más difíciles, ir a contra corriente. No seré yo la que te diga que escuches a la gente y a veces, que seas infiel a tí mismo, más que nada porque yo soy terca como una burra...pero igual sí nos vendría bien ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pelocha,

      Gracias por tu visita y por tu comentario: todo un placer :-))

      Sí señora: sé lo del tema de las tasas y también sé cómo todas las compañías se han ido retirando del mercado (Iberia es por el tema de la fusión con BA y los demás debe de ser por temas de volumen).

      Busqué alternativas pero eran sobre todo muy cansinas (una de las posibilidades era ir via Roma y hacer una escala de, ojito, 24 horitas, ahí es ná).

      Al final pagué la opción directa: pasarme más de 9 horas yendo de un lado para otro me cuesta más dinero en tiempo invertido que el coste del billete :-)).

      Efectivamente: debería aprender a ser más flexible... No es fácil, pero ya veremos, que tenemos todo un añito por delante :-))

      Gracias de nuevo por pasarte,

      Paquito.

      Eliminar
  2. Yo te sigo leyendo, aunque no comente nada, mi padre te sigue leyendo también y como estoy de acuerdo contigo, pues poco hay qué decir. Me alegro por tu cambio de trabajo y espero que 2014 solo te traiga cosas buenas.

    Saludos desde Galicia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Alfonso,

      Gracias por pasarte por aquí: ¡Feliz año nuevo! :-))

      Lo mismo te digo: me gusta leerte y ver cómo la cosa va poco a poco hacia arriba (tomará su tiempo, pero llegará a buen puerto, ya lo verás :-)).

      Un abrazo y, de nuevo, mil gracias por pasarte,

      Paquito.

      Eliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

El cultivo de marihuana en Holanda

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

El Soporte Oficial de la Familia

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada