Lo que no te cuentan

Buenas,

Tener un blog y contar cosas a las que accedes gracias a tu posición o tu cultura, tiene a veces una serie de consecuencias poco menos que no esperadas o, en el peor de los casos, incluso negativas para nosotros mismos.

Me explico: la capacidad para ver el mundo en el que vives desde una perspectiva diferente y con la distancia necesaria para observar según qué sucesos, te hace plantearte las cosas no ya dos, sino tres, cuatro o las veces que sean necesarias para que el gris que el conocimiento abre en el blanco y negro de la vida acabe tomando un grado de claridad determinado.

Ejemplo ejemplar: no hablas inglés (no tú en particular, sino tu país en general), así que, para que enteres de según qué cosas, alguien ha tenido que, en primer lugar, acceder a ellas, después escucharlas o leerlas y, con suerte, saber qué se dice con exactitud para poder así contártelo a ti...

Las cosas se traducen en lo siguiente (que es el caso habitual que yo me encuentro): el New York Times (uno de los periódicos más reputados de Estados Unidos) publica un artículo el domingo que, entre tres o cuatro días más tarde, es publicado por El País (periódico español) donde, bien reproducido y traducido, o bien (mucho peor) fusilado por un periodista español que tiene la desvergüenza de poner bajo su nombre lo que (además se nota) el Google Translate le ha ayudado a despejar en ese extraño galimatías que la lengua de Shakespeare le ofrece...

Dicho lo cual, entran después los intereses políticos y/o económicos que aseguran que aquello que te vayan a contar esté debidamente "moderado" y moldeado para no sobrepasar según qué límites (ya se sabe: no se quiere incomodar a aquellos que, en el mejor de los casos, pagan las maravillosas páginas /segundos de publicidad de tu diario/medio de comunicación favorito o, en el peor, controla tu accionariado o está trabajando contigo en algún préstamo para ayudar a tu maltrecho medio de comunicación, que la crisis no perdona).

Esto, además, no es sólo aplicable al inglés: ser capaz de leer noticias en varios idiomas te da también la perspectiva de los intereses que afectan a regiones específicas del mundo (la prensa francesa también tiene lo suyo)... Pero hoy en día, la lengua franca es el inglés y por los principales productores de contenido del mundo, sean corporativos o independientes, utilizan dicha lengua vehicular para transmitir su mensaje.

¿Por qué te cuento esto? Porque a veces leo blogs de otras personas donde, por el simple hecho de reflejar según qué realidades, el personal se siente molesto (los complejos de inferioridad es lo que tienen) o, ya digo, cuando uno accede a según qué cosas y sabes que eso no llegará en tiempo o forma a las personas a quienes les podría interesar...

Nos ponemos en contexto: recientemente, si me has estado leyendo, hice una recopilación de todos los blogs y podcasts que leo y escucho, por aquello de hacer un ejercicio de transparencia acerca de las fuentes de información no tradicionales de las que me nutro...

Entre algunos de esos Podcasts, aparece "This American Life", programa de la Radio Pública de Chicago que se encarga de contar historias donde existe investigación, curiosidades, temas serios, cómicos o cualquier suceso que merezca ser contado de la forma más rigurosa posible...

Lo extraño de esta semana, con respecto a This American Life, es que hicieron público su programa el viernes, cuando lo normal es que lo hagan el domingo por la noche (poco después de su radio-difusión a través de la Radio Pública de Chicago)...

Feliz como una perdiz (es un programa que me encanta), me dispongo a escucharlo cuando, después de 5-6 minutos, me huelo que va a ser un programa legendario: una antigua empleada de la Reserva Federal Estadounidense (el banco central de Estados Unidos) había estado grabando conversaciones con sus superiores y con sus supervisados donde, según esos testimonios, esencialmente evitaban la confrontación con los bancos que, en primer lugar, se supone que debían estar regidos o controlados por dicha entidad...

No sólo eso: la movida en la que la protagonista de la historia, Carmen Segarra, la cual está actualmente en juicios con la Reserva Federal por despido improcedente (esencialmente hizo su trabajo y, una vez que quiso utilizar el poder de la Reserva Federal para pedir explicaciones a Goldman Sachs, sus superiores empezaron con la guerra para que así no fuera, acabando al final con su despido), empieza cuando observan una sospechosa operación en la que se ve involucrado el Banco Santander, donde Goldman Sachs (la banca de gestión de activos por excelencia en Wall Street) llega a un acuerdo de transferencia de activos con el banco español para, por una parte, reducir la carga de los mismos por parte del grupo presidido por el entonces capitán del barco, Emilio Botín (fallecido recientemente), facilitando así que las necesidades de capital fueran menores de las que realmente podría necesitar (si tienes menos activos, eres más pequeño y, si eres más pequeño, el porcentaje de re-capitalización que te puedan aplicar, si los tests salen mal, siendo el mismo, resultará siendo menos dinero).

¿Qué detecta esta chica que habla cuatro idiomas y que, al parecer, es una máquina? Pues que ese acuerdo se hace en el día de Reyes en España (que es festivo), cosa que ella sabe y detecta como algo raro (ella estaba encargada de supervisar a Goldman Sachs, de ahí que lo encontrara): el acuerdo de transferencia de activos es, además, extraño porque incluye cláusulas donde se parece evidenciar que el receptor de los mismos (Goldman Sachs) tiene que pedir permiso al Banco Santander para disponer sobre los mismos, lo cual huele a pufo (si yo te vendo algo y pongo en el contrato que, aunque es tuyo, tu tienes que preguntarme y recibir autorización sobre lo que quieras hacer con ello, huele a chanchullo, porque entonces no eres realmente poseedor de los bienes, sino que actúas como un Trust, donde un tercero posee el bien en nombre de un primero pero no dispone del mismo).

Traducción al castellano: finjo una compra-venta de activos con Goldman Sachs (que es en realidad una cesión temporal) para parecer que soy más pequeño y así no tener que requerir alguna posible ampliación de capital con el tema de la crisis bancaria y, siendo más pequeño, si algo sale mal, la cantidad de capital que necesitaré será más baja, porque siendo un porcentaje sobre los activos, si tengo menos, la cifra final será más pequeña y, cuando la cosa vuelva a la normalidad, como Goldman Sachs no puede hacer nada con esos activos sin mi consentimiento, años más tarde se los re-compro o me los vuelve a transferir y aquí paz y después gloria...

¿Ha quedado claro ahora? No está mal como triquiñuela, ¿Verdad?

Sabiendo esto, (el informe sigue adelante con todo tipo de cosas, como que en Goldman Sachs no había prácticas detalladas de situaciones de conflicto de intereses, lo cual permitía que dicha compañía financiera actuara en algunas ocasiones en las dos partes de un acuerdo, un clarísimo ejemplo de conflicto de intereses) lo interesante va a ser ver cómo las instituciones reaccionan ante lo que ha sido, a todas luces, un escándalo mayúsculo sobre la institución que se supone que tenía que haber supervisado y haber entendido su papel como tal ante compañías como Goldman Sachs: las grabaciones, demoledoras, muestran una Fed acomplejada y temerosa de hacer su papel (la grabación de Carmen Segarra con su jefe, al hilo del conflicto de intereses de Goldman Sachs, donde su jefe le insta hasta 8 veces que ponga en el informe que, en lugar de no tener políticas al respecto, tienen "políticas muy pobres o débiles", demuestra un terrible miedo a dejar rastro de que, en el futuro, si algo saliera mal, los papeles de la Fed reflejaran de que eran conscientes sobre lo que estaba pasando)...

Ahí es donde la empleada empezó su batalla contra su propia jerarquía (la Fed, de hecho, consciente de los problemas con empleados que no cuestionaban las órdenes, contrataron a gente como Carmen para, precisamente, poder cuestionar y mantener su postura ante gente así) y acabó con su despido (cuando precisamente estaba haciendo aquello que se le instó a que hiciera y lo que se suponía que la Reserva Federal quería establecer como modelo para con sus empleados).

Los links al Podcast, así como el link al artículo de ProPublica (ambos en inglés) os los pongo aquí para vuestra información: todo está en inglés y, ya digo, no sé si llegará a España en unos días...

Sería interesante: el principal banco español (modélico, como sostenían todos los periódicos españoles ante la reciente muerte de su presidente) metido en un chanchullo donde se demuestran las prácticas "cuestionables" para capear posibles problemas (de la manita de Goldman Sachs, los mismos tipos que metieron a Grecia en el Euro ayudándoles a maquillar las cuentas que, por otra parte, el resto de países europeos, viendo que tenía que haber chanchullo, tampoco quisieron cuestionar: al César lo que es del César)...
Por cierto: el presidente del Banco Central Europeo es Mario Draggi, un italiano que, curiosamente, trabajaba para Goldman Sachs cuando lo de Grecia en el Euro, igual que Luis de Guindos, actual ministro de Economía español (también trabajaba para Goldman: los lobos cuidando de las gallinas).

Esto es lo que no te cuentan o, cuando lo hacen, llegan tarde y mal... Me encantaría que alguien de la Comisión Nacional del Mercado de Valores le echara un vistazo, llamara a alguien de la Reserva Federal de Estados Unidos y se cruzaran unos cuantos datos...

Pero no sucederá: no hablan inglés, les llegan las noticias mal y tarde, contadas en español y penosamente traducidas por medios de comunicación temerosos de bancos y compañías de telecomunicaciones, que compran sus espacios publicitarios o parte de su accionariado para asegurarse de que la mordaza siga donde quieren que esté...

Y por supuesto, contar las cosas que desde aquí aprendemos o a las que podemos acceder nos hace ser víctimas del juicio de aquellos que, bien metiditos en esa burbuja, tragan, como patos criados para hacer paté, que "España tiene la ley de transparencia más moderna de Europa" (es lo que tiene que sea la última en establecerse: ya me gustaría que pudieran decir que es "la más transparente" sin reírse) o donde les contaban que su sistema bancario era más seguro del mundo y cosas así (la Champions League y demás: no sé si nos suena)...

Terrible destino de aquellos que estamos fuera y accedemos a cosas como estas: al contarlas, los de la burbuja nos culpan de su desgracia por contarlo... Soy un anti-patriota, eso es lo que va a ser...

Al final Platón tenía razón: es jodido salir de la caverna e intentar liberar a aquellos que sólo han visto su sombra reflejada en el muro...

No te creerán: no les cabe en la cabeza... El fanatismo se fundamenta en la ignorancia e incapacidad para procesar argumentos racionales que discrepen de aquello que te han dado como irrefutables dogmas: lo importante es creer, no pensar y, más aún, lo importante es que ya has aceptado que todo aquel que piensa distinto de ti está automáticamente en contra, porque ya no piensas, "crees" y las creencias se fundamentan en la renuncia de la razón en favor de la aceptación de hechos a los que tu razón podría dar una explicación diferente.

Si quieres aprender inglés (empecemos por lo básico), te recomiendo Duolingo: si no haces nada, entonces no podrás señalar a nadie, salvo a ti mismo.

Eso es todo: ¡Ámsterdam prevalece!


Paquito
sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

Comentarios

  1. Bufff no sé de qué me suena a mí eso de contar algo que a mí me parece está manipulado y que me lluevan hostias...o me digan que no tengo ni puta idea, que ahí si me dan ganas de reir....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que te suena de algo: estaba escribiendo sobre esto cuando, visitando tu blog, vi lo de los comentarios de uno de tus posts...

      En estas estamos: el personal pierde los papeles desde el desconocimiento (en muchos casos) o la falsa información que degluten como si fuera fidedigna...

      "Los informaos"... No falla: la verdad está en el único periódico / radio / canal que ve en la tele (y que le cuenta las cosas tal y cómo le gustan, porque si se lo dices desde otro punto de vista, obviamente mientes).

      Eliminar
  2. Es un placer leer entradas tan bien escritas. Renueva mi fe en la humanidad; sobre todo después de leer periódicos digitales españoles (tb estoy fuera de España ahora mismo), en los que no sólo hay malas traducciones, sino horribles faltas de coherencia, titulares engañosos, errores de gramática y ortografía en noticia sí-noticia también...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es maravilloso cuando esto no funciona y no te publica las respuestas que dejas...

      Ya van dando ganas de migrar de blog...

      Buenas,

      Gracias por tu visita: decía que lo peor no es que traduzcan mal y tarde, sino que fusilen sin ni siquiera citar la fuente de dónde sacan el contenido (en algunas ocasiones puedes ver que es "palabra por palabra")...

      Desafortunadamente esto es demasiado común, en especial en el mundo periodístico, sector que siempre habla de proteger sus derechos y de la amenaza de Google por difundir sus contenidos...

      Luego, claro, ellos hacen lo mismo y "si cuela, cuela"...

      Así vamos... Y así nos va.

      Un abrazo y, de nuevo, gracias por pasarte por aquí :-))

      Paquito.

      Eliminar
    2. Hola!

      pensaba que cuando fusilaban artículos, aunque no citaran la fuente, sería con consentimiento, no me había puesto a pensar en que quizás no era el caso...
      Me recuerda el mundo empresarial que conozco, donde te encuentras gente que te pide información sobre un tema y que después copia tu texto en un email aparte que enviarán a su jefe o similar, o bien lo reenvían borrando tu firma digital y dejando sólo la información :-S
      Gracias a ti por el blog :-)

      Eliminar
    3. Hola de nuevo,

      Sobre temas de trabajo, conozco a gente que lo manda todo en PDF para que no se lo fusilen (me ha pasado, desafortunadamente, incluso con superiores, lo de "apropiarse de ideas" y, aunque uno trabaja para una empresa y todo lo que haces pertenece a la misma, existe un código de etiqueta y de honor profesional sobre el reconocimiento de la autoría de las cosas).

      Alucinarías con las historias que te podría contar... Alucinarías...

      Eliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

El cultivo de marihuana en Holanda

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

El Soporte Oficial de la Familia