El hombre de demandó a Dios

Buenas,

Hoy os traigo una pequeña joyita que descubrí la semana pasada, gracias a una conversación que tuve con un compañero de trabajo.

La historia viene a cuento de que, el susodicho, con lo de los huracanes en el Caribe que han habido en recientes fechas, tuvo que cancelar sus vacaciones, por cuanto algunos de los hoteles en los que iba a hospedarse habían sufrido daños y, al ir a procesar los reembolsos de la reserva, encontró algunas reticencias de uno de los operadores, por cuanto se alegó "fuerza mayor", cosa que muchas aseguradoras mantienen fuera de sus coberturas para no hacer efectivo la protección de la poliza que ofrecen por cancelaciones o cosas así.

Al explicármelo, me vino a la cabeza la expresión inglesa "An act of God" (un acto de Dios), concepto que, me explicó, a día de hoy, no se utiliza y, para ilustrármelo, me dio a conocer la película de la que voy a hablar.

"El hombre que demandó a Dios" es la historia de Steve Myers (intepretado por Billy Connolly), un abogado que, harto del sistema, un día decidió abandonar "la carrera de las ratas" ("The Rat Race": esa mentira en la que todos debemos ser más competitivos y vivir en constante estado de alerta en el mundo laboral), comprarse un barco y dedicar su vida a la pesca.

En una tormenta, el barco es destruido por un rayo y, al ir a reclamar a la aseguradora, se le alega dicha claúsula ("Un acto de Dios") para no pagarle.

Lo que la aseguradora ni se huele (viendo las pintas del protagonista) es que Steve fue en su día un muy buen abogado así que, muy inteligente, decide demandar a Dios, lo cual lleva a hacer responsables a las principales religiones de Australia y las que, a su vez, se ven con el dilema de estar junto a las aseguradoras, afrontando el siguiente escenario:
  1. Si admiten que Dios existe y su barco fue destruido por él, ellos son responsables del daño.
  2. Si admiten que Dios no existe, entonces ellos no son responsables, pero el invento que tienen montado se les va a hacer puñetas.
Es una comedia sencilla, así que tranquilidad, que nadie espere una sesuda sesión judicial o cosas así, pero los argumentos y cómo la historia se desenvuelve, te pueden hacer pensar por un ratito.

Espero que la disfrutéis tanto como lo hice yo (guglead por el nombre en inglés: está hosteada en algunos sitios :-)).




Un saludo,


Paquito
sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

Comentarios

  1. http://kpitel.blogspot.com.es/2011/04/el-hombre-que-demando-dios.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola :-)

      Gracias por tu visita y por tu comentario: un placer.

      Efectivamente: conocía la historia (estuve gugleando un poquito antes de publicar el post): existe también otro caso, si no recuerdo mal.

      Me pareció súper interesante el tema de la película: algo que me encanta son las historias legales, de cómo acusación y defensa utilizan e interpretan la ley para conseguir un resultado (en especial en países con Common-Law, basados en jurisprudencia y demás).

      Un saludo y gracias de nuevo por pasarte por aquí.

      Eliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

Vacaciones

¿Qué sabe una página web sobre mi? Descubre Click Click Click