Lo típico...

Buenas,

Es la típica historia: chico conoce a chica en un país, chico se va a otro país, chica se va del continente y, finalmente, chico y chica se reencuentran en el país originario de la chica, porque si la vida no es lo suficientemente retorcida y extraña, ya estamos los demás para conseguirlo.

Reencontrarse con el pasado es divertido: en mi cabeza, no sé si soy el único que lo siente así, las personas que se quedan en mi camino, lo hacen en un estado de semi-hibernación, donde todos mis recuerdos se compilan y congelan hasta el justo momento donde y cuando nos vimos por última vez, de ahí que muchas de las conversaciones versen sobre "aquellos maravillosos años" y, sobre todo, en responder a la obligada pregunta del "¿Y qué hiciste después?".

Después del interesante reencuentro con promesa de reencontrarnos otra vez, ya en casa, enchufo el iPad y me pongo a leer las noticias.

Durante el día, además de leer algunos artículos que tenía salvados en Pocket (una aplicación harto deseable para ávidos lectores como servidor de ustedes), básicamente estuve desconectado del mundo, así que nada como llegar a casa y descubrir con interés y perturbación que el segundo partido político de mi país está en plena descomposición...

Para los que quieran "un salpicadito", le paso aquí el especial que el periódico EL PAÍS ha creado para compilar todo lo relacionado con el asunto:
http://elpais.com/especiales/2016/crisis-del-psoe/
Esta parte es donde yo comulgo con las generaciones más jóvenes: en lugar de preocuparme o intentar hacer sesudos análisis, lo que hago es abrir el Twitter y empezar a seguir el que, en ese momento, es el segundo "hashtag" en Trending Topic Mundial:
Y así, queridos niños, es como descubrimos por qué uno echa de menos desde la distancia el país al que uno odia en la cercanía...

La creatividad en Twitter es fantástica (de esto he hablado alguna vez) pero lo de la noche del sábado 1 de Octubre de 2016 pasará a la historia cuando, por fin, la ciudadanía decidió hacer algo al respecto de sus políticos...

¿Manifestarse? ¿Protestar quizás?

No: choteo en las redes y trocear.

Ejemplos (los que más me han hecho reír a mí):
Los españoles tenemos un sentido del humor peculiar, así que nada como Forocoches y otras plataformas para hacer de las suyas en momentos de vergüenza ajena como los que se vivieron en la Calle Ferraz de Madrid (lugar donde está la sede del Partido Socialista Obrero Español, en sus siglas "PSOE"), de ahí que, cuando empezaron a llegar pizzas a la sede, los periodistas aventureros una noche larga donde nadie iba a salir del búnker:

El choteo en las redes está siendo morrocotudo (a las 3 de la mañana, según parece, los mismos que empezaron a enviar pizzas estaban preparando empezar a enviar churros y chocolate a la sede), pero es lo que tiene un país donde las instituciones públicas están emponzoñadas por señores (y señoras, que no se me sienta nadie discriminado o discriminada) que pertenecen a organizaciones políticas donde lo primordial no es el trabajar para el bienestar de los ciudadanos, sino su propia supervivencia y, más importante, el famoso "¿Qué hay de lo mío?", que los favores no salen gratis y todo lo que se da, se paga.

Me quedé dormido en el sofá mientras intentaba encontrar más información: desafortunadamente, como aquel cuento breve, "cuando se despertó, el dinosaurio seguía allí", así que leyendo la prensa esta mañana, de lo único que me doy cuenta es de que mañana va a ser un día interesante, explicando a mis compañeros qué es España, cómo están las cosas (un país con un gobierno en funciones, dos elecciones generales y a punto de una tercera, en menos de un año, el segundo partido político más importante en plena descomposición y el partido más votado con serios problemas de corrupción, que acaban, porque cuando los españoles nos ponemos a hacer algo, lo hacemos a lo bestia, con señoras que se aferran a su escaño de senadora para estar aforada (y por tanto, con cierta protección ante la ley) y poder así dormir la siesta plácidamente...

Y lo que es peor: que encima le tengamos que conceder a la buena señora el mérito de haber sabido encontrarle por fin un uso productivo a dicha institución.



Hacía mucho que no escribía, pero ayer fue un día divertido: reencontrarse con una buena amiga, pasar un muy buen rato, disfrutar de Ámsterdam y llegar a casa para descubrir que, Twitter y Forocoches, hacen de mi país un lugar un poquito más llevadero.

Eso es todo: seguiremos informando.


Paquito
sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

Comentarios

Quizás te pueda interesar...

Riphagen: el cazador de judíos

La Petición de Jan Terlouw y el Hilillo en el buzón

Catástrofe Ultravioleta - Segunda Temporada

Vacaciones

¿Qué sabe una página web sobre mi? Descubre Click Click Click