Aquellos que no conocen su historia...

He tenido unas semanas de locura y hoy, al abrir "el cacharrito", me he encontrado este artículo, que dejé escrito hace unas semanas, pero que nunca llegué a publicar.

Hasta hoy.


Buenas:

Pensábamos que 2020 se quedaba atrás y, con el, toda la locura que hemos vivido en los últimos meses...

Entonces, el miércoles 6 de Enero, el capitolio, el edificio donde las dos cámaras de representación del pueblo estadounidense (congreso y senado) sufría una invasión violenta, propia de lugares a los que, vulgarmente, cualquiera se referiría como "repúblicas bananeras".

El problema es que esto se veía venir: desafortunadamente el personal no estudia historia y desconoce que, hace más o menos 100 años, una serie de eventos empezaron a desencadenarse y que, al final, acabarían con una terrible guerra mundial...

El detalle

Cuando Trump fue elegido presidente de los Estados Unidos, una persona en Twitter, descendiente de una superviviente del holocausto judío, hablando con su abuela, consiguió la siguiente perla:
"Esto me recuerda a aquella época: un día, todo empezó a ser muy extraño y, pronto, las cosas dejaron de tener sentido".
Hace 102 años, el mundo sufría una pandemia con un virus, mal llamado "gripe española", conocido como tal no porque empezó en España, sino porque, en medio de la primera guerra mundial, los medios de los países combatientes decretaron censura sobre el asunto para no desmoralizar a la población.

La prensa española, siendo un país neutral, empezó a reportar el avance de un tipo de gripe muy agresiva que, en los siguientes 2 años, se llevaría por delante millones de vidas.

¿El origen del virus? Se dice que empezó en unos cerdos en Estados Unidos, pero a saber...

Una vez que la pandemia y la guerra acabaron, los años 20 fueron años eufóricos: la bolsa estadounidense registraba records en la subida de sus valores mientras, a su vez, el fascismo empezaba a recorrer Europa, primero, y otros países más tarde.

La inestabilidad política empezaría a verse en el final de la década de los 20: la bolsa de Nueva York reventaría en el 29, creando una crisis económica que, como la del 2008, llevaría al sistema al colapso, dejando a millones de personas en la más absoluta pobreza).

El auge del fascismo toma la ola de la crisis económica de los años 30 y de las terribles consecuencias de la posguerra en Alemania: recordemos (el personal olvida pronto), que en 1939 el partido nazi organizó "rallies" en Estados Unidos, con toda su parafernalia, siendo el más paradigmático (y curiosamente el menos conocido) el celebrado en el Madison Square Garden de Nueva York.

No es broma: la entrada en la wikipedia (en inglés, en este caso), la tienes aquí.

En 1936, recordemos, comienza la guerra civil española, donde, tres años más tarde, el fascismo la ganó (los españoles tenemos el dudoso honor de ser miembros del único país europeo donde eso sucedió).

En ese tiempo, cientos de miles de personas, en unos Estados Unidos donde la segregación racial estaba en su máximo apogeo, adoptaban los postulados xenófobos, racistas y fascistas (la era Jim Crow, que básicamente luchaba por deshacer lo que la emancipación de los esclavos supuso, reduciendo la capacidad de la población negra para poder integrarse y tener las mismas oportunidades que la población blanca, a través de la segregación).

Obviamente, el caldo de cultivo era perfecto: es lo que tiene cuando a un grupo de gente se le dice que son mejores, por el simple hecho del color de su piel.

Ahí es donde el fascismo tomó la siguiente forma: una cosa que aprendí en estos meses de confinamiento es una entrevista de Benito Mussolini a una periodista americana, donde explicaba el origen de su pensamiento fascista.

Hasta la primera guerra mundial, contaba el tipo, el fue socialista y, el socialismo, por definición, es internacionalista (el nacionalismo ha sido, es y será siempre un movimiento conservador)... Eso pensaba el hasta que la primera guerra mundial demostró que no: los partidos socialistas de cada país tomaron posiciones locales y no intentaron parar la barbarie de la guerra, convenciendo al amigo de que, si esa no era la vía, entonces la vía exactamente la contraria.

Curiosamente, en los últimos años, vemos movimientos similares en las personas que, actualmente, vemos donde vemos: Trump, en los años 80, era un tipo que, al menos en papel, intentaba codearse con las élites más liberales (en el sentido americano, donde "liberal" es ser de izquierdas), mientras, ya digo, ejercía sobre las propiedades de su padre todo tipo de triquiñuelas para echar a inquilinos de raza negra o de bajos ingresos.

El loco que va detrás de el y que, en realidad, empieza a liderar esto, Steve Bannon, exactamente lo mismo: un mal guionista de Hollywood que nunca llegó a nada, que en su momento era un liberal (en el sentido estadounidense, una vez más) y que, un día, decidió probar en el otro lado del espectro, degenerando en lo que ya sabemos.

Lo que me asusta de toda esta historia es que el principio del siglo XXI se parece peligrosamente al principio del siglo XX (sólo nos ha faltado una guerra mundial en el 17, pero no juguemos con la suerte, que todavía esto acaba sucediendo).

"Los pueblos que no conocen su Historia están condenados a repetirla" es una fórmula para describir todo lo que está sucediendo.

Recuerda lo que aquella superviviente le contaba a su nieto: "todo empezó a ser muy extraño y, pronto, las cosas dejaron de tener sentido."

Que no te pille desprevenido...


Paquito

Emilio: sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

Twitter: @paquito4ever

Comentarios

  1. Hola, deseando lo mejor para todo el mundo, planteo para Paquito una perspectiva un tanto más optimista, la que sugiere el ensayista Esteban Hernández en su aplaudido "Así empieza todo", en el que adopta una perspectiva muy similar a la narrada por nuestro provocativo exilado en los Países Bajos, pero con algún capítulo final en el que nos recuerda que nuestro bagaje es mucho más amplio e incide en qué podemos hacer para cambiar el futuro color de hormiga que aparece ante nosotros.
    Doy un link en el que se reseña el libro: https://posmodernia.com/resena-de-asi-empieza-todo-la-guerra-oculta-del-siglo-xxi/
    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas:

      Gracias por pasarte por aquí: todo un honor :-))

      Me apunto el link y el libro, que seguro que tiene enjundia.

      Mi reflexión, al final, es que obviamente no hemos aprendido nada de nada en los últimos 100 años y, peor, lo que me aterra es que seguimos el mismo camino que en el inicio del siglo XX (y eso sí que me aterra porque, al menos unos cuantos, sabemos como acabó la primera mitad de ese siglo).

      Gracias una vez más por la visita, el comentario y el link :-))

      Eliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Bloguear en tiempos de Pandemia

Ralentizarte

Cuando sí puedes soportar la verdad

Elemental, querido Paquito

La estafa de los tulipanes que no florecen