¿Quién merece una cama en cuidados intensivos?

Actualización: un día después de escribir esto, los parlamentarios holandeses han empezado a cambiar de opinión (al final del artículo te pongo un link con el artículo en inglés donde se explica).

Aún así, gran parte de este post es perfectamente válido (porque refleja lo que hay detrás para que según qué personas tomen según que decisiones con según que elementos de juicio).


Buenas:

La pregunta que doy da título al post no es baladí: en el último año, como consecuencia de la pandemia, los sistemas médicos de medio planeta se han visto saturados, obligando en algunos momentos a los profesionales de salud a tener que elegir quién podría acceder a una unidad de cuidados intensivos (la famosa UCI) y quien no.

Esto no es nuevo, pero como en los países más desarrollados, afortunadamente, no estábamos acostumbrados a este tipo de cosas, cuando el coronavirus hizo presencia en nuestras vidas, de pronto, tuvimos que empezar a hacer cábalas sobre qué hacer cuando, de repente, te encontrabas a, por ejemplo, 200 pacientes que necesitaban cuidados intensivos y el hospital de turno sólo tenía 100 camas habilitadas a tal efecto.

La primera experiencia en Europa

Cuando la cosa se empezó a torcer en Italia, allá por Febrero de 2020, hay un momento donde, efectivamente, el sistema sanitario italiano colapsa (y por colapso quiero decir simplemente que el número de pacientes sobrepasó al número de recursos disponibles para poder atenderles en condiciones normales).

Como sabemos, Italia llega a la conclusión de hacer algo inaudito en Europa desde hace mucho tiempo: confinar a su población para controlar la expansión del virus.

Lo que es la vida: lo que entonces nos pareció una barbaridad (los italianos no se andaron con chiquitas, desplegando al ejército para hacer el confinamiento efectivo), sería, en los próximos meses, en diferentes momentos y prerrogativas, la misma opción que la mayoría de países europeos primero, y otros de otros continentes más tarde, seguirían para intentar contener la oleada de contagios.

Mientras Italia se estaba confinando, como decía, el sistema sanitario italiano sobrepasaba su capacidad para atender pacientes, poniendo a sus profesionales sanitarios en la tesitura de tener que elegir a quién atender o a quién priorizar, dada la avalancha de enfermos en sus centros de salud y hospitales.

Como decía antes, esta situación, inaudita en Europa Occidental desde la Segunda Guerra Mundial, pilla al personal con el pie cambiado... Desde este momento, hasta el año pasado, los sistemas siempre han hecho lo que han podido dentro de una capacidad operativa suficiente (los médicos hacen lo posible y, en algunos casos, si se tienen que poner camillas en pasillos o lo que sea, si es posible y eso contribuye a la mejora del paciente, se hace, en el mejor de los casos: en el peor de los casos, "el sistema es el sistema" y mala suerte).

Los italianos se encuentran en esa tesitura y no tienen más remedio que recurrir al protocolo militar de heridos de guerra, donde, ahí sí, dado que a los humanos nos gusta hacernos daño más que a un tonto un lápiz, establecen diferentes reglas y mecanismos de evaluación para determinar qué y a quién priorizar en una situación donde los recursos sanitarios no alcanzan para cuidar a todos los heridos o enfermos.

Es decir: los médicos deben tomar decisiones se significan "vida o muerte"... Esto dejó de ser un ejercicio teórico de código deontológico en la facultad: esto, de la noche a la mañana, se hizo real.

El protocolo a seguir es lo que se llama "triage", una palabra francesa (ahora te explicaré por qué) que significa "cribado" y que se empezó a emplear durante las guerras napoleónicas para establecer los criterios que se debían seguir, por parte del ejército galo, a la hora de priorizar sus recursos médicos para atender a soldados heridos en el frente.

Tienes un precioso artículo en la Wikipedia que te lo explica fantásticamente bien haciendo click aquí.

Aquí es donde empiezan los golpes en el pecho

Cuando esto se hace público, resulta que el personal descubre que, por ejemplo, si decides intentar cuidar o salvar a un paciente con covid de 80 años, te toma el mismo número de recursos y tiempo que recuperar a dos pacientes de 40 años con la misma enfermedad.

Aquí es donde los fariseos de turno empiezan a montar en cólera, haciendo como siempre gala de moralina barata mientras hablan de que poco menos, los médicos italianos están haciendo eugenesia y muestran su falta de empatía hacia las personas mayores...

Nota: esto no quiere decir que, en otras circunstancias, lo que ha sucedido en varios países con personas en residencias de ancianos haya estado bien o sea admisible... Esto es otro rollo: estamos hablando de la asignación de recursos de un sistema médico cuando el número de pacientes sobrepasa con creces a los mismos.

Yo no sé en tu país, pero en el mío tenemos fariseos de estos a montones...

No sé si te acordarás, pero hace un par de años te hablé de la niña de 16 años que, en su día, le pidió al sistema holandés que se le administrara eutanasia (a lo que el sistema se negó, terminando con la niña cometiendo suicidio por inanición)...

En aquel entonces, mientras se negociaban diferentes cosas en la Unión Europea, Holanda tomó una posición dura contra lo que, según su criterio, supondría que ciertos países (entre ellos España) siguieran "despilfarrando" dinero sin acometer las reformas necesarias para hacer sus sistemas más efectivos o económicamente más viables.

Eso, ojo, según sus palabras: personalmente creo que tienen parte de razón, pero los argumentos ofrecidos y las formas son suficientes como para responderles algo del estilo "Quizás tengan ustedes algo de razón, no les diré yo que no, pero todos convendremos en que son ustedes gente que merecería ser abofeteada hasta aburrirse por imbéciles y maleducados".

Que te lías...

Me centro: hablaba de que ciertos periódicos, tomando la noticia de la niña, alegaron que el gobierno holandés había autorizado la eutanasia a la niña, montando la de San Juan Bautista y jugando con la moralina de los aspirantes a trol en la red social que más te guste.

El clickbait hizo el resto, a pesar de que, ya digo, el sistema holandés le negó a la chiquilla el suicidio asistido (algunos recularon y otros, como un muy famoso periódico español, que cuando la mete hasta el calzador elimina cualquier rastro de la noticia, incluso usando el propio buscador de su página web, simplemente hicieron que todo lo escrito no volviera a existir).

Por cierto: cuando veáis cosas en la prensa que son absolutamente inciertas (como lo anterior), dadas las prácticas de algunos medios de comunicación (como el famoso periódico español), haced capturas de pantalla para que, efectivamente, luego no puedan venir con que eso no es cierto.

Aquí sucedió lo mismo: en Febrero de 2020, mientras el mundo contemplaba cómo Italia colapsaba, se oían estupideces y rebuznos de gente a la que, personalmente, yo le atribuía un cierto criterio intelectual, acusando a los italianos de todo tipo de barbaridades, como si tuvieran alguna opción y a pesar de que, sus médicos, que pueden estar a la par en conocimiento y competencia de cualquier médico de cualquier lugar del planeta, luchaban por salvar el mayor número de vidas con unos recursos obviamente escasos.

Ésto, obviamente, cambia cuando la cosa empieza a aparecer en otros países y se encuentran con el mismo problema: si tu sistema médico se ve sobrepasado y tienes que economizar (gestionar recursos escasos: ese es el origen de esa rama de las ciencias sociales) lo que tienes a tu disposición, por pura lógica, tendrás que tomar decisiones durísimas.

Recordemos: no había respiradores, no había ni mascarillas suficientes para los propios médicos ni para los enfermeros (ni te cuento para la población), no había tests ni equipamiento adecuado (recordaremos las imágenes de médicos y enfermeros cubriéndose con bolsas de basura) ni leches en vinagre, sólo un grupo de héroes que, de la noche a la mañana, se encontraron en medio de una guerra vírica donde, hasta el momento, vamos perdiendo.

Eso sí: el personal, después de poner a parir a todo ese grupo de héroes, por tener que tomar las, probablemente, decisiones más duras de su vida (esto es muy español, pero me temo que no exclusivo de mi país, sino más bien un trazo universal del carácter humano: criticar lo que otros hacen, pero no hacer absolutamente nada ni tener ni idea realmente de qué se está criticando en primer lugar), luego aparecían en los balcones de sus viviendas para aplaudir a las 8 de la tarde, con el "resistiré" del grupo español de los 60, "El dúo dinámico", por aquello de lavar la conciencia y de sentirte parte de algo donde, en absoluto, estaban contribuyendo al asunto.

En Holanda, originalmente, se habló de que el sistema sanitario daba prioridad a las personas jóvenes versus las personas mayores en el sistema, supongo que con el planteamiento original basado en el número de recursos y el número de peticiones de asistencia en las unidades de cuidados intensivos.

Holanda, además, es uno de esos países donde "el sistema es x y así se queda", donde no verás camillas por los pasillos, porque el sistema así lo determina y donde, si hay gente que podría ser salvada con una camilla en un pasillo, pues no se salvará.

Por eso no tienes aquí ese tipo de fotografías... Por eso, aquí, situaciones como las de algunos hospitales en algunos países del mundo (donde el personal hace lo imposible por salvar a gente, trabajando incluso horas extras no remuneradas si hace falta, o auto-organizándose para poder hacer lo que, sobre el papel, no debería ser posible) no se ven... 

Pero claro: al igual que no veas esas imágenes dantescas, tampoco tienes esos resultados (que no se verán en ninguna parte ni en ningún papel: "El sistema es el que es, hace lo que tiene que hacer y, por encima de eso, pues ya saben ustedes lo que toca"... Estadísticamente, todo es correcto).

Con todo, el sistema médico holandés ha hecho este año también virguerías, a pesar de que nuestras instituciones le hayan fallado (las autoridades sanitarias son las que tuvieron que convencer, en múltiples ocasiones, al gobierno para que tomara acciones que, los señoritos, muy "pro libertad y responsabilidad individual", se negaron a hacer en primer lugar): ésto no lo digo yo, lo dicen sus propios críticos, holandeses ellos, o sea, que nada sospechosos.

Pero, ya se sabe, el mundo no es racional...

Como el triaje le hace sentir mal a la gente (¿Para qué hacer algo racional cuando tus sentimientos son más importantes que la fría realidad?), los holandeses ahora se disponen a cambiar las reglas de distribución de recursos, creando una especie de lotería que "sorteará", entre comillas, las unidades de cuidados intensivos en los casos donde se produzca una saturación del sistema.

El motivo es eliminar la edad de la ecuación como factor de elección: la medida (claramente electoralista y de cara a la galería) trata de eliminar la sensación de que el sistema prioriza a la gente más joven frente a la gente más mayor, y se está discutiendo actualmente en la segunda cámara del parlamento holandés.

Tienes un precioso acceso a la ley (en holandés) haciendo click aquí

Esta medida, repito, electoralista y propia de gente con capacidades sensoriales "diferentes", obviamente ha sido contestada por la profesión médica en Holanda, que curiosamente (cosas que tienen las personas que saben de qué hablan y que, por cierto, no sólo discuten, sino que hacen) alega que los sistemas de triaje no son arbitrarios y lo que pretenden es precisamente maximizar el número de vidas recuperables minimizando el uso de recursos disponibles.

Todo ello aderezado con una terrible realidad: antes de la pandemia, esta gente ya hacía eso, pero no había restricciones de recursos como las que tenemos ahora por ese motivo (era, simplemente porque "¿Para qué gastarte dinero en una persona de 70-80 años que ya sólo le cuesta al sistema?").

Esto es para echarse a llorar...

Es muy triste ver como el populismo barato, el electoralismo más contumaz y la democracia a través de Twitter mina la labor y el criterio de los profesionales de salud...

Personalmente, creo que, si tienes que elegir, en una discusión médica, entre mi criterio y el de un médico, probablemente deberías escuchar a la persona que trabaja en eso antes que a un bloguero que, aunque le pone esfuerzo y cariño, es más que posible que carezca de los elementos de juicio o la experiencia necesaria para hablar de según qué cosas.

Y te lo dice alguien que, en su día, tuvo que hacerse su propia prognosis en un hospital holandés, donde la cosa acabó conmigo diciéndole al joven médico, literalmente, "¿Hay algún adulto con el que pueda hablar?".

La realidad es terrible a veces, pero, ésta es mi opinión, éste es el resultado de un par de generaciones donde la razón ha sido vilipendiada y donde el pensamiento de turba alborotada ha tomado el control.

Ahora todo va de eso, de hacer que todos nos sintamos bien, con independencia de si eso es realmente bueno para el conjunto o no: sólo tienes que ver, como ha sido mi caso en los últimos meses, a personas inteligentes tratándote de defender el por qué no vacunan a sus hijos (esto me ha costado un cisma con un par de personas, pero me da igual: lo que es irresponsable y va en contra de la ciencia y la salud debe ser resaltado y puesto en evidencia).

Estos son ahora los que alegan que no se van a vacunar... Que "teniendo una vida sana y comiendo verduras orgánicas" es más que suficiente (éste es el nivel, ojo).

Ayer vi a gente en mi supermercado llevando a sus hijos (talluditos, de 8-9 años, no bebés) sin mascarilla (los padres la llevaban, eso sí)...

Porque claro, "los niños no corren peligro", sin pensar en que, efectivamente, los niños pueden pillarlo y no les pasará nada, pero en ningún momento, a esos padres, se les ocurrió pensar que, al igual que lo pueden pillar, se lo pueden transmitir a los demás.

En el momento en el que escribo esto, ya estamos rozando los 2 millones de personas que han muerto por culpa del maldito virus: no sé exactamente qué porcentaje se podría haber evitado, pero viendo y escuchando a gente que niega la eficacia del "triaje", gente que te dice que las vacunas son un invento de las farmaceúticas para sacarte el dinero, gente que te dice que eso del virus es para gente que no tiene vida sana, y que a base de verduritas (orgánicas, eso sí) uno estará bien, o gente que lleva a sus hijos al supermercado (que no debería hacerlo en primer lugar) sin llevar mascarilla, con todo esto, honestamente, en lo único que pienso es en un tal Darwin y una curiosa teoría suya sobre la evolución de las especies y de cómo los mejores adaptados sobreviven y como los que no perecen.

Recuerda: las opiniones son discutibles, los hechos y los datos empíricos no.

Un abrazo y, por favor, haz lo correcto y deja de leer mierdas en Facebook.

Actualización: 1 día después de haber escrito esto, los miembros del parlamento holandés han empezado a cambiar de opinión (tienes la noticia, en inglés, haciendo clic aquí).


Paquito

Emilio: sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

Twitter: @paquito4ever

Comentarios

  1. Yo te sigo leyendo, aunque no siempre te responda. Este último artículo me reafirma más aún en lo hipócrita de la sociedad holandesa. ¿Por qué tenemos la p*** manía en España de recalcar lo que hacemos mal y poner de ejemplo a países como Holanda que TAMBIÉN hace cosas mal... o peor!!?

    Yo tengo un amigo, buen amigo, negacionista, vive muy cerca de mi casa. Me imagino que nadie de su entorno ha muerto o ha estado grave por COIVD 19. Y sí, también es de comer verduras orgánicas y porridge al desayuno con avena de no sé qué. En este "curruncho" de Europa que es Galicia las cosas están empezando a ponerse feas. Hoy ha sido el día con más contagios de toda la pandemia, cerca de 1000. Llevamos casi dos meses sin poder salir del concello de A Coruña y tres concellos limítrofes, no me he juntado con nadie en Navidades excepto mi pareja y mis hijos (2, 3 o 4 a cenar). A mis padres los veo poco y mal, una vez al mes o menos, viviendo a 500 m. y ellos (sobre todo mi madre, que ya está muy achacosa) no salen para nada, en todo caso papá a la compra. Y sin embargo cualquier medida que se haya tomado no ha surtido el efecto necesario. Los niños están con mascarilla en los colegios, pero donde se ve más incumplimiento es en nuestros "centros sociales" alternativos y característicos del país: los bares, por mucho que los hosteleros pongan el grito en el cielo de que son chivos expiatorios.

    Hoy ha caído la gran nevada en tu ciudad. Yo esperaba que la gente no saliera de casa, así conteníamos también el virus. Pues no. La M30 colapsada después de infinitos avisos desde el miércoles de "NO SALGAN POR CONDICIONES METEREOLÖGICAS EXTREMAS" y el personal haciendo muñequitos de nieve, en las rebajas, etc. Total, que el desgaste emocional que decía hace poco un el presidente de la Comunitat Valenciana, Ximo Puig, está ahí, y es verdad, existe. Las personas han hecho un caparazón al estilo "bueno, hay que pasarlo y si nos toca, mala suerte" y no son conscientes de lo que supone. Este amigo negacionista conmigo no se comunica desde hace meses porque claro, él es de los que dicen "mi libertad no me la pueden quitar imponiéndome una mascarilla" y como él, miles en el país, algunos capitaneados por políticos al estilo Trump (ya sabes), a los que solo les queda decir que asalten organismos al más puro estilo Capitolio. Así que de aquellos barros estos lodos, ya hora tenemos una pandemia que durará y durará pero yo en cuanto me llamen para vacunar, voy de cabeza. Y me entristece recordar a una compañera mía de Holanda (falleció hace dos años y medio inesperadamente) que un día estando trabajando ahí nos comentó que ella no tenía vacunados a sus hijos, que lo que tuvieran que coger que lo cogiesen y el cuerpo reaccionaría. Hoy quisiera tenerla viva porque era una profesional excelente y una persona maravillosa... pero, ¿cómo viviría todo esto? A lo mejor también me suponía un cisma con ella, y eso es lo triste, que al final esta pandemia nos hace ver quién merece la pena que esté en tu vida y quién no, por múltiples factores.

    Gracias por estar ahí y por seguir escribiendo, es todo un placer leerte. Y cuídate de los Tercios de Flandes!!! Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Todo comentario, siempre y cuando sea educado, es bienvenido.

Quizás te pueda interesar...

Bloguear en tiempos de Pandemia

Ralentizarte

Elemental, querido Paquito

La estafa de los tulipanes que no florecen

Cuando sí puedes soportar la verdad