Vacunación del Coronavirus en Holanda

Muy buenas:

Por fin el día llegó: después de 15 meses desde que toda esta locura empezó, la fecha del año que nací llegó al punto en el que el sistema nacional de salud holandés reconoció que, ahora sí, puedo ser vacunado.

La noticia se hizo pública el lunes y, el martes, a las 11:30, como si fuéramos a comprar las entradas de un concierto, decenas de miles de personas intentamos acceder a la web que, irremediablemente, tuvo problemas y se colapsó, aunque pronto volvió a funcionar y, así, terminar el proceso.

¿Cómo funciona la vacunación en Holanda?

Básicamente, ha sido una cuenta atrás basada en los años de nacimiento de los ciudadanos: primero empezaron con las personas más mayores y con los grupos de riesgo (en este caso, las personas que tuvieran algún tipo de dolencia se priorizaron sobre ciertos grupos de edad, por aquello de reconocer dicha situación).

En este punto, el sistema holandés es relativamente pragmática: la idea es salvar a personas más jóvenes que la edad de vacunación aplicable en el momento (aquí viene) por aquello de que sigan contribuyendo al sistema (si trabajas, ganas dinero, pagas impuestos y consumes cosas).

El caso general es que, en teoría, deberías esperar a una cartita del ministerio de sanidad donde se te anuncia que ya puedes ser vacunado, momento en el que, vía Internet o vía telefónica, puedes cerrar una cita con el centro de vacunación que esté disponible, dependiendo de los días y las horas que quieras.

Pero, como ya digo, como se anunció que, para la gente de mi grupo de edad ya podía pedir la cita sin necesidad de esperar a la carta, como tantos otros, raudo y veloz me puse al asunto...

Y finalmente, el Viernes, 11 de Junio, recibiré mi primera vacuna.

¿Cómo funciona el registro? ¿Hay que pagar algo?

El registro de la página es relativamente sencillo, aunque hay un punto en el que te tienes que conectar con el sistema nacional de identificación digital (DigiD) para, efectivamente, confirmar que todo está bien y que tu eres quien dices ser.

Durante el registro te preguntan si has tenido síntomas, si has sido diagnosticado con COVID, si tienes algún tipo de trabajo que requiera estar físicamente muy próximo a otras personas: básicamente, intentar saber cuáles son tus circunstancias para priorizarte o no dentro de la fila de todas las personas nacidas dentro de los años que, por fin, pueden recibir su vacuna

El sistema además te pregunta si pueden informar a tu doctor y al sistema nacional de salud sobre tu vacunación (tu DigId está conectado con tu identificación fiscal y todo en Holanda que sea relativamente cercano al estado o al sistema sanitario, utiliza ese identificador para conectar esos servicios).

La vacuna es gratuita y es voluntaria (puedes rechazar ser vacunado: hay gente que debería leer a un tal Charles Darwin, pero no voy a entrar en eso hoy).

¿Qué tendrás que hacer el día que te vayas a vacunar?

Relativamente fácil: en mi caso, me tocará vacunarme en Ámsterdam así que, en el mail donde se te confirman todos los detalles de las citas (primer pinchazo en Junio y el segundo en Julio), se te dan instrucciones (en inglés y holandés) sobre qué tendrás que hacer cuando llegues al sitio.

En primer lugar se te confirma el día y la hora del momento clave: como te han pedido un número de teléfono móvil durante el registro, te mandarán un mensajito, 48 horas antes, recordándote el evento.

A continuación (importante) se te dan instrucciones de dónde tienes que ir (que parece que no, pero esto es importante), sobre todo para las personas que tengamos que desplazarnos con transporte privado (en este caso, han habilitado un parking gratuito para dicho efecto).

Te avisan también que no canceles la cita y que, por favor, vayas cuando te toque, salvo en el caso de que pilles el virus o tengas síntomas del mismo, momento en el que, ahí sí, te piden que te hagas un test y que, si efectivamente sale positivo, obviamente canceles.

PERO, te avisan que, mientras que tu no deberías cancelar tu cita (salvo que parezca que has pillado el bicho, en cuyo caso, ya sabes el procedimiento), si a ellos la cosa les va mal o pasa algo, si te pueden cancelar (lo cual es lógico: la labor de toda la gente que está haciendo la vacunación posible es, como mínimo, propia de una campaña militar, lo cual explica todos los procesos y todas las instrucciones para que sea exitosa)

Se te ruega también que vayas solo para evitar a gente diambulando por el lugar que no está allí para lo que tiene que estar (la señora Paquito y yo, que nos vacunamos en días diferentes, haremos de chófer de forma recíproca, pero nos quedamos fuera del recinto cuando no nos toque, así facilitamos la labor de los sanitarios y, en caso de problemas, poder responder inmediatamente, al estar físicamente cerca).

El correo electrónico también te explica el proceso de vacunación una vez estés dentro del recinto. Se te pide que llegues al menos 5 minutos antes, te explican que se te harán una serie de preguntas, te meterán el rejonazo y después te quedarás en observación durante 15 minutos, por si tienes algún tipo de reacción adversa (por eso la señora Paquito y yo nos vacunamos en días diferentes y nos llevaremos y traeremos: "sistema de redundancia a prueba de errores", que lo llaman).

¿Algo más?

Sí: te piden que te lleves una serie de cosas que, si no las tienes, no te permitirán ser vacunado... Apuntemos:

  1. Mascarilla (obviamente)
  2. Pasaporte, Carnet de conducir o carnet de identidad (uno de los tres).
  3. La carta (o email) confirmando la cita.
  4. Un formulario que actúa como "Declaración Sanitaria" que tienes que rellenar, confirmando básicamente que no tienes síntomas de COVID y demás.
Y con esto, y un bizcocho, si todo va bien, a mediados de Julio, cuando me enchufen la segunda dosis, esta pesadilla personal mía se acabará porque, una vez vacunado, aunque hay que seguir llevando mascarilla y hay que seguir teniendo en cuenta que hay gente que todavía lo va a pasar mal, por lo menos me sentiré un poquito más seguro.

Y así es como, unos días más tarde, por decisión propia y porque quiero recuperar un cierto sentido de "vida normal", empezaré otra vez a ir unos días a la oficina (no todos, eso sí: eso no lo hice ni cuando había pandemia y no voy a empezar ahora).

Y también podré salir con la señora Paquito a lugares concurridos... O quizás, simplemente, mientras poco a poco los bares y restaurantes se van abriendo, me podré ver al fin con mis amigos o con personas del trabajo de forma física.

Ya queda menos... Ya queda menos para que lleguen los días felices sobre los que cantó Barbra Streisand en su día:



Antes de terminar, tengo una pregunta para ti: ¿Cómo funciona la cosa en tu país? Tengo curiosidad personal sobre cómo cada lugar ha resuelto el mismo problema.

Seguiremos informando.


Paquito

Emilio: sugerenciasapaquito (arroba) yahoo (punto) es

Twitter: @paquito4ever

Comentarios

Quizás te pueda interesar...

Cuando sí puedes soportar la verdad

Bloguear en tiempos de Pandemia

Querer, Amar, Estimar...

Ralentizarte

La estafa de los tulipanes que no florecen